¿Por qué no podemos beber agua salada?

agua salada
El agua salada causa deshidratación rápidamente

La superficie de la Tierra es 71% agua, pero solo el 3,5% es potable

Los riñones solo pueden producir orina que es menos salada que nuestra sangre

El agua es esencial para nuestra supervivencia y, sin embargo, más del 96% del agua líquida del planeta es agua del océano, y contiene tanta sal que los humanos no pueden beberla.

El agua de mar salada no saciará tu sed, y beber demasiada puede incluso provocar la muerte por deshidratación.

Pero si el agua salada sigue siendo agua, ¿Por qué no podemos beberla?

La respuesta a esa pregunta es bastante sencilla: el agua salada es simplemente demasiado salada para que nuestros riñones la procesen.

Aproximadamente el 3,5% del peso del agua de mar proviene de la sal disuelta, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). Si se eliminara toda la sal de los océanos y se esparciera por todas las superficies terrestres de la Tierra, la capa salada se elevaría a más de 500 pies (166 metros) de altura, casi tanto como un edificio de oficinas de 40 pisos, dice la NOAA.

La salinidad del agua de mar es demasiado alta para que los humanos la procesen de manera segura, ya que nuestras células requieren agua "en una forma relativamente pura", dijo Rob DeSalle, curador del Instituto Sackler de Genómica Comparada del Museo Americano de Historia Natural en Nueva york.

"Para la mayoría de los animales, los riñones filtran las impurezas del agua", dijo DeSalle. "Lo que sucede cuando bebes agua salada es que ingieres mucha sal que el cuerpo necesita expulsar".

Lo hace en forma de orina, que los riñones producen al disolver las impurezas en el exceso de agua, que luego se envía a la vejiga para ser eliminada. Pero los riñones solo pueden producir orina que es menos salada que nuestra sangre, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y el agua salada contiene más de tres veces la cantidad de sal que normalmente está presente en la sangre humana. Esto significa que por cada taza de agua salada que bebas, necesitarás beber al menos el mismo volumen de agua para que tus riñones eliminen toda esa sal.

"Se podría decir '¿Por qué no simplemente beber más agua salada?'", dijo DeSalle. "Pero luego te queda más sal que luego tendrías que enjuagar con aún más agua. Entonces, el agua salada nunca puede saciar tu sed, solo puede hacer que tengas más sed".

Algunos animales pueden beber agua salada, entonces, ¿por qué nosotros no?

Sin embargo, algunos animales en los ecosistemas oceánicos tienen adaptaciones que les permiten beber agua salada de manera segura. Las aves marinas, como los albatros, las gaviotas y los pingüinos, que pueden pasar semanas en mar abierto sin agua dulce a la vista, tienen glándulas de sal y ranuras especializadas en sus picos para filtrar y purgar el exceso de sal del agua ingerida antes de que llegue a sus estómagos y sea absorbida por su sangre, según la Sociedad Audubon. Los mamíferos marinos como las ballenas, los delfines y las focas también han desarrollado adaptaciones a la vida en un entorno donde el agua dulce escasea o no existe.

"Los mamíferos marinos han adaptado enzimas especiales y estructuras celulares que les permiten purgar el exceso de sal de sus sistemas", dijo DeSalle. "Es como si tuvieran súper riñones".

Entonces, ¿Por qué no lo hacemos igual? ¿Por qué los humanos, y casi todos los demás animales terrestres, evolucionaron para beber agua dulce cuando el agua salada es mucho más abundante?

A medida que los animales emergieron de los antiguos mares hace cientos de millones de años y comenzaron a adaptarse a la vida en la tierra, las especies se alejaron de los hábitats costeros donde había mucha agua salada. Muchas especies terrestres, incluidos nuestros ancestros primates, eventualmente llegaron a habitar ecosistemas del interior que tenían abundante agua dulce en lagos y ríos, pero muy pocas fuentes de agua salada, si es que las tenían. Esto probablemente dio forma a las adaptaciones biológicas para beber agua que no era salada.

"La mayoría de nuestros antepasados no estuvieron expuestos al agua salada, ya sean animales en general, primates o insectívoros", dijo DeSalle. "Entonces, la selección natural se perfeccionó en el procesamiento de agua sin sal, y nuestra fisiología se afinó tanto que interrumpirla con agua salada en el futuro se vuelve muy peligroso y dañino".

Etiquetas: BeberAgua salada

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: