¿Se pueden remolcar los icebergs a ciudades sedientas de agua?

remolcar un iceberg

Si, pero el inconveniente sería mantenerlo frío en temperaturas más cálidas del agua

El gigante de 1,5 millones de toneladas andaba suelto.

El enorme iceberg teñido de azul se dirigía directamente a una plataforma de perforación en alta mar en el mar de Kara, frente a Siberia occidental. Dos humeantes remolcadores rusos, el Almaz y el Kigoriak, llegaron al lugar con una cuerda de remolque de veinte centímetros de espesor y un cuarto de milla de largo. El Almaz tomó un extremo, el Kigoriak el otro, y moviéndose en minuciosa sincronía, los remolcadores formaron un lazo alrededor del témpano. Lo arrastraron ligeramente fuera de curso, donde las corrientes árticas tomaron el control.

Los esfuerzos de los remolcadores evitaron una desastrosa y costosa colisión. Pero empujar un iceberg es una cosa; moverlo miles de kilómetros es otra.

Puede parecer ciencia ficción, pero es algo en lo que el geólogo Alan Condron de la Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) ha estado pensando mucho últimamente. Ha estado estudiando la posibilidad de remolcar un iceberg desde la Antártida hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica, que recientemente experimentó una crisis de agua.

"Los grandes icebergs podrían usarse para aliviar la sequía y abastecer de agua a una ciudad", dice Condron. "Una de las cosas buenas es que no tendrías que tratar el agua con químicos. Es dulce y pura".

El gran remolque

Los investigadores han planteado durante décadas la idea de remolcar icebergs a larga distancia. En 1973, la RAND Corporation incluso desarrolló un informe de 83 páginas para la National Science Foundation titulado "Los icebergs antárticos como recurso global de agua dulce" [PDF].

Casi 50 años después, lugares con estrés hídrico como el Golfo Pérsico, Ciudad del Cabo y Perth, Australia, todavía están esperando a que llegue su iceberg. Condron espera que su espera termine pronto. Dice que con las sofisticadas tecnologías de modelado por computadora de hoy en día, se puede simular con precisión el remolque de un iceberg a larga distancia hasta Ciudad del Cabo. "Hasta donde yo sé", dice, "esta es la primera evaluación de la viabilidad de remolcar icebergs utilizando los últimos modelos climáticos y de icebergs".

remolcar un iceberg a Ciudad Cabo

Simulando la situación real

¿Qué tamaño tendría que tener un iceberg para saciar la sed de una ciudad como Ciudad del Cabo? No tan grande como podrías pensar, dice Condron. "Sorprendentemente, el modelo muestra que un iceberg capaz de sobrevivir al remolque puede ser bastante pequeño en su punto de captura", dice. Incluso considerando el derretimiento que podría ocurrir en el camino, un iceberg de solo 600 m de largo y 200 metros de espesor entregaría suficiente agua a Ciudad del Cabo para aliviar el estrés hídrico en la región durante más de un año, dice.

En un día cualquiera, en la Antártida hay a la deriva miles de icebergs de este tamaño. "Este es un resultado fantástico, ya que también abre la posibilidad de que los icebergs puedan ser remolcados a regiones similares para proporcionar alivio de agua de emergencia 'a pedido'".

Pero hay un inconveniente. Condron hizo estos cálculos basándose en lo que se conoce como icebergs "desprotegidos". Estos son témpanos que carecen de material aislante, como espuma plástica, que podría reducir el derretimiento. Los investigadores han propuesto amarrar esos témpanos a unos 30 km de Ciudad del Cabo para recolectar agua de ellos. Sin embargo, en promedio, estas aguas tienen una temperatura templada de 15 a 20 grados centígrados. A esas temperaturas, un iceberg del tamaño de los del estudio de Condron se derretiría en semanas o incluso días.

"Si no se toman medidas para reducir el derretimiento durante el remolque o en su destino de entrega, un iceberg capaz de proporcionar a Ciudad del Cabo suficiente agua dulce para un año tendría que tener cuando llegue la asombrosa longitud de 3 kilómetros, dice. Para tener en cuenta la pérdida de agua en ruta, un iceberg tendría que comenzar su viaje desde la Antártida midiendo al menos 5 kilómetros de largo.

Puede ser difícil imaginar un iceberg de ese tamaño en tránsito hacia Sudáfrica, pero Condron dice que es un lugar para comenzar. Ahora que sus modelos han proporcionado una estimación del tamaño óptimo de un témpano de agua, los investigadores pueden calcular cuántos barcos y qué tipo de barcos podrían ser capaces de arrastrarlo.

Las embarcaciones tendrían que superar los vientos y las corrientes oceánicas sin apenas moverse a una velocidad constante de medio nudo. Velocidades más altas pueden crear vibraciones de las olas del océano que fracturen el rígido hielo y hagan que se rompa.

Por supuesto, dice Condron, si pudiéramos encontrar una forma de aislar el iceberg y reducir el derretimiento, entonces podría ser mucho más pequeño y, por lo tanto, más remolcable. "El remolque de icebergs podría llegar a ser una fuente de agua económicamente viable", dice. "Esa es la esperanza al menos".

Pero incluso si el esquema resulta posible y relativamente asequible, surge otra gran pregunta: ¿Cómo afectaría a los ecosistemas marinos remolcar un gigantesco iceberg a través del Océano Austral?

remolcar un iceberg

Un obstáculo gigante

Michelle Shero, bióloga del WHOI que estudia las focas de Weddell y otros mamíferos marinos en la Antártida, duda en especular sobre lo que podría significar el remolque de icebergs para la vida silvestre que estudia. Pero ella dice que los grandes icebergs que derivan naturalmente de los eventos de parto, como el iceberg A-68a que actualmente se acerca a la isla de Georgia del Sur en el Atlántico Sur, pueden causar problemas. "Los eventos de partos de icebergs pueden bloquear extensas áreas y evitar que el viento y las corrientes faciliten la ruptura normal del hielo que es importante para la productividad del verano", dice Shero.

Uno de estos eventos ocurrió en el año 2000, cuando un iceberg más grande que Jamaica conocido como Iceberg B-15 se desprendió de la plataforma de hielo de Ross en la Antártida y se abrió camino hacia el territorio de las focas de Weddell. Científicos de la Universidad Estatal de Montana investigaron los impactos y encontraron que las focas hembras tuvieron menos crías durante los cinco años en que el iceberg estuvo en su territorio.

foca de Weddell

"Las focas necesitan encontrar grietas o hacer sus propios agujeros para respirar en el hielo", dice Shero. "Entonces, cuando hay este tipo excepcional de extensión de hielo y el hielo es mucho más grueso de lo normal, les resulta difícil viajar de regreso a sus colonias de reproducción". Es importante destacar que las focas de Weddell dieron a luz a menos cachorros durante los "años del iceberg", pero el evento no pareció afectar las tasas de supervivencia.

Las temperaturas del agua chocan

Los icebergs rotos, por supuesto, no tienen a nadie remolcándolos. Presumiblemente, con suficiente planificación e información, los operadores de barcos podrían minimizar los impactos sobre la vida silvestre en la Antártida. Pero todavía existe la posibilidad de que surjan problemas al final del viaje: ¿Cómo podrían afectar las grandes cantidades de agua dulce helada a los ecosistemas marinos más al norte, donde los hábitats son cálidos y salados?

Condron dice que esta es una de las principales preocupaciones ambientales que deberían abordarse antes de que ocurra un remolque de larga distancia. "Comprender qué tan fría y dulce es el agua de un iceberg, y si es algo de lo que deberíamos estar preocupados", dice, "sería fundamental".

Si un iceberg zarpa alguna vez de la Antártida hacia climas más cálidos, el experimento proporcionaría una mirada sin precedentes a la dinámica del derretimiento del iceberg, algo que los investigadores hasta ahora solo han podido modelar. Proporcionaría valiosa información sobre un tema que probablemente se vuelva cada vez más importante a medida que el clima se calienta, y sería una buena prueba de los modelos existentes.

Sin mencionar que sería un espectáculo asombroso. "Es intrigante que puedas mover algo de una región polar y de repente poder verlo en el horizonte desde una playa tropical", dice Condron. "Sería una gran yuxtaposición".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.