updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Satélite de la NASA medirá la salinidad en la superficie de los océanos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

satélite Aquarius/SAC-D recreación artística

La nave Aquarius/SAC-D hará el mapa mundial de los océanos una vez cada siete días

Pequeños cambios en la salinidad pueden tener efectos a gran escala en la circulación oceánica y la forma en que el océano modera el clima

Una nave espacial internacional que llevará a cabo las primeras mediciones de la NASA desde el espacio de la salinidad superficial del océano ha llegado a su lugar de lanzamiento en la base aérea de Vandenberg en California. La misión Aquarius/SAC-D proporcionará a los científicos una variable clave que falta en las observaciones por satélite de la Tierra que une la circulación oceánica, el balance global de agua dulce y el clima.

La nave Aquarius/SAC-D partió de São José dos Campos, Brasil, el 29 de marzo. Tras las pruebas finales, la nave espacial será acoplada a un cohete Delta II para su lanzamiento el 09 de junio.

satélite Aquarius llega base de Vandenberg a bordo de un C-17 La misión es una colaboración entre la NASA y la agencia espacial de Argentina, Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), con la participación de Brasil, Canadá, Francia e Italia. Aquarius, el principal instrumento de la NASA construido en las naves espaciales SAC-D de la CONAE, medirá los cambios globales en la concentración de sal disuelta en la superficie del océano. La medición de la salinidad es importante para entender cómo influyen los cambios en las precipitaciones, la evaporación y el derretimiento y congelación de hielo, circulación de los océanos y su vinculación a los cambios climáticos. La misión de tres años de duración, proporcionará nuevos conocimientos sobre cómo las variaciones en la salinidad de la superficie del océano se relaciona con estos procesos climáticos fundamentales.

"Así como la sal es esencial para la vida tal como la conocemos, la salinidad es crucial para el sistema climático de la Tierra", dijo el investigador principal de Aquarius Gary Lagerloef de Earth and Space Research de Seattle. "Muy pequeños cambios en la salinidad pueden tener efectos a gran escala en la circulación oceánica y la forma en que el océano modera el clima. Estos cambios están vinculados con el movimiento del agua entre el océano, atmósfera y criosfera".

Aquarius mejorará en gran medida la cantidad de mediciones de salinidad de los océanos que han sido recogidas por los buques, boyas y flotadores.

"Cuando se combinen datos de otros sensores que miden el nivel del mar, el color del océano, la temperatura, vientos, precipitaciones y evaporación, con los de Aquarius, los datos de salinidad mundial darán a los científicos una visión mucho más clara de cómo funciona el océano, su relación con el clima y cómo pueden responder al cambio climático", dijo Lagerloef.

montaje del satélite Aquarius en Brasil Las mediciones precisas de salinidad de Aquarius revelarán cambios en los patrones de precipitación global y evaporación, y mostrarán cómo estos afectan a la circulación oceánica. Los estudios de Aquarius eventualmente van a mejorar los modelos informáticos utilizados para predecir las condiciones futuras del clima, incluyendo los eventos climáticos de corto plazo, tales como El Niño y La Niña.

"La misión continúa una larga y exitosa asociación entre la NASA y la CONAE, y proporcionará un nuevo tipo de observación de los océanos para el estudio del océano y el clima," dijo Amit Sen, director del proyecto Aquarius en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California.

Aquarius medirá la salinidad superficial del océano mediante la detección de emisiones térmicas de microondas desde la superficie del agua con un radiómetro. Cuando otros factores ambientales son iguales, estas emisiones indican los niveles de salinidad en la superficie. Debido a que los niveles de salinidad en el océano abierto varian por sólo unas cinco partes por mil, Aquarius emplea las nuevas tecnologías para detectar cambios en la salinidad tan pequeños como de dos partes por cada 10.000, lo que equivale a cerca de un octavo de cucharadita de sal en un galón de agua.

Volando a 657 kilómetros (408 millas) de alta órbita polar, Aquarius/SAC-D hará el mapa mundial de los océanos una vez cada siete días. Sus medidas se combinarán para producir estimaciones mensuales de la salinidad de la superficie del océano con una resolución espacial de 150 kilómetros (93 millas). Los datos revelarán los cambios de salinidad en el tiempo y de una parte del océano a otra.

Aquarius es parte de la misión de la NASA Earth System Science Pathfinder Program. El instrumento Aquarius fue construido conjuntamente por el JPL y la NASA Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland. NASA's Launch Services Program at the Kennedy Space Center en la Florida, gestiona el lanzamiento. JPL gestionará la fase de puesta en marcha de la misión Aquarius y datos de archivo. Goddard gestionará la fase de la misión y las operaciones de proceso de datos científicos de Aquarius.

La CONAE provee a la nave SAC-D, una cámara óptica, una cámara térmica en colaboración con Canadá, un radiómetro de microondas, sensores desarrollados por diversas instituciones argentinas, y el centro de operaciones de la misión en Argentina. Francia e Italia también están contribuyendo con instrumentos.

Para obtener más información sobre Aquarius, visite: //aquarius.nasa.gov y //www.conae.gov.ar/eng/principal.html

Crédito imágenes: NASA/Jet Propulsion Laboratory , Pasadena, Calif.