updated 4:02 PM CET, Dec 6, 2016

La concha de un caracol marino inspira nuevas corazas militares

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Alviniconcha hessleri y Crysomallon squamiferum

La capacidad de una concha de caracol de mar para resistir a los fuertes golpes, podría inspirar a la nueva generación de armaduras militares

Un estudio financiado por el Ejército de EE.UU. se fija en la concha de un molusco para crear mejores armaduras para los militares y blindajes más duros para sus vehículos

Crysomallon squamiferum, caracol marino píe escamoso Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) aseguran que la concha de un molusco marino (Crysomallon squamiferum), descubierto hace algunos años en lo más profundo del Océano índico, es tan increiblemente resistente que puede inspirar la creación de armaduras para los soldados y el blindaje de los vehículos militares.

La investigación, que se publica en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y está financiada por el Departamento norteamericano de Defensa, indica que la concha del curioso animal, denominado «pie escamoso», es diferente a cualquier otra de origen natural o creada por el hombre. Su peculiar estructura de tres capas es capaz de disipar la energía que podría debilitarla o causarle fracturas. Supone un escudo protector inmejorable.


Christine Ortiz, MIT
"La copia de varios aspectos de esta estructura podría ayudar a los científicos a diseñar mejores armaduras de uso militar", asegura Christine Ortiz , miembro del Instituto para las Nanotecnologías del Soldado en el MIT. Ortiz comenzó a interesarse por este gasterópodo cuando fue descubierto en 2003. El caracol vive en un entorno duro, en el fondo de Océano índico, cerca de respiraderos hidrotermales que arrojan agua caliente. Por este motivo, el animal está expuesto a fluctuaciones de temperatura y una elevada acidez, además de ataques de depredadores, como cangrejos y otras especies de caracoles.

A pesar de sus circunstancias, el «pie escamoso» es un superviviente nato. Cuando un cangrejo ataca a un caracol, se agarra a su caparazón y aprieta hasta que éste se rompe y puede acceder a las partes blandas para darse un banquete. Puede pasar días así si es necesario para conseguir sus propósitos. Nuestro protagonista aguanta como un jabato. Su concha está preparada para los peores ataques gracias a sus tres capas: una exterior con gránulos de sulfuro de hierro, una media orgánica muy gruesa y una interna calcificada. Es precisamente la capa del medio la que permite absorber mucha energía durante un ataque. De igual forma, ayuda a la especie a disipar el calor y las fluctuaciones térmicas que sufre al estar cerca de los respiraderos hidrotermales.

La mayoría de las otras conchas de caracol tienen una capa de calcificación con un recubrimiento orgánico de bajo espesor en el exterior.

fumarola oceánica marina Ortiz y sus colegas fueron capaces de estudiar las propiedades de la concha de estos moluscos con una máquina con punta de diamante, aplicando a la concha la misma cantidad de fuerza que las pinzas de un cangrejo atacante podría utilizar. Luego utilizaron los datos del modelo de las capas de la concha y efectuaron un "ataque de cangrejo virtual"  en él. De esta forma, desarrollaron un modelo informático del exoesqueleto del caracol.

La idea de la armadura con recubrimiento basado en nanopartículas de hierro que disipen la energía de un golpe mediante la generación de microgrietas está "en gran parte inexplorado en los sistemas de síntesis" y es particularmente prometedor, dice Ortiz.

Cascos, motos y oleoductos árticos que chocan con los icebergs, que lleva a caros derrames de petróleo, también podrían beneficiarse, dice Ortiz, que también está estudiando los sistemas de armas desplegados por los moluscos marinos conocidos como quitones, erizos de mar, escarabajos y un pez conocido como el Bichir Senegal.

"Es el primer paso en la comprensión de cómo podríamos crear una síntesis de ingeniería imitando una estructura de protección", dice ella.

Primera lectura: ABC.es Judith de Jorge