Amelia Earhart probablemente no hubiera desaparecido en 2019

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

atolón de Nikumaroro

GPS, ADS-B y otros sistemas de navegación y rastreo podrían haber ayudado a salvar, o al menos encontrar, a la aviadora

Cuando Amelia Earhart despegó en 1937 para volar alrededor del mundo, la gente había estado volando aviones solo durante 35 años. Cuando intentó volar por el Pacífico, ella y el mundo sabían que era arriesgado. Ella no hizo caso, y fue declarada muerta en enero de 1939.

En los 80 años transcurridos desde entonces, muchos otros aviones se han perdido en todo el mundo y nunca se han vuelto a encontrar, incluida la desaparición en 2014 del vuelo MH-370 de Malaysia Airlines sobre el Océano Índico.

Los instructores de vuelo y profesionales de la industria de la aviación saben que las tecnologías cada vez más avanzadas están mejorando el seguimiento de los aviones, incluso a través de grandes extensiones de agua lejos de tierra. Estos sistemas permiten que los aviones naveguen mucho más fácilmente, y muchos permiten el seguimiento de vuelos en tiempo real en gran parte del mundo.

Llegar de un lugar a otro

Lockheed Model 10-E Electra de Amelia Earhart

Desde los primeros años de la aviación hasta aproximadamente el año 2000, la forma principal en que navegaban los pilotos era mediante la conexión de puntos a través de un mapa. Se usaban equipos de radio-localización para seguir una ruta desde un aeropuerto hasta una baliza de transmisión de radio en una ubicación fija, y luego de una baliza a otra hasta llegar al aeropuerto de destino. Varias tecnologías hicieron ese proceso más fácil, pero el concepto seguía siendo el mismo. Ese sistema todavía está en uso, pero decrecientemente a medida que lo reemplazan las nuevas tecnologías.

radio baliza terrestre

En los primeros años del siglo XXI, los pilotos de las principales aerolíneas comenzaron a utilizar el Sistema de Posicionamiento Global de los Estados Unidos y otros sistemas similares que usan señales de satélites en órbita para calcular la posición del avión. El GPS es más preciso, lo que permite que los pilotos aterricen fácilmente en condiciones climáticas adversas, sin la necesidad de costosos transmisores de radio terrestres. La navegación por satélite también permite a los pilotos volar más directamente entre destinos, ya que no es necesario que sigan las rutas de una radiobaliza a la siguiente.

satélites de posicionamiento

Hay en funcionamiento seis sistemas de navegación basados en satélites: GPS, operado por los Estados Unidos; Galileo, dirigido por la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea; y el GLONASS ruso cubre todo el planeta, y se espera que el sistema BeiDou de China abarque el mundo para 2020. NAVIC de la India cubre el Océano Índico y áreas cercanas; Japón ha comenzado a operar el sistema QZSS para mejorar la navegación en el Pacífico.

Los sistemas funcionan de forma independiente, pero algunos receptores de navegación por satélite pueden combinar simultáneamente datos de más de uno de ellos, lo que proporciona a los pilotos información extremadamente precisa sobre dónde se encuentran. Eso puede ayudarlos a llegar a donde van, en lugar de desaparecer.

Seguimiento de un avión

Cuando los aviones se pierden, la compañía o el país responsable de ellos a menudo comienza a buscar. Algunos esfuerzos, como la búsqueda del MH 370, incluyen muchas naciones y empresas.

Cuando todo va bien, la mayoría de los aviones son rastreados por radar, lo que también puede ayudar a los controladores de tránsito aéreo a evitar colisiones en el aire y dar a los pilotos indicaciones sobre el clima severo. Sin embargo, cuando los aviones vuelan más allá del alcance del radar terrestre, como en los viajes de larga distancia sobre los océanos, se rastrean utilizando un método ideado hace más de 70 años: Los pilotos controlan periódicamente el control del tráfico aéreo con informes sobre dónde están, a qué altitud están volando y cuál es su próximo hito de navegación.

En los últimos años, se ha estado implementando en todo el mundo un nuevo método. Llamado "Automático Dependiente de Vigilancia - Difusión (Automatic Dependent Surveillance – Broadcast)", el sistema envía informes automáticos de posición de los aviones a los controladores de tránsito aéreo y a las aeronaves cercanas, para que todos sepan dónde está cada quién y eviten las colisiones. Para 2020, la FAA requerirá que la mayoría de los aviones en los EE. UU. tengan un sistema ADS-B, que ya es obligatorio en otros países.

En este momento, sin embargo, el seguimiento de vuelo por ADS-B no cubre áreas remotas del mundo porque depende de los receptores terrestres para recopilar la información de los aviones. Se está probando un sistema receptor basado en el espacio, que eventualmente podría cubrir todo el planeta.

Amelia EarhartAdemás, muchos fabricantes de aviones venden equipos que incluyen software de monitoreo y seguimiento: por ejemplo, para analizar el rendimiento del motor y detectar problemas antes de que se vuelvan severos. Algunos de estos equipos pueden transmitir datos en tiempo real sobre la ubicación de la aeronave mientras está en vuelo. Los datos de esos sistemas se utilizaron en la búsqueda del MH 370, y también proporcionaron a los investigadores una idea temprana del accidente de Germanwings 9525 en los Alpes franceses antes de que se encontrara el registrador de datos de vuelo o "caja negra" del avión.

GPS, ADS-B y otros sistemas de navegación y rastreo podrían haber ayudado a salvar, o al menos encontrar, a Amelia Earhart y su navegador, Fred Noonan, ya sea evitando en primer lugar que se perdiesen o dirigiendo a los rescatadores a su ubicación después de que el avión desapareciese. Ocho décadas después, los aviones siguen desapareciendo, pero cada vez es más difícil volar fuera del mapa.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar