updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Turbinas submarinas oceánicas: ¿un nuevo giro en la energía limpia?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

turbinas oceánicas submarinas

Crowd Energy pretende explotar la energía de las corrientes oceánicas profundas

Una nueva tecnología que aprovecha la potencia de las corrientes oceánicas podría proporcionar una forma limpia e ilimitada de energía renovable, dicen algunos científicos.

Un grupo de científicos e ingenieros que se describen como "entusiastas del traje de neopreno y aletas" ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding llamada Crowd Energy, para hacer precisamente eso. Su idea es utilizar turbinas submarinas gigantes para capturar la energía de las corrientes oceánicas profundas, como la Corriente del Golfo en las costas de la Florida.

Mientras que la energía generada a partir de estas turbinas puede no ser capaz de reemplazar por completo a los combustibles fósiles, afirma el grupo, los dispositivos podrían ser una importante fuente de energía limpia, dicen los expertos.

Las corrientes oceánicas son una fuente de energía natural que nadie ha explotado todavía, ya sea porque no éramos conscientes de ello o no teníamos la tecnología para recogerla, dijo Todd Janca, fundador de Crowd Energy, el hombre tras la idea para desarrollar turbinas oceánicas.

Por supuesto, la idea de utilizar turbinas submarinas para aprovechar la energía de las corrientes oceánicas profundas plantea preocupaciones sobre los posibles impactos ambientales. Aunque el sistema está diseñado para reducir al mínimo la amenaza para la vida marina, se deben realizar estudios en alta mar para investigar los potenciales efectos.

Corrientes limpias

El proyecto Crowd Energy surgió de un deseo de encontrar una fuente de energía limpia e ilimitada como una alternativa a los combustibles fósiles y la energía nuclear.

La mayoría de la gente está familiarizada con la energía solar o la eólica, pero "lo que estamos presentando es una captura de energía que la mayoría de la gente nunca ha visto", dijo Janca. Mientras la eólica y la solar son prometedoras, están limitadas por su calidad y consistencia, dijo.

Janca trabajó previamente con sumergibles tripulados, donde pasó la mayor parte de su tiempo luchando por mantener el sumergible en un lugar cerca del fondo marino debido a que las corrientes eran muy fuertes. Él cree que puede aprovechar estos "torrentes" submarinos para generar energía que se pueda llevar a tierra.

Otras empresas, como General Electric, han intentado adaptar turbinas de viento para su uso en el océano, pero están diseñadas para recoger la energía de baja densidad transporta por vía aérea, no la energía de alta densidad de las corrientes oceánicas. Crowd Energy tiene como objetivo adoptar un enfoque diferente.

Janca y sus colegas desarrollaron un sistema llamado "Turbina de energía del océano" (ocean energy turbine) que gira mucho más lentamente que una turbina de viento, pero genera mucha más fuerza de rotación.

La turbina de energía del océano consta de tres juegos de aspas que se asemejan a las persianas de las ventanas. Estas estructuras están diseñadas para cerrarse si el agua fluye en la misma dirección cuando las aspas estén en movimiento y abrirse cuando el agua se mueva en la dirección opuesta. La fuerza del agua hace girar las aspas y hace girar el eje, y un generador convierte esta energía rotacional en energía eléctrica. Estas turbinas podrían abastecer a las comunidades costeras, y posiblemente también alimentar las zonas del interior.

Las turbinas también podrían ser utilizadas para producir agua potable a partir de agua de mar por ósmosis inversa, un método de purificación del agua mediante el bombeo a través de una membrana de filtrado, dijo Janca.

turbina oceánica de Crowd Energy

¿Energía sin límites?

Janca planea construir una turbina de producción a gran escala de 100 pies (30 metros) de envergadura (y en última instancia mucho más grande). Janca estima que una de estas turbinas podría generar 13.5 megavatios de electricidad - suficiente para abastecer a 13.500 hogares de alto consumo estadounidenses, dijo.

En comparación, una turbina de viento de rotor con palas que mida 155 pies (47 metros) genera cerca de 600 kilovatios de electricidad, pero por cerca de 10 horas al día - suficiente para abastecer sólo 240 hogares, dijo Janca. Baste decir, que hay una gran cantidad de energía bajo las olas.

Las estimaciones de la cantidad de energía que puede producir una turbina oceánica se basan en condiciones ideales, dijo Janca, "pero por el momento es toda la información que tenemos disponible hasta que hagamos la prueba en el mundo real en una turbina de producción a escala". Como tal, no es posible comparar el costo de la tecnología oceánica con un sistema de viento hasta que el equipo pueda construir e instalar un prototipo de producción, dijo.

Aprovechar la energía de las corrientes marinas es una idea prometedora, pero no va a sustituir a los combustibles fósiles, dijo Andrea Copping, una investigadora de energía hidrocinética en el Department of Energy's Pacific Northwest National Laboratories en Sequim, Washington EE.UU.. Las turbinas oceánicas deben formar parte de un enfoque de "all-of-the-above", junto con otras fuentes de energía renovable.

Pero como con cualquier otra tecnología desplegada en la naturaleza, deben ser considerados los potenciales impactos ambientales.

En primer lugar, no hacer daño

Debido a que las corrientes oceánicas afectan a los sistemas climáticos globales, algunos han expresado su preocupación de que las turbinas puedan interferir con estos patrones. Pero eso no es probable que sea un problema, dijo Janca. Poner una de estas turbinas en la Corriente del Golfo sería como "tirar una piedra en el río Mississippi", dijo. "No puede provocar los suficientes cambios como para causar un problema".

La principal preocupación es la forma en que las turbinas podrían afectar a los cercanos ecosistemas marinos. Las turbinas se colocarían a una profundidad de 300 pies (91 metros) o más, en zonas de aguas rápidas donde no viven muchas especies. Junto a Florida los principales animales de que preocuparse serían las tortugas y mamíferos marinos como las ballenas, dijo Copping.

En realidad, los sistemas sensoriales de estos animales son suficientes para detectar y evitar las turbinas, dijo Copping. Además, las propias palas serían de movimiento lento y tendrían huecos lo suficientemente grandes para que la mayoría de las criaturas pudiesen nadar a través de ellas. Aún así, es imposible saber con exactitud cuál será el impacto de estos sistemas sin ponerlos a prueba en el mar. "Estamos justo en el borde de no poder hacer mucho sin realizar pruebas en el agua", dijo.

Janca y sus colegas planean probar su prototipo de turbina en la Florida Atlantic University en Boca Raton. A continuación, planean construir un prototipo más grande para evaluarlo en el sitio de pruebas de mar abierto de la universidad, que se encuentra frente a las costas del sur de la Florida. Su meta es tener cuatro turbinas de trabajo a escala real y generar energía para el año 2015, según el sitio web del grupo.