updated 9:29 PM CEST, Sep 26, 2016

Quiero parir un delfín...

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Quiero parir un delfín

Concepto para los seres humanos de dar a luz a su comida, por Ai Hasegawa

El ser humano puede llegar a ser una madre de alquiler para las especies en peligro de extinción

Este proyecto de biología sintética por el diseñador Ai Hasegawa imagina que una mujer podía gestar y dar a luz a un bebé de otra especie, en este caso un delfín, antes de comérselo.

Quiero parir un delfín... (I Wanna Deliver a Dolphin...) fue desarrollado por Ai Hasegawa para hacer frente a la escasez de alimentos y satisfacer los instintos maternales cuando aumenta vertiginosamente la población humana, dando a las mujeres la opción de convertirse en sustitutos de los animales en peligro de extinción que cazamos para alimentarnos.

Hasegawa propone sintetizar una placenta que podría sostener a un animal en un útero humano.

"Este proyecto aborda el problema de la reproducción humana en la era de la superpoblación, el desarrollo excesivo y la crisis ambiental", dijo Hasegawa. "Con la posible escasez de alimentos y una población de casi siete mil millones de personas, ¿sería posible considerar que una mujer incube y de a luz a una especie en peligro de extinción como el tiburón, el atún o delfín?".

El diseñador también se pregunta si alguien se sentiría de manera diferente comiendo un manjar que ha gestado y alimentado personalmente.

"¿Consideraríamos a este animal como un niño cambiando su valor de manera tan drástica que seríamos incapaces de consumirlo porque estaría imbuido con el amor de la maternidad?", pregunta Hasegawa.

Quiero parir un delfín

Como caso de estudio para el concepto, Hasegawa eligió el delfín de Maui, una de las especies de delfines más pequeñas y más raras del mundo que está en peligro crítico como consecuencia de la pesca humana.

El delfín de Maui tiene más o menos el mismo tamaño que un bebé humano y es considerado como altamente inteligente.

Para que una mujer pueda gestar un delfín, Hasegawa propone una placenta biológicamente modificada para evitar el paso de anticuerpos de la madre al bebé que atacan las células no humanas.

"La placenta se origina en el lado del bebé, que en este caso es un delfín, y no desde el lado humano", dijo Hasegawa. "Esto evita las dificultades éticas y jurídicas relacionadas con la investigación reproductiva que implica óvulos humanos".

La placenta 'delf-humana' se encargaría de distinguir entre células mamíferas y no mamíferas, en lugar de entre células humanas y otras, por lo que el feto podría escapar el ataque de los anticuerpos.

Quiero parir un delfín, alimentación

Después del nacimiento, la madre tendría que administrar al bebé leche sintetizada rica en grasas para construir el sistema inmunológico, de un delfín naturalmente, obtenida de la leche de su madre en lugar de a través de la placenta.

Hasegawa primero mostró la idea en el espectáculo de graduación del Royal College of Art a principios de este año y el proyecto se encuentra actualmente en exhibición como parte de "Grow Your Own... Life After Nature", una exposición de proyectos de biología sintética en la Galería de la Ciencia en Dublín.

La exposición también cuenta con seres vivos sintéticos que podrían ser liberados en el medio natural para salvar especies en peligro de extinción y una propuesta para utilizar células animales para imprimir nuevos tipos de órganos para la prevención de ataques cardiacos o derrames cerebrales.

Aquí está la información de Ai Hasegawa:

Quiero parir un delfín... (I Wanna Deliver a Dolphin...)

Los seres humanos están genéticamente predispuestas a criar a sus hijos como una forma de transmitir sus genes a la siguiente generación. Para algunos, la lucha para criar a un niño en condiciones decentes es cada vez más difícil debido a la brutal sobrepoblación y un entorno mundial cada vez más difícil.

Este proyecto aborda el problema de la reproducción humana en la era de la superpoblación, el desarrollo excesivo y la crisis ambiental. Con la posible escasez de alimentos y una población de casi siete mil millones de personas, ¿sería posible considerar que una mujer incube y de a luz a una especie en peligro de extinción como el tiburón, el atún o delfín?. Este proyecto presenta el argumento a favor de dar a luz a nuestros alimentos para satisfacer nuestras demandas de nutrición y de parto, y se analizan algunos de los detalles técnicos de cómo podría ser posible.

¿Consideraríamos a este animal como un niño cambiando su valor de manera tan drástica que seríamos incapaces de consumirlo porque estaría imbuido con el amor de la maternidad? El delfín de Maui ha sido elegido como el 'bebé' ideal para este trabajo. Es uno de los delfines más raros y más pequeños del mundo, clasificado en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional de la Conservación de Especies Amenazadas (versión 2.3), debido a los efectos secundarios de la actividad pesquera por los seres humanos, su tamaño (que se acerca al tamaño de una bebé humano), y sus altas capacidades de nivel de inteligencia y de comunicación.

I Wanna Deliver a Dolphin... imagina un punto en el futuro donde los humanos ayudarán a esta especie con la avanzada tecnología de la biología sintética. Se crea una placenta 'delf-humana' que permite a una mujer humana dar a luz a un delfín y, por lo tanto, el ser humano puede llegar a ser una madre de alquiler para las especies en peligro de extinción. Por otra parte, los gourmets podrán disfrutar del lujo de comer un raro animal: un animal hecho por su propio cuerpo, que plantea interrogantes sobre la propiedad de la vida animal, y la misma vida.

Quiero parir un delfín, placenta sintética

Placenta sintética 'delf-humana'

Para hacer posible que una madre humana pueda gestar un delfín en su vientre, es necesaria una placenta sintética 'delf-humana'. La placenta humana habitual interactúa pasando de la madre al bebé oxígeno, dióxido de carbono, nutrientes, hormonas, anticuerpos (inmunoglobulina gamma, IgG) y así sucesivamente. Los bloques de placenta 'delf-humana' entregarían IgG para el bebé.

La placenta se origina en el lado del bebé, que en este caso es un delfín, y no desde el lado humano. Esto evita los problemas éticos y legales asociados con la investigación reproductiva que implica óvulos humanos.

La decidua (recubierta uterina - endometrio) se forma por la implantación del óvulo. Por lo general, las células extrañas en el cuerpo (por ejemplo, de otros individuos) son atacadas por el sistema inmunológico, pero dentro de la decidua son toleradas. Sin embargo, a pesar de que la decidua acepta las células de otros individuos, las células no humanos todavía serían atacadas. En el caso de placenta 'delf-humana', se modificaría para distinguir células mamíferas de células no-mamíferas, lo que la hace aún más tolerante.

Quiero parir un delfín, placenta sintética - diagrama