updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Ya existe una medusa robot voladora (vídeo)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

medusa robot voladora

Podría marcar el comienzo de una nueva generación de aviones no tripulados más pequeños y baratos

Leif Ristroph y sus colegas matemáticos aplicados de la Universidad de Nueva York han diseñado un robot volador de cuatro alas de fibra de carbono que se mueve en el aire como una medusa. ¿Por qué? Porque, querían crear la máquina voladora "más simple posible", sin la carga de las hélices y los circuitos, según el Washington Post.

El prototipo consiste en un marco de fibra de carbono, rodeado de dos pares de delgadas alas de plástico que se abren y se cierran cuando son accionadas por un motor. Su forma le permite volar en posición vertical con poco esfuerzo, sin necesidad de sensores o de inteligencia para ajustar sus alas como los utilizadas por los insectos. "Hacer una máquina tonta es una estrategia muy buena para pequeños robots", dice Ristroph. "Sin circuitos y sensores, también es más ligera".

El robot está atado a una fuente de energía, por ahora, pero las mejoras en el motor y las alas pronto debería dejarlo volar libremente. "Si se pudiera poner a punto la forma y la flexibilidad de las bandas, podría generar más elevación, por lo que podría contener una batería," dice Ristroph.

El diseño debe ser especialmente útil para hacer robots a escala de centímetros que se desplazan por el aire. Es bastante robusto -  puede chocar contra objetos sin romperse - y con un peso de 2 gramos fácilmente se deja llevar por la brisa, lo que podría ser una ventaja. "Podríamos utilizar este tipo de robot para flotar alrededor y tomar medidas, por ejemplo, para controlar las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera", dice Ristroph.

El robot ha sido a menudo comparado con una medusa, debido a su forma general similar. Si bien no fue diseñado con ese animal en mente, Ristroph dice que podría ser fácilmente modificado para moverse bajo el agua. "En el agua, usted no tiene que preocuparse acerca de la elevación", dice. "El reto era hacer algo volador: que en comparación con la natación es mucho más difícil".

La medusa voladora pesa tan poco como dos clips de papel y puede caber en la palma de una mano. La mitad de su peso proviene de un motor del tamaño de un guisante que impulsa las alas de una manera que sus inventores no pueden explicar plenamente, según el Washington Post. En cualquier caso, funciona, y podría marcar el comienzo de una nueva era de aviones no tripulados más pequeños y más baratos, que imitan las técnicas de propulsión de un organismo que empezó su desconcertante movimiento matemático a través del océano al menos hace 500 millones de años.