Una lechería en el mar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

lechería flotante en los Países Bajos

Una granja flotante experimental en los Países Bajos promete reducir las emisiones y aumentar la seguridad alimentaria

Una hoja de ruta en los Países Bajos incluiría la gestión del agua y el desarrollo de tecnología agrícola avanzada entre sus mejores oportunidades. El país es uno de los más pequeños de la Unión Europea y tiene más gente que vive por debajo del nivel del mar que cualquier otro país del mundo. Sin embargo, se encuentra entre los mayores exportadores del mundo por valor de alimentos.

Entonces, tiene mucho sentido que la primera granja lechera flotante experimental, la culminación de un esfuerzo de siete años y una inversión de US $ 2,9 millones, se ubique en el área industrial y de almacenamiento del activo puerto de Merwehaven en Rotterdam.

A fines del mes pasado, los gestores introdujeron con mimo 35 vacas Meuse Rhine Issel, una raza originaria de los Países Bajos, en la plataforma flotante de dos pisos. Las preocupaciones de que las vacas se marearían o se resistieran a cruzar el puente hacia la plataforma demostraron ser infundadas, y los animales se han adaptado al cambio de escenario y están produciendo leche en su nuevo hogar flotante.

Estos bovinos son pioneros en la búsqueda cada vez más importante para encontrar nuevas y mejores formas de agricultura urbana sostenible, dice Peter van Wingerden, un ingeniero holandés y fundador de Beladon, la compañía detrás del proyecto.

La idea de la granja de Rotterdam cobró vida en 2012, cuando van Wingerden estaba trabajando en la ciudad de Nueva York mientras azotaba el huracán Sandy. Las dañinas inundaciones paralizaron partes de la ciudad y detuvieron la distribución de alimentos en camiones. La experiencia impulsó a van Wingerden a convertir sus ideas previamente vagas sobre el cultivo de alimentos en el agua en un apasionante proyecto.

"Veo esto como una forma sustancial de producir alimentos cerca de los consumidores", dice van Wingerden. Ve las granjas flotantes como una forma de garantizar que los alimentos estén siempre cerca y al mismo tiempo reduce los costos de transporte. "No se trata de la solución al 100%, sino de un modelo híbrido". Una granja flotante es "parte de una ciudad circular", agrega.

Esto comienza con la dieta de las vacas. En última instancia, los animales se alimentarán de los residuos de alimentos de la ciudad, como las cáscaras de cereales y papas de las cervecerías y los recortes de césped de campos deportivos y campos de golf. El cambio a los residuos biológicos locales de su anterior alimento se está haciendo gradualmente para ayudar a las vacas a aclimatarse.

La circularidad también se ve en el diseño de la plataforma. Las vacas viven en el piso superior de la granja, donde un robot recoge sus excrementos y los empuja hacia un punto de recolección que los lleva al primer piso. Allí, una máquina separa las sales de la orina. Junto con el estiércol, las sales se utilizan para fertilizar un campo en tierra cerca de la plataforma en la que pastan las vacas. Alrededor del 90 por ciento de la orina es agua, y esta se trata y se descarga en el puerto o se reutiliza como agua de procesado.

botella de leche de la lechería flotante en los Países BajosLa leche de vaca se puede comprar en la granja y en 23 tiendas minoristas de la ciudad. Deliciosa y rica, necesita un buen batido para disolver la grasa. Cuando la granja alcance su capacidad planificada de 40 vacas, producirá aproximadamente 800 litros de leche por día. (En los Países Bajos, la industria láctea se concentra en menos granjas más grandes. Desde 2017 [PDF] más de un tercio de las granjas tenía más de 100 vacas que producen aproximadamente 2.300 litros de leche por día).

Van Wingerden dice que su compañía planea construir junto a la granja lechera dos plataformas flotantes más, una para cultivar verduras y otra con pollos para producir huevos. La construcción comenzará a fines de este año y finalizará en el verano de 2020.

Según Van Wingerden, el mayor desafío de ingeniería en la construcción de la plataforma fue garantizar su estabilidad y, al mismo tiempo, soportar el peso dinámico de una manada de vacas en un puerto donde el promedio de oscilación de la marea alcanza 1.65 metros. Hasta ahora, el diseño parece ser un éxito.

La idea de sofisticadas fincas flotantes ha estado dando vueltas durante años, pero todos los bocetos y las ambiciosas intenciones se han visto frustrados por los altos costos e incertidumbres inherentes a probar algo tan nuevo.

Ese también fue el caso de la granja lechera de Beladon. El gobierno de Rotterdam y la autoridad portuaria de la ciudad observaron con poca claridad la viabilidad de la granja y optaron por no ofrecer ningún subsidio. Para construir la granja Van Wingerden usó su propio dinero, fondos recaudados de inversionistas privados y un préstamo bancario.

Con un exitoso prototipo a flote, desde entonces el Ayuntamiento ha aceptado positivamente la granja. La granja prototipo también ha ganado un creciente interés internacional. Van Wingerden dice que Beladon está en conversaciones para construir plataformas en Singapur y en las ciudades chinas de Nanjing y Shanghai, aunque no se ha decidido si las granjas serán para vacas, vegetales o huevos. La compañía también ha visto interés en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y en la ciudad de Nueva York, Los Ángeles y Nueva Orleans en los Estados Unidos, entre otras ciudades.

vacas en la lechería flotante en los Países Bajos

Además de la comida que produce, van Wingerden considera que el valor educativo de la granja, especialmente para los niños, es una de sus mayores virtudes. "Es importante mostrar a la gente de las ciudades que la agricultura es nuestra fuente diaria de alimentos", dice.

Sea como sea, hay un debate dentro de Rotterdam sobre el impacto real de la granja.

Nick van den Berg, gerente de desarrollo de Rotterdam Food Cluster, un proyecto municipal para desarrollar agricultura sostenible, tecnología de invernaderos y logística de alimentos, dice que la granja flotante es más un tema de conversación y especulación que cualquier otra cosa.

"Creo que es un escaparate, pero no un modelo de negocio", dice. Van den Berg es un partidario de la agricultura vertical (cultivar en pilas o en los costados o techos de edificios), pero dibuja la línea para poner el ganado en el agua. "Realmente creo que el ganado debe vivir en campos abiertos y no en granjas flotantes".

Van Wingerden llama a esa visión "completamente sin sentido".

"Todo lo que podemos hacer para reducir las pérdidas de alimentos y la contaminación del transporte de alimentos ayuda", dice.

El ochenta por ciento de Rotterdam se encuentra bajo el nivel del mar, y para 2025 la ciudad quiere volverse 100 por ciento resistente al cambio climático. Arnoud Molenaar, el director de resiliencia de la ciudad, cree que la granja flotante contribuye a ese objetivo. "Es un innovador ejemplo para muchas otras ciudades delta del mundo", dice.

Aún está por verse si la tecnología de la granja flotante se escalará en la medida en que pueda hacer una mella real en la producción de alimentos. Pero ahora que la granja está funcionando, la gente está empezando a reconsiderar sus ideas preconcebidas.

"Al principio, suena fantástico, caro y poco práctico", dice Sarah Gardner, investigadora de políticas agrícolas del Williams College en Williamstown, Massachusetts. "Pero he llegado a apreciar este proyecto como una brillante solución de ingeniería para una creciente crisis mundial: producir alimentos para casi 10 mil millones de personas para mediados de siglo en una base de tierra cada vez más reducida".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar