Adiós pastinaca de Java: los científicos declaran la primera extinción de un pez marino

pastinaca de Java
Los científicos saben muy poco sobre la pastinaca de Java (Urolophus javanicus), que no han visto desde que un naturalista compró este espécimen y describió la especie en un mercado de pescado de Yakarta en 1862. Imagen cortesía de Edda Aßel, Museum für Naturkunde Berlin.

Las pastinacas son un tipo de mantarraya de la familia Urolophidae que vive en el Indo-Pacífico

En 1862, el naturalista alemán Eduard von Martens formó parte de una expedición de varios años a lo que entonces se conocía como el Lejano Oriente. Ese julio, se encontraba en un mercado de pescado en la ciudad de Yakarta, en la isla de Java, que entonces formaba parte de una colonia holandesa.

Para un naturalista de la Alemania templada, un mercado así debía estar lleno de maravillas tropicales. Al encontrarse con una extraña y pequeña mantarraya, un popular manjar en Indonesia, Martens compró el pez muerto.

No sabía que sería el único científico en verlo.

Avancemos 161 años hasta diciembre de 2023, y esa especie, que Martens denominó pastinaca de Java o Urolophus javanicus, ha sido declarada extinta. Nunca se ha registrado desde 1862 y es posible que ya fuera muy rara cuando Martens la compró. La declaración de extinción se produce después de una extensa evaluación para la Lista Roja de la UICN realizada por investigadores de la Universidad Charles Darwin (CDU) en Australia.

La pastinaca de Java, un nombre difícilmente conocido, es el primer pez marino cuya extinción se ha confirmado debido a acciones humanas, y los científicos tardaron un siglo y medio en verificarlo.

"La extinción es para siempre y, a menos que podamos asegurar poblaciones de especies marinas amenazadas en todo el mundo, la pastinaca de Java será sólo la punta del iceberg", dijo Julia Constance, candidata a doctorado en la CDU que dirigió la evaluación.

En 2020 los científicos declararon extinto otro pez, el pez mano liso (Sympterichthys unipennis). Pero después de una petición, la UICN volvió a colocar un año después este pez en su categoría de "datos deficientes", lo que significa que todavía no sabemos lo suficiente como para decir que está extinto.

Las pastinacas son un tipo de mantarraya de la familia Urolophidae que vive en el Indo-Pacífico. Se caracterizan por tener una única espina venenosa en la cola y vivir en el fondo del mar. Constance dijo que también tienden a ser más pequeñas que otras rayas y tienen una cola más corta.

Urobatis jamaicensis

Imagen: Pastinaca de manchas amarillas (Urobatis jamaicensis)

Sabemos que el espécimen de pastinaca de Java es hembra, pero poco más sobre la especie. No sabemos si el ejemplar, que tiene aproximadamente el tamaño de un plato, es juvenil o adulto. No conocemos el área de distribución de la especie en Indonesia. No sabemos nada sobre su reproducción, aunque sus parientes más cercanos se reproducen lentamente y, por lo tanto, son vulnerables a la sobrepesca y otras amenazas.

La pastinaca de Java probablemente fue empujada a la extinción por la "pesca no regulada", según Constance, quien dijo que la presión pesquera era tan alta que las capturas de muchas especies ya estaban disminuyendo en el Mar de Java en la década de 1870.

"La costa norte de Java, en particular la bahía de Yakarta, donde se sabía que se encontraba la especie, también está muy industrializada, con unas extensas pérdida y degradación y a largo plazo del hábitat", dijo. Dada la tecnología de pesca de la época, los investigadores suponen que la pastinaca de Java que describió von Martens fue capturada a 40 kilómetros (25 millas) de Yakarta.

Con la ayuda de los pescadores locales, los investigadores han estado atentos a las capturas de esta pastinaca durante más de 20 años, sin suerte.

"El hecho de que la pastinaca de Java sea declarada extinta es una señal de advertencia para todos en todo el mundo de que debemos proteger las especies marinas amenazadas", dijo Peter Kyne, investigador principal de la CDU que también participó en la evaluación.

Actualmente se considera que los datos sobre la única otra pastinaca conocida en Indonesia, la pastinaca Kai (U. kaianus), son deficientes, pero bien podría estar extinta también. No se ha registrado desde que se describió a partir de dos especímenes recolectados en 1874 frente a las islas Kai. ¿El único lado positivo? Fue recolectado a una profundidad de 236 metros (774 pies), por lo que es posible que aún esté fuera de la vista.

Este es un patrón de las pastinacas: otra, la pastinaca de Nueva Irlanda (Spinilophus armatus), también fue vista sólo una vez por los científicos, en 1841 cerca de la isla de Nueva Guinea.

pastinaca rayada

Imagen: Una pastinaca rayada (Urolophus cruciatus), un género compañero de la ahora extinta pastinaca de Java, fotografiada en Tasmania. Imagen cortesía de John Turnbull vía Flickr (CC BY-NC-SA 2.0 Deed).

No hace mucho, los humanos creían que los mares eran tan abundantes y vastos que los de nuestra especie nunca podrían afectarlos de manera significativa. Desde entonces, hemos llevado a la extinción a varias especies marinas, incluida la vaca marina de Stellar (Hydrodamalis gigas), el alca gigante (Pinguinus impennis) y la foca monje del Caribe (Monachus tropicalis).

También es probable que hayan desaparecido especies sin haber sido catalogadas científicamente. Si von Martens no hubiera tenido suficiente dinero en aquel momento para comprar la pastinaca de Java en el mercado, nunca la habrían descrito. Ignoraríamos no sólo su existencia, sino también su extinción.

"La extinción de la pastinaca de Java probablemente ocurrió hace mucho tiempo y podría haber pasado desapercibida", dijo Constance. "Aunque es una especie aparentemente pequeña e insignificante, la pastinaca de Java demuestra que los recursos de nuestro océano no son inagotables".

El grupo de peces con mandíbulas que incluye tiburones y rayas apareció por primera vez en nuestro planeta hace unos 400 millones de años. Sin embargo, estas antiguas criaturas se enfrentan a nuevos peligros. Según un estudio de 2021 publicado en Nature, las poblaciones de tiburones y rayas se han desplomado a nivel mundial un 71% en los últimos 50 años, en gran parte debido a la pesca.

Pero también somos los humanos los que podemos salvar lo que queda. Y la protección, cuando se implementa, puede funcionar.

"La pesca es extremadamente importante, como fuente de proteínas para una población humana en crecimiento y como fuente de ingresos", dijo Constance, añadiendo que la gente de todo el mundo necesita gestionar la pesca de forma sostenible y dedicar más recursos al seguimiento de las especies que puedan estar en problemas.

Etiquetas: ExtinciónPez marinoPastinaca

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo