updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Antiguo Marte pudo haber tenido olas gigantes de movimiento lento

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

antiguos océanos en Marte

Gran parte del planeta rojo estuvo cubierto una vez por ríos y mares

El surf pudo haber sido una tarea más épica en el antiguo Marte de lo que es en nuestros días en la Tierra debido a la posible existencia en el planeta rojo de olas gigantes de movimiento lento, dicen los investigadores.

Estas grandes olas podrían haber tallado costas en Marte hace mucho tiempo. Si es así, el estudio de estas costas podría arrojar luz sobre el antiguo clima marciano, si tuvo o no tuvo mares el tiempo suficiente para que potencialmente se desarrollase la vida en el planeta rojo, agregaron los científicos.

Aunque Marte es ahora demasiado frío y seco para que el agua líquida dure en su superficie, imágenes orbitales de hace tiempo de la misión de la NASA Mariner 9 a principios de 1970, y muchos otros hallazgos desde entonces, sugieren que gran parte del planeta rojo estuvo cubierto una vez por ríos y mares. Por ejemplo, la existencia de antiguos océanos marcianos explicaría por qué las tierras bajas del norte de Marte se parecen a las llanuras abisales de las placas oceánicas de la Tierra.

Pero los investigadores todavía están debatiendo la existencia y el alcance de los antiguos mares en el Planeta Rojo. Esto se debe en parte al hecho de que gran parte sigue estando poco claro acerca de lo que era el antiguo ambiente marciano. Debido a la incertidumbre, aún quedan muchas preguntas acerca de si el clima del Planeta Rojo fue capaz o no de mantener el agua líquida en su superficie durante largos períodos de tiempo.

Una pregunta sin respuesta es si las olas en los océanos marcianos podrían haber tallado costas en el Planeta Rojo. Si las olas lo hicieron, el descubriendo de signos de estas costas podría fortalecer el caso de los antiguos mares en Marte y arrojar luz sobre lo que era el antiguo ambiente marciano.

"Si en Marte se pudiera identificar una línea de costa cortada por las olas, entonces podríamos decir que debe haber ocurrido una fuerza del viento mínima cuando existía ese mar de aguas abiertas en Marte", dijo el autor principal del estudio Don Banfield, un científico planetario de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York

Además, puesto que hay un vínculo entre la fuerza del viento y la presión atmosférica, "posiblemente fuésemos capaces de utilizar la presencia de una costa cortada con olas para limitar la presión atmosférica en el Marte primitivo", dijo Banfield. "Esto podría recorrer un largo camino para limitar mejor la historia antigua del clima de Marte".

La fuerza de las olas depende en gran medida de la fuerza de los vientos que soplan sobre el agua, que a su vez dependen en parte del grosor de la atmósfera. La atmósfera de Marte es actualmente muy delgada: Mientras que la presión atmosférica de la Tierra es un poco más de 1.000 milibares a nivel del mar, la presión atmosférica de Marte es ahora menos del 0,5 por ciento de la de la Tierra, unos 6 milibares.

Sin embargo, todavía no está claro qué tan gruesa pudo haber sido en el pasado la atmósfera de Marte. "Se han hecho estimaciones de entre los actuales 6 milibares o menos, hasta 2.000 milibares", dijo Banfield.

En las simulaciones por ordenador, Banfield y sus colegas modelaron presiones atmosféricas de 6, 60, 600 y 1200 milibares, que van desde la presión atmosférica actual de Marte a un poco más de la presión atmosférica de la Tierra. También modelaron velocidades del viento que eran similares a las que actualmente se ven en Marte, que van entre 11 y 44 millas por hora (18 a 72 km/h).

El campo gravitatorio de Marte es sólo un 38 por ciento más fuerte que el de la Tierra, por lo que es más fácil que las olas se eleven en el Planeta Rojo. Los científicos descubrieron "que incluso a presión atmosférica muy baja, como en Marte ahora, podrían generarse olas si se pudiera mantener una superficie de líquido alrededor", dijo Banfield.

Suponiendo que Marte alguna vez fue lo suficientemente caliente para tener mares abiertos que no estaban llenos de hielo, si el antiguo Marte tenía una presión atmosférica de 50 milibares, habría necesitado vientos de 20 mph (32,4 km/h) o más para las olas. Si la presión atmosférica fuera de 200 milibares, se habrían necesitado vientos de sólo alrededor de 9 mph (14,4 km/h). Si la presión atmosférica fuese de aproximadamente la de la Tierra en 1.000 milibares, habrían sido necesarios vientos de apenas 3 mph (5 km/h).

tamaños de la Tierra y Marte

"Estas olas marcianas probablemente tuvieron formas similares a las de la Tierra, pero que cambiarían significativamente más lentamente en Marte que en la Tierra", dijo Banfield. "Debido a que las olas de agua se mueven hacia delante en la superficie debido a la fuerza de la gravedad, y la gravedad es menor en Marte, las olas en Marte se moverían alrededor de la mitad tan rápido como lo harían en la Tierra".

Una de las consecuencias de las olas lentas "es que en Marte las olas pueden llegar realmente a alturas más altas", añadió Banfield. Por ejemplo, en la Tierra, debido a vientos de 44 millas por hora (18 a 72 km/h) y una presión atmosférica de 1.000 milibares, las olas serían de unos 33 pies (10 metros) de altura, pero en Marte, esas mismas condiciones podrían producir olas de cerca de 72 pies (22 m) de altura.

"Me imagino que el surf en Marte sería muy fotogénico, pero probablemente un poco más fácil", dijo Banfield. "Las olas podrían ser más grandes para una velocidad del viento dada, y se moverían más lento, por lo que un surfista se vería más heroico y el fotógrafo tendría más tiempo para alinear bien el disparo".

Incluso si en las playas de Marte no hay líneas de corte por las olas, eso no quiere decir que nunca tuvo olas.

"No es cierto que una línea costera cortada por las olas podría sobrevivir hasta nuestros días si fue creada hace 3,5 millones de años", dijo Banfield. "La falta de una línea de costa en realidad no nos hace decir nada definitivo".

Aún así, Banfield mantiene la esperanza de descubrir esas costas en Marte, y no necesariamente por razones puramente intelectuales.

"Parte de la razón por la que estudiamos los planetas no es sólo para comprender mejor nuestro propio planeta y nuestro lugar en el universo, sino también porque es divertido imaginarse a sí mismo sentado en el borde de un mar en Marte, mirando estas olas muy lentas pero bastante grandes rompiendo poco a poco al llegar a la costa, a pesar de que los vientos se sintiesen como si apenas alborotaran tu traje espacial", dijo Banfield. "El sol es un pequeño punto a medida que cae en el horizonte, pero todavía tiene un agradable entorno romántico con tu astronauta favorito a tu lado".

Banfield ahora quiere investigar qué tipo de costas podrían resultar de antiguos océanos marcianos llenos de hielo.

"En la Tierra, cuando sopla el viento en las capas de hielo, las empuja hacia la orilla, haciendo grandes murallas", dijo Banfield. "Tal vez existan estas murallas o sus restos en Marte y, si es así, ¿podemos entonces utilizarlas para limitar las presiones y velocidades del viento que debían haber ocurrido? "

Banfield y sus colegas Mark Donelan y Luigi Cavaleri detallarán sus hallazgos en la edición de abril de la revista Icarus.