Las enfermedades infecciosas también se propagan en ambientes marinos

colonia de focas grises

Van en aumento los brotes virales y bacterianos de mamíferos marinos

La pandemia de coronavirus en curso es un recordatorio de la devastación que pueden causar los brotes de enfermedades. Pero tales desastres no solo afectan a los humanos.

Una nueva investigación dirigida por Claire Sanderson, epidemióloga de vida silvestre e inmunóloga del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia, muestra que los brotes de enfermedades entre los mamíferos marinos han ido en aumento silenciosamente. Entre 1955 y 2018, una sexta parte de las especies de mamíferos marinos sufrió una muerte masiva causada por una enfermedad infecciosa.

Los informes de muertes masivas inducidas por enfermedades en mamíferos marinos han ido en aumento desde al menos 1996. Esto podría deberse en parte a una mayor vigilancia. Sin embargo, también es probable que los científicos sigan subestimando el verdadero número de brotes en estas poblaciones. Los mamíferos marinos viajan grandes distancias en partes remotas de los océanos y, a menudo, el único indicio de que algo ha salido mal es cuando los cadáveres comienzan a llegar a la costa.

La dinámica de las enfermedades en los sistemas marinos está relativamente inexplorada en comparación con las de la tierra. Para abordar esto, Sanderson revisó décadas de trabajos publicados que documentan la ocurrencia de muertes masivas impulsadas por enfermedades. La mayoría de los brotes, descubrió, fueron causados por virus como la influenza A y cepas de Morbillivirus, virus que causan gripe pandémica y sarampión en humanos, respectivamente.

Las bacterias son las siguientes causas más comunes de muerte masiva, pero estas muertes tienden a ser menos graves. En promedio, un brote viral causa aproximadamente 7.000 muertes de mamíferos marinos, mientras que un evento de mortalidad masiva inducido por bacterias causa 350 muertes. En comparación con el número de muertes por los brotes más grandes en poblaciones humanas, estos pueden parecer pequeños, pero en el caso de animales ya amenazados, como los cachalotes y los calderones del Mediterráneo, incluso la pérdida de algunos animales pone en peligro la supervivencia a largo plazo de la población.

La experiencia previa de Sanderson en el estudio de la propagación de enfermedades en especies terrestres demostró que las especies muy sociales están más expuestas a los patógenos virales. El énfasis actual en el distanciamiento físico para mitigar la propagación del SARS-CoV-2 es un excelente ejemplo del papel de la interacción social. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el océano.

En cambio, dice Sanderson, para muchos mamíferos marinos, las características únicas de sus historias de vida, en lugar de la socialización diaria, pueden provocar picos de propagación viral. "Especies como las focas de puerto y las focas del Caspio, aunque se consideran solitarias, en realidad se agregan durante la temporada de reproducción". Las focas salen en grandes grupos, dice, y ahí es cuando ves que se mueven las enfermedades infecciosas.

Para especies muy sociales como los delfines, cree que sus formas de interactuar ayudan a protegerlos de las enfermedades. “Los grupos más grandes se pueden dividir en grupos más pequeños”, explica. "Entonces pueden volver a estar juntos para evitar a los depredadores o intercambiar información". Los delfines son muy fluidos en su estructura social, dice, una dinámica que los ayuda a evitar la transmisión de enfermedades.

Otra diferencia entre los habitantes de la tierra y las especies oceánicas es que los mamíferos marinos están expuestos a patógenos de ambos entornos, mientras que las criaturas terrestres generalmente no lo están. Las enfermedades terrestres se trasladan a las poblaciones marinas cuando los animales llegan a la tierra o cuando la escorrentía contaminada fluye hacia el mar. "Los mamíferos marinos, especialmente aquellos como los pinnípedos que se mueven desde la interfaz terrestre a la interfaz del agua, están expuestos a una mayor diversidad de patógenos", dice ella.

Alonso Aguirre, un experto en enfermedades de la vida silvestre de la Universidad George Mason en Virginia, explica que el morbilivirus canino, que causa el moquillo canino, saltó por primera vez a las focas en 1988 y se ha estado propagando desde entonces. "Sabemos que tiene un origen terrestre", dice. También se han identificado varias cepas de morbilivirus de focas y delfines potencialmente fatales.

Además, Sanderson descubrió que el cambio climático y el calentamiento de las temperaturas de la superficie del mar están asociados con los brotes. Sin embargo, ella cree que aún tenemos que comprender completamente los efectos en cascada que el cambio climático y otras alteraciones antropogénicas tendrán en los ambientes marinos.

El océano es un vasto y altamente interconectado entorno, lo que dificulta predecir o incluso cuantificar el daño de un evento de mortalidad masiva, dice Sanderson.

"Los mamíferos marinos no están tan bien estudiados como los terrestres y no sabemos mucho sobre el nivel de interconexión entre ellos y los ecosistemas en los que viven", dice. "Pero sabemos que los efectos serán de gran alcance".

Artículo científico: Unchartered waters: Climate change likely to intensify infectious disease outbreaks causing mass mortality events in marine mammals

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.