El plan para criar peces en la luna

lubina europea

Criar peces audazmente donde nadie antes ha criado peces

Los huevos de lubina, los 200, estaban colocados en su módulo y listos para funcionar. El equipo de tierra había contado los huevos con cuidado, comprobado que cada uno tenía un embrión y los había sellado herméticamente dentro de un plato curvo lleno hasta el borde con agua de mar.

La cuenta regresiva y luego ¡encendido! Durante dos minutos completos, los preciosos huevos sufrieron un temblor desenfrenado cuando cobraron vida los motores del cohete, seguido de otros ocho minutos de agitación intensificada mientras ascendían a los cielos. Estos peces embrionarios se dirigían a la órbita terrestre baja. Siguiente parada: la luna.

Bueno, todavía no se han ido. Pero después de una reciente simulación diseñada para recrear el intenso temblor de un despegue típico, los investigadores en Francia descubrieron que los huevos sobrevivieron bien a la terrible experiencia. Es un descubrimiento crucial en el progreso de Lunar Hatch, un programa que tiene como objetivo determinar si los astronautas podrían criar peces con éxito en una futura base lunar.

En última instancia, Cyrille Przybyla, un investigador de acuicultura en el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar que dirigió la investigación, sueña con diseñar una piscifactoría lunar que use agua que ya está en la luna para ayudar a alimentar a los residentes de la futura aldea lunar que se establecerá por la Agencia Espacial Europea (ESA).

El proyecto Lunar Hatch es solo una de las alrededor de 300 ideas que la ESA está evaluando actualmente, y puede o no ser seleccionada para la misión final. Sin embargo, la esperanza de Przybyla es ofrecer a los residentes lunares alimentos frescos, apetitosos y ricos en proteínas, no solo paquetes de comida liofilizada.

"Propuse la idea de enviar huevos, no peces, porque los huevos y los embriones son muy fuertes", dice Przybyla.

Sus experimentos hasta ahora sugieren que tiene razón. Sin embargo, la investigación de su equipo también ha sugerido que no todos los peces son igualmente aptos para el espacio.

Para comenzar su búsqueda del astropez perfecto para servir en la luna, Przybyla y sus colegas redujeron una lista de cientos de especies a solo un puñado: aquellas con modestas necesidades de oxígeno, baja emisión de dióxido de carbono, un corto tiempo de eclosión y una resistencia a las partículas cargadas, ya que las formas de vida están expuestas a la radiación durante los viajes espaciales. Luego decidieron investigar la integridad de los huevos producidos por dos especies: la lubina europea (Dicentrarchus labrax) y la corvina (Argyrosomus regius).

cultivos espaciales

Los vasos de precipitados que contenían los huevos se agitaron inicialmente con un equipo de laboratorio estándar llamado agitador orbital. Pasaron esta primera prueba. Luego, fueron expuestos a vibraciones mucho más fuertes usando una máquina diferente que los sacudió en una secuencia especial diseñada para simular el lanzamiento de un cohete Soyuz ruso. El equipo argumenta que ningún vuelo espacial induciría a una vibración más extrema que esa.

Después de agitarse, eclosionaron el 76 por ciento de los huevos de lubina, un resultado que no estuvo muy lejos de la tasa de éxito del 82 por ciento de las muestras de control sin agitar. En comparación con la lubina, a los huevos de corvina les fue aún mejor: el 95 por ciento de los huevos sacudidos eclosionaron en comparación con el 92 por ciento de los del grupo de control.

"Fue completamente loco", dice Przybyla con alegría. "El medio ambiente era muy duro para estos huevos".

Przybyla sospecha que, habiendo evolucionado para resistir las adversidades de los entornos acuáticos, donde pueden soportar fuertes corrientes, olas y colisiones con superficies duras, los huevos de los peces están naturalmente listos para el espacio.

Además de la ventaja nutricional de los filetes de pescado cultivados en la luna, Przybyla sugiere que habrá otros beneficios para los astronautas que algún día se encontrarán criando animales en el espacio.

"Desde el punto de vista psicológico, es mejor tener un recordatorio de la Tierra: tienes un jardín, tienes un tanque con peces", dice.

Luke Roberson, investigador del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, está de acuerdo. Los astronautas que viven en la Estación Espacial Internacional pasan tiempo cuidando y visitando las plantas que crecen a bordo, dice.

plantas en la Estación Espacial

"Agregue a eso un pez mascota o un invertebrado mascota, agrega otro nivel de beneficio psicológico. Eso lo hace sentir más humano", dice Roberson.

El diseño de sistemas autónomos y autosuficientes para la producción de alimentos más allá de la Tierra será crucial para los futuros programas de exploración espacial, agrega. Y dice que el estudio de Przybyla es "un gran primer paso" para demostrar que la acuicultura es una parte viable de ese futuro.

Roberson también señala que la lubina es una opción interesante porque la especie es tolerante a diferentes niveles de salinidad. Eso podría hacer que sea más fácil acomodarlos a pesar de la escasez de agua de la luna. Y, agrega, la lubina podría potencialmente recibir aguas residuales de otros sistemas de base lunar que utilizan agua del entorno lunar para producir combustible para cohetes a base de hidrógeno.

Sin embargo, podría haber una opción aún más apropiada de productos marinos lunares. Roberson y sus colegas consideraron recientemente los pros y los contras de varias especies como candidatas para la acuicultura fuera del mundo. Resulta que los invertebrados, como los mejillones y los camarones, podrían ser una apuesta incluso mejor que la lubina: "Las especies de vertebrados ocupan mucho espacio y no proporcionan la ingesta calórica por masa", dice Roberson.

Cóctel de gambas celestiales, ¿alguien se apunta?

Referencias:

European sea bass (Dicentrarchus labrax) and meagre (Argyrosomus regius) fertilized egg resistance to a spacecraft launcher vibration qualifying test
Aquatic invertebrate protein sources for long-duration space travel

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar