updated 11:57 AM CEST, Aug 18, 2017

El primer submarino propulsado del mundo llegó 60 años antes de su tiempo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ictíneo II

El Ictíneo II es ampliamente considerado como el primer "verdadero" submarino del mundo

El esfuerzo de guerra del Eje durante la primera mitad de la década de 1940 llevó a algunos increíbles avances en tecnología submarina. Eso incluyó la turbina anaeróbica de un motor Walter de última moda que no necesitaba oxígeno para funcionar. Aún más increíble, estos descubrimientos no fueron del todo nuevos pero, de hecho, más de 60 años antes los frutos del trabajo de un ingeniero de la época victoriana llevaron a la construcción del primer submarino autopropulsado del mundo.

Construido por el ingeniero náutico español Narcís Monturiol i Estarriol de Cataluña, España, el Ictíneo II es ampliamente considerado como el primer "verdadero" submarino del mundo. A diferencia de los intentos contemporáneos como el Ictíneo I, USS Aligator o CSS Hunley, que requerían tracción humana y snorkels, el Ictíneo II se impulsó a sí mismo usando un único motor de combustión que trabajó bajo el agua.

El Ictíneo II fue construido en madera de olivo, medía 14 metros de largo, más de 2 metros de ancho y alcanzaba cerca de 3 metros de altura cuando estaba fuera del agua. En el agua, desplazaba 46 toneladas métricas mientras que proporciona 29 metros cúbicos de espacio interior. En comparación con el Hunley, que tenía de 1,20 metros de altura en su punto interior más alto, esto era francamente espacioso.

planos del Ictíneo II

Su sistema de propulsión era obra de un genio. En un sistema cerrado como el de un buque sumergido, un motor de combustión tradicional utilizaría rápidamente toda la oferta disponible de oxígeno atmosférico. Así que en su lugar Monturiol inventó una mezla de zinc, dióxido de manganeso y clorato de potasio para crear una fuente de calor química lo suficientemente caliente como para hervir el agua de un horno de vapor adjunto y generar energía para la reacción de propulsion. Generaba también suficiente oxígeno para soportar una tripulación de dos hombres (el resto de ese "espacioso" interior en realidad estaba lleno con el equipo).

Durante la primera inmersión del Ictíneo II en mayo del 1865, descendió hasta 30 metros, la profundidad perfecta para su uso previsto: transportar a los buzos locales a cosechar el coral. Hizo 20 inmersiones más exitosas en su carrera de demostración de tres años, hasta 1867.

Por desgracia, las finanzas estaban perpetuamente apretando al talentoso inventor español. El Ictíneo II fue financiado (y sólo apenas) después que Monturiol escribió una carta abierta al pueblo de España pidiendo 300.000 pesetas para el apoyo del público. Desafortunadamente, Monturiol nunca fue capaz de capitalizar realmente su invención. El submarino fue embargado por los acreedores en 1867, desmantelado y vendido como chatarra, mientras que Monturiol murió pobre y olvidado. Pasarían otros 60 años y dos guerras mundiales antes de que se redescubrieron sus contribuciones a la tecnología naval.

Hoy en día se pueden encontrar recreaciones de los dos submarinos en Barcelona, España. El Ictíneo I se sitúa cerca del Museo del Mar y su sucesor está colocado un poco más hacia abajo, cerca del puerto.


Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar