¿Podrían los mamíferos marinos contraer la COVID-19?

mamíferos marinos infestar por COVID-19

Los científicos dicen que es posible a través de la escorrentía de aguas residuales

Algunos mamíferos marinos portan mutaciones genéticas que podrían hacerlos más susceptibles que los humanos al SARS-CoV-2, el coronavirus en el corazón de la pandemia en curso. Si estos mamíferos marinos se infectan, los resultados podrían ser devastadores: más de la mitad de las especies que se predice que serán susceptibles al SARS-CoV-2 ya están en riesgo de extinción.

Se han detectado varios mamíferos, incluidos gatos, perros y visones, con COVID-19, y en abril se enfermaron ocho tigres y leones en el Zoológico del Bronx en Nueva York. Graham Dellaire, patólogo de la Universidad de Dalhousie en Nueva Escocia, que está estudiando cómo afecta el virus a otros animales, y sus colegas han demostrado en su última investigación, que aún está en revisión, que muchos mamíferos marinos también pueden estar en riesgo.

Hasta ahora, la amenaza es teórica (no se sabe que ningún mamífero marino haya contraído el virus) pero se basa en una investigación que analiza la susceptibilidad genética de varios mamíferos marinos a la infección por el SARS-CoV-2.

Para determinar esa vulnerabilidad, los científicos están estudiando qué tan susceptibles son los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) de un animal, que se encuentran en las células de los pulmones, el corazón, los riñones y otros lugares, a la proteína de espiga del virus. Dellaire compara esta proteína de espiga con los dientes de una llave y los receptores ACE2 del animal con las ranuras de la cerradura. Qué tan bien se alineen determina la facilidad con que el virus puede penetrar esas células y causar una infección. En investigaciones anteriores, por ejemplo, Dellaire mostró que una sola variación genética hace que los gatos sean más susceptibles que los perros.

mamíferos marinos en peligro

Imagen: Las especies de mamíferos marinos que se predice que son susceptibles al SARS-CoV-2 pertenecen a la Lista Roja de la UICN (https://www.iucnredlist.org).

Algunos mamíferos marinos tienen receptores ACE2 que se unen aún más fácilmente a la proteína de espiga del SARS-CoV-2 que los receptores humanos. Esto crea una situación de riesgo, dice Dellaire: "Si la eficiencia de unión es alta, no se necesita una alta carga viral para infectarse".

A diferencia de los gatos domésticos o los tigres y leones en un zoológico, los mamíferos marinos salvajes no suelen estar en contacto cercano con las personas. Pero su alta susceptibilidad al virus SARS-CoV-2 significa que los mamíferos marinos pueden estar en riesgo incluso por pequeñas cantidades del virus.

Dado ese potencial, Dellaire y sus colegas analizaron las formas en que los mamíferos marinos podrían entrar en contacto con el coronavirus, identificando la mayor amenaza potencial como aguas residuales contaminadas y sin tratar.

En su artículo, los científicos querían presentar un posible estudio de caso de cómo y dónde los animales marinos salvajes podrían estar en mayor riesgo de contraer COVID-19 debido al vertido de aguas residuales no tratadas. Se centraron en Alaska, yuxtaponiendo las ubicaciones y tipos de instalaciones de tratamiento de aguas residuales más rudimentarias con hábitats conocidos de mamíferos marinos.

"Observamos las regiones costeras que tienen tratamiento primario o basado en lagunas, que es el peor nivel de tratamiento para los desechos", dice Dellaire. "Si alguno de esos tiene fugas, o tienes una gran lluvia, esas aguas residuales sin tratar simplemente van directamente al océano". El análisis muestra que en Alaska, las ballenas beluga, las focas de puerto y las nutrias marinas enfrentan el mayor peligro potencial de infección por SARS-CoV-2.

Esta vía no tendría precedentes. Investigaciones anteriores, dice Tracey Goldstein, patóloga veterinaria de la Universidad de California en Davis, ha revelado casos en los que la escorrentía de aguas residuales ha provocado que los mamíferos marinos se enfermen con patógenos terrestres. Toxoplasma gondii, por ejemplo, un parásito protozoario que pueden transmitir los gatos salvajes, los pumas, los zorros y los gatos monteses, ha llegado a infectar a las nutrias marinas en California. Y hace 10 años, un grupo de elefantes marinos mostró anticuerpos contra la gripe H1N1. Dado que el H1N1 es un virus humano, Goldstein dice que una hipótesis de cómo lo contrajeron es que pueden haber encontrado aguas residuales descargadas de barcos.

Aunque la investigación de Dellaire se centró en los Estados Unidos, otras nuevas investigaciones, como el reciente descubrimiento del virus SARS-CoV-2 en un río en Ecuador, amplían la posibilidad de infección a las aguas residuales no tratadas en otros países.

plantas de aguas residuales en Alaska

Imagen: La gestión de aguas residuales en Alaska identifica áreas de alto riesgo de posible propagación del virus. El mapeo geográfico de las plantas de tratamiento de aguas residuales se realizó utilizando datos del Departamento de Medio Ambiente y Conservación de Alaska.

Sin embargo, un estudio de revisión de julio minimiza el riesgo de que el virus se pueda propagar a los mamíferos marinos. Ian Hewson, oceanógrafo biológico de la Universidad de Cornell en Nueva York, dice que si bien no hay duda de que se han encontrado partículas del virus del SARS-CoV-2 en las aguas residuales, deberían experimentar una descomposición considerable y pérdida de infectividad debido a la dilución y su exposición a la luz solar en el océano.

"La gran pregunta es si [la escorrentía de aguas residuales en el océano es] una ruta viable para la transmisión ... y creo que no lo es", dice Hewson. Sin embargo, agrega que el SARS-CoV-2 ha desafiado hasta ahora las expectativas y ha demostrado ser mucho más estable en el medio ambiente de lo que esperaban los científicos.

Goldstein está de acuerdo con Hewson en que el riesgo para la mayoría de los animales marinos probablemente no sea tan alto. Aunque también agrega la advertencia de que el SARS-CoV-2 es “tan eficiente para sobrevivir” que el riesgo no se puede descartar por completo.

Si esa vía de infección está abierta, Dellaire dice que está particularmente preocupado por la posibilidad de que el SARS-CoV-2 infecte al baiji, un delfín de agua dulce casi extinto que vive en el río Yangtze en China. El río atraviesa Wuhan, el epicentro original de la pandemia de coronavirus. "Te lo garantizo", dice Dellaire, "algún virus llegó al Yangtze".

En general, dice, espera que el estudio motive a las ciudades costeras con mamíferos marinos susceptibles a apuntalar sus plantas de tratamiento de aguas residuales para mantener el virus fuera de los ríos y océanos.

"Lo que estamos diciendo es que si tienes poblaciones locales de estos mamíferos marinos que te preocupan, que están en peligro de extinción, debes asegurarte en primer lugar de que las aguas residuales no lleguen a vías fluviales naturales".

La investigación se publicó en la revista bioRxiv: Pandemic danger to the deep: the risk of marine mammals contracting SARS-CoV-2 from wastewater

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.