Comprando nuevas especies

mercado de pescado

Los científicos todavía están realizando nuevos descubrimientos en los mercados de pescado

El relato de los peces es legendario. El 23 de diciembre de 1938 la conservadora de museo sudafricana Marjorie Courtenay-Latimer recibió una llamada telefónica de su amigo Hendrik Goosen, un capitán de un arrastrero que a menudo la dejaba buscar algo peculiar en la pesca del día. Goosen acababa de regresar con un nuevo botín, incluido un gran pez muy inusual que pensó que despertaría el interés de Courtenay-Latimer. Ciertamente lo hizo.

El pez, azul cuando se captura, pero gris oscuro cuando llegó Courtenay-Latimer, parecía primordial y tenía unas extrañas aletas carnosas. El biólogo J. L. B. Smith identificó luego al pez como un celacanto, una especie que se creía extinguida hace más de 66 millones de años. Fue como sumergir una red en el océano y sacar un plesiosaurio.

En 1997, casi 60 años después del resurgimiento del celacanto, los biólogos detectaron una segunda especie de celacanto en un mercado de pescado de Sulawesi en Indonesia. Este y otros descubrimientos similares han consolidado a los pescadores y los mercados de pescado como importantes fuentes de información para los biólogos marinos ansiosos por descubrir nuevas especies.

Los océanos del mundo son tan vastos y tan profundos que vigilar lo que se lleva al mercado puede alertar a los biólogos sobre especies que probablemente no podrían detectar o distinguir en los hábitats naturales de los animales.

La tarea puede ser un poco resbaladiza, dice Sarah Tucker, investigadora del Instituto de Biología Marina de Hawái. "Los mercados pueden ser difíciles porque el pescado a menudo se obtiene de varios lugares y se intercambian cubos a través de diferentes recolectores de pescado", dice.

mercado de pescadoObtener la información precisa y crítica sobre dónde se capturó un pez puede ser difícil en tales circunstancias. Algunos investigadores desarrollan relaciones con pescadores específicos, tal como lo hizo Courtenay-Latimer, para ayudar a obtener información esencial sobre dónde se extraen los peces. Más que eso, agrega Tucker, "hablar con pescadores y recolectores de peces locales puede ser muy útil para comprender lo que están observando y los nombres locales de esas especies".

A veces, es obvia la presencia de algo nuevo en un arrastrero o en un mercado. En 2018 los biólogos marinos nombraron una nueva especie de tiburón de aguas profundas, Planonasus indicus, que llamó la atención de los investigadores por primera vez en un mercado cerca de la costa suroeste de India.

Pero muchas nuevas especies de peces son crípticas, difíciles de diferenciar basándose únicamente en la anatomía. Para evitar esto, los biólogos a menudo examinan los peces en los mercados utilizando códigos de barras de ADN, un esfuerzo que a veces revela especies previamente desconocidas, como un nuevo pargo de aguas profundas nombrado a principios de este año.

"Cada vez es más común en las publicaciones científicas que se necesitan análisis tanto genéticos como morfológicos", dice Tucker, y las pistas genéticas a veces son el primer indicio de que hay algo nuevo entre los puestos del mercado de pescado.

Y no es solo el pescado lo que los biólogos están interesados en examinar.

"Preferimos comprar especies de peces que aún no se han investigado de forma intensiva, o en absoluto, si nuestro objetivo es encontrar nuevas especies de parásitos", dice el parasitólogo Stefan Theisen de la Universidad de Rostock en Alemania.

El hecho de que los peces tiendan a tener parásitos específicos de su especie significa que es probable que los peces nuevos tengan nuevos parásitos, agrega, y los especialistas revisan puntos calientes anatómicos como el corazón y el esófago en busca de pequeños parásitos. Por lo general, agrega Theisen, se necesita una muestra de alrededor de 35 peces para detectar todos los parásitos que podrían afectar a esa especie, lo que significa mucho tiempo pescando entre los puestos para algo notable.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar