La gripe aviar ha matado a millones de aves marinas en todo el mundo, la por ahora inmune Antártida podría ser la próxima

pingüinos emperador y elefantes marinos

Varias especies antárticas son particularmente vulnerables a los brotes de enfermedades

A menudo se imagina a la Antártida como el último lugar salvaje intacto. Desafortunadamente, la influenza aviar ("gripe aviar") está invadiendo el continente helado. El virus ya llegó a las islas subantárticas entre la Península Antártica y América del Sur. Es sólo cuestión de tiempo que llegue al continente antártico.

Hasta el momento se ha detectado influenza aviar en varias especies de aves marinas en la Isla Georgia del Sur y las Islas Malvinas (Falkland). Se sabe que estas aves viajan a la Antártida. Los investigadores también sospechan que la influenza aviar causó muertes masivas de elefantes marinos del sur.

La llegada de la gripe aviar a la Antártida podría tener consecuencias potencialmente catastróficas para la vida silvestre, diezmando grandes poblaciones.

Los brotes de gripe aviar antártica también pueden perturbar las actividades turísticas y de investigación durante la ajetreada temporada de verano. Entonces, ¿Qué podemos hacer durante este difícil momento?

La pandemia de gripe aviar

Estamos en medio de una "panzoótica", una pandemia de gripe aviar a gran escala, que está ocurriendo en todo el mundo y ha afectado a más de 200 especies de aves silvestres.

Si bien esta cepa de influenza aviar (H5N1) es un viejo enemigo, han cambiado la genética y la epidemiología del virus. Antaño se encontraba principalmente en las aves de corral, pero ahora está infectando a un gran número de aves silvestres. Las aves migratorias han propagado el virus y ahora se están produciendo importantes brotes en Europa, Asia, África, América del Norte y América del Sur.

La gripe aviar ha devastado las poblaciones de aves marinas en todo el mundo, incluida una reducción del 70% de los alcatraces en Bass Rock en el Reino Unido. Muchas aves están enfermas, con signos que incluyen pérdida de coordinación, ojos llorosos, torsión de la cabeza, dificultad para respirar o letargo.

Más allá de las aves, este virus puede haber matado a más de 30.000 leones marinos sudamericanos y a más de 2.500 crías de elefante marino del sur en América del Sur. En Georgia del Sur se han observado muertes masivas de crías de elefante marino, pero el virus no se detectó en las muestras enviadas para pruebas de laboratorio.

gripe aviar em un león marino

Imagen: La gripe aviar ha estado implicada en la muerte de leones marinos y elefantes marinos en América del Sur. Aquí, expertos del Servicio Nacional Forestal y de Vida Silvestre (Serfor) de Perú están examinando un león marino muerto en una playa de Perú a principios de este año. EPA/Serfor Perú

La gripe aviar avanza hacia el sur

La primera detección de influenza aviar cerca de la Antártida se produjo a principios de octubre en la Isla Bird, Georgia del Sur, en skúas pardas (aves marinas similares a grandes gaviotas). Unas semanas más tarde se confirmó un caso en las Islas Malvinas (Falkland) en otra especie de ave marina, el fulmar austral. El análisis genético reveló que el virus entró en estas regiones en dos ocasiones distintas.

Las skúas y las gaviotas cocineras fueron destacadas como las especies con mayor probabilidad de propagar el virus al continente antártico en una reciente evaluación de riesgos, ya que viajan a la región desde América del Sur. También son muy susceptibles a la gripe aviar, y especies relacionadas en el hemisferio norte sufren pérdidas de más del 60%.

¿Qué significa esto para la Antártida?

La Península Antártica, con sus zonas libres de hielo, es un importante caldo de cultivo para muchas especies antárticas clave.

Fundamentalmente, esas especies (y otras, incluido el icónico pingüino emperador) viven en densas colonias y no se encuentran en otras partes del mundo, lo que las hace particularmente vulnerables a los brotes de enfermedades.

Los brotes en la Península Antártica también serán extremadamente perjudiciales para la industria del turismo. Más de 104.000 personas la visitaron como turistas en la temporada 2022-23. La gente la visita para ver la vida silvestre, realizar un desembarco continental y disfrutar del paisaje.

Una vez que se confirme la gripe aviar en un lugar en particular, los sitios se cerrarán a los turistas. Esto conducirá a una experiencia diferente para los visitantes, ya que los encuentros con la vida silvestre en tierra se convertirán en actividades en cruceros.

pingüinos Adelia

Imagen: Pingüinos Adelia en la isla Paulet, Antártida. Crédito: Megan Dewar

¿Qué se está haciendo?

La Red de Salud de la Vida Silvestre Antártica del Comité Científico de Investigación Antártica ha desarrollado recomendaciones para las comunidades de investigación y turismo.

Estas recomendaciones incluyen información sobre bioseguridad, pruebas y notificación de casos. La base de datos de la red recopila información sobre casos sospechosos y confirmados de la cepa de influenza aviar H5N1 en la región antártica. Esto es fundamental para un rápido intercambio de datos.

Durante la temporada 2022-23, un pequeño número de investigadores [PDF] analizaron casos sospechosos y realizaron encuestas que excluyeron la presencia de influenza aviar.

"Este año, gracias a la generosidad de los socios de la industria, ampliaremos drásticamente este esfuerzo. La red realizará estudios en toda la Antártida y subantártica para monitorear la presencia y el impacto del virus en la vida silvestre", dice Hanne E F Nielsen, profesora titular de la Universidad de Tasmania.

Se han impulsado medidas de seguridad y bioprotección en toda la comunidad científica y la industria turística [PDF] para reducir el riesgo de que las personas propaguen el virus. Esto debería garantizar que la investigación científica esencial y las actividades turísticas puedan continuar de forma segura.

Las nuevas medidas actualmente en vigor incluyen:

• Desinfección de botas y ropa exterior
• Uso de máscaras N95, gafas protectoras y guantes cuando se trabaja con vida silvestre
• Restricciones de acceso a sitios infectados

El turismo puede desempeñar un importante papel en la detección y seguimiento de la propagación del virus, alertando a las autoridades sobre nuevos casos en lugares no visitados por los científicos.

La Asociación Internacional de Operadores Turísticos de la Antártida está en alerta máxima. La capacitación adicional para el personal de campo les ayudará a identificar rápidamente las enfermedades de los animales salvajes.

La Antártida está conectada

Muchas amenazas a la Antártida, incluidos el cambio climático, la contaminación y los patógenos, se originan en otros lugares. Se espera que el cambio climático aumente la propagación de enfermedades infecciosas en la vida silvestre y la Antártida no es inmune.

La vigilancia de enfermedades y el intercambio de información entre todos los que trabajan en el extremo sur son vitales para ayudar a minimizar los impactos de la influenza aviar y futuras amenazas de enfermedades.

El ejemplo de la gripe aviar resalta la conectividad de nuestro mundo y por qué debemos cuidar el planeta en casa para proteger el extremo sur.

Etiquetas: Gripe aviarAntártida

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo