updated 1:27 PM CET, Dec 7, 2016

Blueseed planea ciudades flotantes para empresarios sin visa en EE.UU

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Blueseed, oficinas flotantes para empresarios

Serían barcos con todas las comodidades de las oficinas modernas anclados cerca de Silicon Valley

Uno de los fundadores de PayPal ha anunciado que llevará la búsqueda de financiación para Blueseed

Seguro que has oído hablar de compañías de tecnología que empezaron desde un garaje de Silicon Valley. Pero... ¿desde en un barco?

Pues esta es la idea que está planeando una "startup" de California que quiere atracar un barco en la costa como casa para los empresarios extranjeros que tienen sueños de crear el próximo Google, pero no pueden conseguir visas para trabajar en los Estados Unidos.

Con sede en Sunnyvale, Blueseed dice que las actuales reglas de inmigración pueden hundir empresas prometedoras y torpedear la innovación y la creación de empleo. La nave tiene como objetivo proporcionar una solución a los emprendedores extranjeros, un lugar para construir sus empresas a sólo un corto viaje en barco desde donde está el centro de la alta tecnología.

"Mucha gente dice: 'Me gustaría ir a Silicon Valley', pero no hay manera de que lo hagan", dijo Max Marty, CEO y co-fundador de Blueseed.

Marty, hijo de inmigrantes cubanos, pensó en la nave después de escuchar a sus compañeros de clase extranjeros de la Escuela de Negocios de la Universidad de Miami, que se lamentan por tener que salir de los EE.UU. después de la graduación. Los políticos han discutido el tema, pero los trabajos para cambiar el sistema se han estancado.

Blueseed, oficinas flotantes para empresarios

En julio pasado, el presidente Barack Obama dijo durante una reunión con usuarios de Twitter que quería asegurarse de que la gente talentosa que había estudiado en los EE.UU. fueran capaces de quedarse y crear puestos de trabajo. "No queremos pagar por la formación aquí y luego tener que beneficiar a otros países", dijo Obama.

Un proyecto de ley para hacer frente a la llamada fuga de cerebros fue reintroducido este año por los senadores Mark Udall, demócrata por Colorado, John Kerry, demócrata por Massachusetts, y Richard Lugar, republicano por Indiana. La Startup Visa Act permitiría a los empresarios inmigrantes y extranjeros graduados en universidades de los EE.UU. solicitar una visa de dos años "a condición de que la financiación fuese asegurada por un inversor cualificado de EE.UU. y puedan demostrar la capacidad de crear empleos".

Pero los fundadores de Blueseed no esperan una verdadera reforma de un Congreso dividido amargamente en un año electoral. "Nuestra solución es una solución empresarial", dijo Darío Mutabdzija, presidente de Blueseed.

Desde cruceros a plataformas de petróleo y compañías de aviones militares, hay varios ejemplos de personas que viven y trabajan en  buques. Este proyecto podría albergar a unas 1.000 personas y fondearía a 12 kilómetros al sudoeste de la Bahía de San Francisco, en aguas internacionales. Sería registrado en un país con un sistema legal de buena reputación, tal vez las Bahamas o las Islas Marshall, dijo Marty. Los residentes estarían sujetos a las leyes de esa nación.

plano de situación proyecto BlueseedLos residentes se trasladarían a tierra con visas temporales de negocios o de turismo que son más fáciles de obtener, para reunirse con inversionistas, colaboradores, socios y otros. El sr. Mutabdzija dijo que la capacidad de tener un cara a cara no puede ser subestimada cuando se trata de ganar la confianza - y los fondos de seguros - de los inversores.

"Sí, vivimos en una era interconectada con Skype y video conferencia. Pero si usted quiere hacer crecer una empresa, las interacciones físicas son de suma importancia - dijo el señor Mutabdzija. "Somos una startup. Les queremos presentar un proyecto. Algunas personas te dirán que si no estás dentro de un radio de 20 millas, no van a hablar contigo".

La proximidad al centro de la alta tecnología, Silicon Valley, también es importante. "Son arriesgados el talento, el dinero, la experiencia y la aceptación cultural. En otros lugares, si no funciona, eres un garbanzo negro y los fondos se agotan", dijo el señor Mutabdzija.

Blueseed, oficinas flotantes para empresarios, interior

El barco sería un barco de crucero remodelado o una barcaza que Blueseed contrataría de arrendamiento o en propiedad. Tendría todas las comodidades que la alta tecnología espera de un inicio en la incubadora, con la mirada de los empleados puesta en los gigantes de Internet Facebook y Google, famosos por sus modernas universidades llenas de cafeterías gourmet, gimnasios y un diseño ambientalmente sostenible. Un espacio vivo de trabajo costaría alrededor de $ 1,200 al mes.

El apoyo logístico, incluidos los alimentos y otros suministros, provedría de las empresas locales a lo largo de la costa, ayudando a las economías de Half Moon Bay y San Francisco, a pesar de que no se ha determinado exactamente qué puerto usaría Blueseed. Un helicóptero también estará disponible para las emergencias.

Los críticos se mofan de que la nave sea un truco publicitario, y dicen que los inversionistas estarían mejor atendidos si se apoyase a los que ayudan a crear empresas estadounidenses.

"Yo diría que todo es una metáfora - literalmente - perfecta de cómo en el mundo empresarial se está alejando la práctica de hacer crecer el talento e incubar negocios a nivel local" dijo Bob Dane, de la Federación para la Reforma de la Inmigración, que aboga por la inmigración limitada.

Blueseed, oficinas flotantes para empresarios          Blueseed, oficinas flotantes para empresarios

Pero los partidarios de la iniciativa empresarial extranjera dicen que los inmigrantes son responsables de algunas de las empresas más exitosas en el mundo y si EE.UU. no trata de atraerlos, lo harán los demás.

"El barco puede sonar como una idea loca pero ilustra las graves deficiencias del sistema de inmigración de aquí", dijo John Feinblatt, que dirige la Asociación para una Nueva Economía Americana, que aboga por una reforma migratoria.

La organización publicó un informe en junio, diciendo que el 40 por ciento de las compañías Fortune 500 fueron fundadas por inmigrantes o sus hijos. Feinblatt dijo que países como Chile, Singapur y el Reino Unido tienen programas para atraer a los empresarios inmigrantes.

"Mientras que los EE.UU. está echando a la gente, otros países les dan la bienvenida con los brazos abiertos", dijo. "Si los pierdes, olvídate de su talento, sus ideas y, en definitiva, los puestos de trabajo que crean y los impuestos que pagan".

Christopher S. Bentley, un portavoz de la Ciudadanía y Servicios de Inmigración de los EE.UU., dijo que la agencia no ha visto la propuesta y que es prematuro hacer comentarios. Los expertos marítimos dicen que esta idea es factible, pero muy costosa.

"Sólo para un buen punto de amarre los costos serían de millones de dólares, sin contar con mantener una estructura en forma de barco ante tormentas muy severas y en aguas profundas", dijo Bil Stewart, director ejecutivo de Houston Stewart Technology Associates, una consultora de ingeniería especializada estructuras marinas en alta mar.

Blueseed, oficinas flotantes para empresarios

"Sería más prudente si el buque tuviera su propia propulsión, en el caso de que llegase un huracán del Pacífico", agregó Stewart.

La idea de Blueseed ha comenzado a ganar fuerza. El inversor de Silicon Valley Peter Thiel, uno de los fundadores de PayPal, anunció que llevaría la búsqueda de financiación de Blueseed. El sr. Thiel ha sido un gran defensor de la "seasteads' - ciudades auto-gobernadas en el océano - y tanto el señor el Marty como Mutabdzija trabajaron en el Instituto Seasteading.

Blueseed quiere recaudar de $ 10 millones a $ 30 de dólares durante el próximo año y medio. El objetivo sería poner en marcha el proyecto a finales de 2013.

Enlaces: Blueseed | Seasteading | Historia del MailOnline