updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Aparcar en el mar es la solución...

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sQuba, el primer coche submarino del mundo

Y si no vean el siguiente vídeo a lo James Bond del Rinspeed sQuba, el primer coche submarino del mundo:

La empresa suiza Rinspeed , presentará en el Autoshow de Ginebra que comienza el 6 de marzo, un concepto que se destaca por muchos motivos.

squba el automovil anfibio

Un automovil diseñado para poder sumergirse hasta 10 metros y que para lograrlo contará con 3 motores: uno para su uso en la superficie y los otros 2 para su uso bajo el agua. Sus fabricantes destacan especialmente que es un modelo "ecológico", ya que sus tres motores usan energía eléctrica y los lubricantes usados son biodegradables.

El coche tiene dos plazas y una cabina abierta, por lo que sus dos ocupantes deberán utilizar tanques de oxígeno y trajes de buceo una vez sumergidos. El diseño de la cabina es abierto para que los pasajeros puedan salir rápidamente del vehículo en caso de una emergencia. La ventaja del vehículo descapotable es que evita la fuerte presión que ejercería el agua sobre los cristales del automóvil cerrado.

La tapicería del vehículo es de un material resistente al agua y además, por si se desea sumergir al sQuba en el mar, todo su interior soporta la salinidad de agua marina sin echarse a perder.

squba el coche submarino El sQuba puede sumergirse hasta 10 metros bajo la superficie del agua y sólo algunos vehículos militares pueden desplazarse sobre el agua y están obligados a permanecer en la superficie, puntualiza Rinspeed. La energía eléctrica esta provista por una batería de litio la cual es recargable, una fuente limpia y no contaminante.

El vehículo tiene la forma de un descapotable deportivo, en el que los ocupantes pueden respirar bajo el agua con unas máscaras de aire comprimido, cuyo depósito está integrado en el motor. Así, en una playa se puede entrar "en el agua al volante del automóvil, que se pone a flotar hasta que se abra la puerta para dejar entrar el agua. Entonces el Squba inicia inmediatamente su viaje por el mundo submarino", explica el diseñador.

El final de este cuento es que se me ha ocurrido que este vehiculo, dejándolo aparcado a 6 metros de profundidad,  puede solucionar definitivamente dos cosas: Los desesperantes lios de aparcamiento en los alrededores de las playas y el robo en el interior del coche.

¡ A ver que ladrón se va a poner un traje de buzo para robarnos el radio-cd !