updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Canal para resucitar el Mar Muerto

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

canal del mar muerto

Un canal unirá el Mar Rojo con el Muerto para hacer un trasvase de aguas

El Banco Mundial hará una inversión de 1.250 millones de dólares 

proyecto de canal del mar muerto, plano Según anunció el sabado pasado, 27/06/2009, el ministro israelí de Desarrollo Regional, Sylvan Shalom, el Banco Mundial aportará en Israel mil doscientos cincuenta millones de dólares para la construcción de una canalización de 180 km que unirá el Mar Rojo y el Mar Muerto.

Se pretende así evitar la desaparición del Mar Muerto que año a año reduce su nivel de agua y crea graves problemas económicos y medioambientales.

Con esta aportación del banco Mundial se consigue, igualmente, poner en marcha un proyecto presentado en mayo de 2005  según una decisión tripartita israelí-jordano-palestina que fue llevar a cabo un estudio de factibilidad, que duró dos años y un coste 12 millones de euros, para eventualmente construir el canal, que costaría unos 3.000 millones de euros y permitirá abastecer de agua durante medio siglo a israelíes, jordanos y palestinos. En aquel momento lo anunciaron conjuntamente tres ministros: el jordano Raed Abú Saoud, el israelí Benjamín Ben Eliezer y el palestino Ghasan al Jatib.

La obra evitará la degradación de esta importante e histórica zona cuyo momento más grave, de no tomarse las medidas oportunas, puede llegar en 2050, fecha en la que los expertos entienden puede que secarse (ya ha llegado a 416 metros bajo el nivel del mar, y requiere de un masivo drenaje de aguas externas).

El proyecto piloto consistirá en una canalización que podría transportar unos 200 millones de metros cúbicos de agua que desembocaría a partes iguales en el Mar Muerto y en una inmensa cuenca de desalinización de agua que estaría administrada por Jordania, la Autoridad Nacional Palestina e Israel.

Posteriormente se construirá un canal para trasladar unos 2 mil millones de metros cúbicos de agua anuales con el objetivo de preservar y elevar el nivel de agua del Mar Muerto.

La afluencia de agua permitiría preservar y elevar el nivel del Mar Muerto, con lo que muchas infraestructuras turísticas podrían volver a funcionar con normalidad.

Según la radio pública israelí, el Banco Mundial aportará 1.250 millones de dólares a este proyecto piloto.

Shalom, que se reunió el viernes en Washington con el presidente del BM, Robert Zoellick, afirmó en un comunicado que la autorización de esa entidad acreedora es un "paso espectacular para reactivar" el proyecto del canal.

No obstante, la canalización para la conducción de agua debe estar muy bien calculada para evitar que las capas salinas del entorno del mar Muerto se degraden.

Hasta ahora no ha sido posible la realización del proyecto debido al bloqueo del proceso de paz en la región.

Algunos datos sobre el Mar Muerto:

vista del canal de mar muertoEl Mar Muerto es el más bajo del mundo (con un promedio en la actualidad de 416 metros bajo el nivel del mar) y forma parte de la fractura sirio-africano. Sus límites son: al norte el desierto de Jericó, el desierto de Sodoma, al sur; al oeste, el desierto de Judea y al este los Montes de Moab. El límite internacional, entre Jordania e Israel, pasa por el centro.

Por tener alta concentración de sales, se lo conoce con el nombre de Mar de Sal - Yam Hamelaj, dado por geógrafos europeos en el siglo II, como explicación que, su salinidad, no permitía la existencia de seres vivos. Recibe otros nombres como Mar de Sodoma, Mar Antiguo y Mar del Desierto. En árabe se llama Bejar Lut- Mar de Lot; o El- Bujaira El- Maita, Mar Muerto.

El Mar Muerto es un vestigio de otro, mucho mayor, que se extendía sobre la quebrada del Jordán, desde el Tiberíades en el norte hasta Hatzeva en el sur. Se lo conocía como El Estanque de la Lengua. Existió hace 60.000 años y pervivió más de 40.000. Su nivel más alto fue de 180 metros por debajo del mar. Luego se secó y dejó restos, en el sur, equivalente al del actual Mar Muerto.

Desde la antigüedad estuvo predestinado a cambios en su nivel de agua. El piso de piedra horadado, en su borde sur, parece que se destruyó y anegó, varias veces, en el curso de miles de años. En distintas épocas, el borde sur, se secó totalmente, hasta el punto que, en el mapa más antiguo conocido de Israel (siglo VI) es descrito sin esa orilla.

Los cambios del nivel de agua influyeron en el tamaño del mar y continúan. Hasta 1977, se extendía por encima de ambas riberas: la norte grande y profunda (401 metros) y la sur, pequeña y escasa, cuya profundidad era de 10-11 metros. Su superficie era de 1051 kilómetros (ancho: 82 kilómetros y largo: 17). Al sur de la costa este sobresalía una larga media isla , la "lengua", que separa las márgenes.

orilla del mar muertoEn 1977 descendió el nivel de las aguas. Se creó una franja de tierra entre ambos bordes (el sur comenzaba a servir de pileta, para la extracción de minerales y, desde entonces, se extiende el mar sólo sobre la ribera norte). A mediados de los ´90, el largo de la margen norte era de unos 50 kilómetros. Su superficie ocupaba unos 770 kilómetros.

Los ríos que desembocan en el Mar Muerto son: al norte, el Jordán; al este- el Arnón (vado Almug´ib), el Zared (vado Al-Has), Jeshbón ( vado Uvir), y el vado Oviun Musa, vado Zarka Maian y otros; al sur, Aravá y, al oeste, el Kidrón y otros torrentes.

La cantidad de agua, que ingresa de los ríos, llegaría al millón o millón y medio de metros cúbicos por año, según las lluvias. Pero, por el calor del lugar, esa cantidad de agua se evapora. El proceso es el siguiente: la absorción de las aguas de los ríos genera suba del nivel. Cuando asciende, crece la superficie de agua y baja la salinidad. Ambos elementos acrecientan el ritmo de evaporación. Esa evaporación equilibra la corriente de agua que entra en el mar. Como la cantidad de agua del mar que se evapora es idéntica a la que fluye desde los ríos, el nivel queda estable, de año en año. Sin embargo, a largo plazo, el nivel disminuye. De una investigación, realizada durante años, se deduce que, entre 1930 y 1977, descendió más de 21 metros. Y esto tiene sus motivos: una baja, a largo plazo, en la cantidad de sedimentos, medido por las aguas y el uso de los recursos del Mar Muerto, desde mediados de los años ´60. Desde 1964, sólo una muy pequeña parte de las corrientes del río Jordán y del vado Zarka Maian fluía al Mar Muerto mientras que, la mayor parte de los recursos, se utilizan en las actividades agropecuarias, industriales y hogareñas.

El descenso generó cambios ambientales significativos, que corroen las bases y lesionan la imagen de la región. Entre sus consecuencias, se pueden mencionar:
sal del mar muerto
  • Amplia aparición de profundos pozos, más de 600, por debajo de estructuras y carreteras.

  • El nivel del agua amenaza a hoteles, base del turismo, las carreteras y los sistemas de canalización, que descansan a la orilla de las piletas.

  • El descenso acelera los procesos de hondonadas de arrastre, que significa más amenazas a las bases estructurales.

  • El retraimiento de la línea costera deja áreas de barro pantanoso, dificultando el acercamiento al mar. Los cambios de fisonomía provocan el deterioro de la imagen turística de la región.

  • La línea costera del norte se retrae. Pero, el deseo de conservar la opción futura, para concretar un canal y hacer retornar el pasado nivel del agua, es imposible cualquier construcción por debajo de una altura de 390.5 metros. Esto golpea al potencial turístico.

  • Ese retraimiento trae consecuencias ecológicas. Hiere la belleza desértica y los recursos naturales, especialmente el descenso, al oeste, de las aguas profundas.

Así, la corriente que llega al mar es, casi, de la mitad. Una de las consecuencias ecológicas más graves del descenso del nivel de las aguas es el fenómeno expresado en el derrumbe repentino de tierra, que abre pozos gigantescos y peligrosos. Para sobreponerse a la caída del nivel de agua, se estructuró, desde los ´70, un programa llamado "canales de agua", cuyo objetivo fue construir un canal que hiciera fluir agua del Mediterráneo al Mar Muerto. Ese proyecto no se implementó.

turistas flotando en las aguas del mar muertoLa extracción de agua del Tiberíades y del Jarmuch, destinadas al suministro de Israel, Jordania y Siria y la extracción de agua del Mar Muerto para sus empresas industriales (en Israel y Jordania), generaron un déficit cercano a los 800 millones de metros cúbicos, por año; déficit que creció en función del requerimiento de agua y la reducción de la corriente natural. Como consecuencia, el índice de descenso oscila en 1.2 metros por año mientras se suceden cambios significativos en el entorno.

Por ser el Mar Muerto cerrado, pierde aguas por evaporación (no por una corriente que sale de él). Por eso su salinidad es concentrada (índice de salinidad promedio: 34%, frente a un 3.5% de salinidad promedio oceánico). Un litro de agua contiene 342 gramos de sal. El fondo del mar es pesado por la sal y, el peso propio del agua, es mayor que el del cuerpo del hombre. Este es el motivo por el cual se puede flotar, aún aquel que no sabe nadar.

La capacidad de flotación en el mar sorprende mucho a los turistas.

A través de los años, la zona se convirtió en un lugar turístico y de salud. La calidad del aire ayuda a los enfermos pulmonares. Los estanques,a lo largo de la costa, se destacan por el calor de sus aguas y por su contenido en minerales (alquitrán y otros), muy positivos para la piel. Se levantaron imponentes hoteles y termas y funciona un Centro Internacional Para el Tratamiento de Psoriasis.

Ver también: Mar Muerto, ¿Mar vivo?

Fuentes: El País - DeIsrael.com