updated 10:11 PM CET, Dec 4, 2016

La NASA diseña un "barco" que navegará un mar extraterrestre

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

barco, globo y sonda misión TIME

La misión Titan Mare Explorer (TIME) explorará por primera vez un mar extraterrestre

Titán se parece extrañamente a la antigua Tierra, y tiene viento, lluvia y lagos

barco exploración misión TIME

Parece que con esto de la amenaza del cambio climático, máxime cuando esta pasada semana no se llegó en la cumbre de Copenhague sobre el clima a un compromiso real para disminuir las emisiones de CO2, algunos ya están preparando la exploración de otros mares fuera de la Tierra por si hay que salir corriendo de ella... ¿o tiene que ver con la búsqueda de hidrocarburos?

Investigando un poco sobre la información de ayer del "Draken Mare", el gran mar descubierto en Titán, la luna de Saturno, me encuentro con que la NASA esta trabajando sobre uno de los conceptos prometedores que varios investigadores han propuesto. El objetivo: navegar en los hidrocarburos de Titán con una nave alimentada por energía atómica.


Esta podría ser una de las mayores aventuras en que pueda embarcarse la NASA en los próximo años, lanzando un robot que "acuatizaría" en un lago en Titán. El robot flotaría en el lago de Titán meciéndose bajo las olas y explorando el ambiente, en cuya superficie ya se sabe que hay grandes cuencas de metano líquido, y, si la agencia espacial estadounidense da el visto bueno, se trataría de la primera exploración de un mar extraterrestre.

El proyecto está bajo estudio hace dos años y en las próximas semanas se espera que la NASA lo anuncie formalmente.

"Es algo que realmente aviva la imaginación", dijo la Dra. Ellen Stofan, de Proxemy Investigación, que dirige el equipo de estudio.

Saturno y alguna de sus lunas "La historia de la exploración humana en la Tierra ha tenido mucho que ver con la navegación en el mar, y la idea de que podemos explorar por primera vez un mar extraterrestre creo que sería alucinante para la mayoría de la gente", dijo a la BBC. Estos grandes "charcos" contienen metano, etano, propano y probablemente muchos otros tipos de hidrocarburos compuestos (ricos en carbono).

Para Raúl Joya, director del observatorio astronómico de la universidad Sergio Arboleda, con este proyecto se pretende “entender la formación de los hipotéticos lagos y el posible desarrollo de vida como seguramente en la tierra lo tuvimos hace millones de años”.

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos que permitiría realizar este proyecto en Titán podrían tener relevancia para el estudio del planeta Tierra y haría posible el estudio de procesos climáticos similares a los nuestros bajo circunstancias muy diferentes.

Así mismo, los científicos han calificado esta misión como algo que realmente cautiva la imaginación y es alucinante; y según el experto colombiano de la Universidad Sergio Arboleda, esto se explica en que nunca se han navegado mares extraterrestres.

“Es fascinante puesto que allí se ha vislumbrado la presencia de un mar, entonces la expectativa de explorar otro mar diferente a los que hay en la tierra es algo muy interesante, solo que no vamos a encontrar agua sino metano líquido”, indicó Joya.

Ligeia Mare, Titán El equipo de investigadores pretende colocar en una especie de barco pequeño instrumental científico en su interior, en el Ligeia Mare, uno de los lagos más grandes de Titán; sería lanzado en una nave en 2016 pero, debido al largo viaje, no estaría navegando en Titán antes de 2023.

Titán, extrañamente se parece a la Tierra puesto que comparte aspectos del tiempo atmósferico que se dan en la Tierra, como viento, lluvia y lagos. La diferencia es que estos procesos tienen lugar a temperaturas gélidas en las que el metano y el etano reemplazan el agua líquida. El descubrimiento de multitud de lagos que salpican algunas regiones del planeta propicia este concepto de misión, que podría resultar un complemento o una alternativa a vehículos de descenso móviles o estacionarios que la NASA ha enviado hacia otros lugares.

"Tenemos el financiamiento para estudiar la posibilidad de enviar una cápsula a un lago de Titán", explicó Ellen Stofan, geóloga de Proxemy Research en Maryland. "Científicamente, es algo más allá de lo que suele hacerse."

El concepto puede resultar algo fantasiso, pero todavía debe esperar la selección final para una de las próximas misiones del programa Discovery. Pero puede implicar un empujón en el desarrollo técnico de un generador nuclear más potente.

Titan Mare Explorer Un módulo de descenso a un lago forma parte de la misión propuesta por la NASA Titan Saturn System Mission, un ambicioso plan que enviaría tres sondas, entre ellas un vehículo emplazado en un globo y un orbitador que explorarían Titán.

Titán invita al uso de misiones acuáticas al estar su hemisferio norte salpicado por multitud de lagos. Las temperaturas están en torno a -180º C y este ambiente es propicio para la fenómenos como la lluvia de metano para formar lagos en la superficie.

"Hace mucho frío, pero los desafíos tecnológicos no son tan grandes como pudiéramos pensar", explicó Stofan. "acuatizar es menos complicado que aterrzar."

Un acuatizaje con éxito necesita un buen lago candidato. Muchos de los miles de lagos de Titán alcanzan dimensiones de unos pocos kilómetros, pero dos de los lagos más grandes de la región boreal se extienden cientos de kilómetros y pueden compararse en tamaño a los Grandes Lagos de Norteamérica o al Mar Negro de Europa. Tanto Ligeia Mare como Kraken son objetivos que podemos alcanzar con gran fiabilidad", añadió Stofan.

La gruesa atmósfera de Titán también hace el descenso y el aterrizaje algo más sencillo que los módulos de descenso o rovers que viajan a Marte. La densa atmósfera de Titán es eficaz en el frenado de estos ingenios, en comparación con la ténue atmósfera marciana que complica el descenso. También el desafío tecnológico es menor que realizar cosas sin precedentes hasta ahora como aterrizar en la luna de Júpiter, o el emplear de posibles robots perforadores.

rocas de hielo en Titán La gruesa atmósfera de Titán también hace el descenso y el aterrizaje algo más sencillo que los módulos de descenso o rovers que viajan a Marte. La densa atmósfera de Titán es eficaz en el frenado de estos ingenios, en comparación con la ténue atmósfera marciana que complica el descenso. También el desafío tecnológico es menor que realizar cosas sin precedentes hasta ahora como aterrizar en la luna de Júpiter, o el emplear de posibles robots perforadores.

La cápsula de descenso acuatica tiene una larga lista de objetivos científicos para ir más allá de la toma de imágenes del lago o el cielo. Estofan espera que pueda además medir la composición química del lago, medir la profundidad, estudiar el ciclo lago-atmósfera de intercambio de compuestos orgánicos. Un sonar incorporado podría incluso trazar un perfil del fondo del lago (Ver una animación recreada del descenso de la capsula ).

Todos los instrumentos necesarios necesitan energía, por lo que Stofan explica que los generadores nucleares son la mejor opción. La gruesa atmósfera de Titán y la poca intensidad de luz en órbita de Saturno hace inútiles a los paneles solares, aunque hayan sido muy eficaces en los rovers marcianos durante años. Tampoco unas baterías son una buena opción puesto que sólo proporcionarían energía durante unas pocas horas como mucho.

El Explorador Titán Mare (TIME) ya ha sido objeto de estudio durante dos años. Está previsto que el esfuerzo económico sea relativamente de bajo coste - en el orden de de 400 millones de $US.

La misión se podría iniciar en enero de 2016, haciendo algunos sobrevuelos de la Tierra y Júpiter para recoger la energía gravitacional para poder ir directamente a la luna de Saturno durante un Splash Down en junio de 2023.

Los científicos tienen un par de mares en mente para probar los instrumentos marítimos de sus "buques" de investigación en ese mundo, el Ligeia Mare y el Kraken Maren, que tienen aproximadamente unos 500 kilómetros de ancho.

Si la cápsula acuatiza en Titán algún día, su mastil llevará una cámara en lugar de una vela. El viento y las corrientes empujarían a este ingenio flotante durante meses, aportando imágenes de aquel extraño mundo.

Crédito imágenes: NASA | ESA