¿Asquerosas y repugnantes o joyas del mundo natural?

rana

La complicada historia de las relaciones entre humanos y ranas

¿Cuándo fue la última vez que viste una rana? Quizás te encontraste con una en tu jardín y te preguntaste por sus pequeñas manos, su piel brillante y lo que parecía una sonrisa de satisfacción.

Quizás las veas habitualmente en Instagram o TikTok, donde las "cuentas rana" han proliferado en los últimos años. La gente comparte adorables ranas de dibujos animados, se arrulla con ranas tejidas a crochet o se vuelve loca por las ranas vestidas con lindos sombreros.

De hecho, nuestra fascinación por las ranas no es nueva. Como ha descubierto una nueva investigación, la historia de las relaciones entre humanos y ranas es larga y complicada, y no toda es agradable.

@frog._.dad Do you ever wish you could so then you did ? #frogs #frog ♬ original sound - Moira O’deorain from Overwatch

Por qué amamos las ranas

Hay una rica historia de personas que realmente aman las ranas.

Esto es interesante, porque muchas personas prefieren los mamíferos y las aves a los reptiles y anfibios.

Pero la rana es una excepción, por muchas razones. La gente tiende a sentirse atraída por caras de bebés. Muchas especies de ranas tienen los ojos grandes característicos de los animales jóvenes, incluidos los humanos.

Al no tener dientes ni afiladas garras, tampoco parecen ser una amenaza inmediata, mientras que muchos de ellas tienen un hermoso color de piel y algunas son increíblemente pequeñas.

Las ranas se encuentran verdaderamente entre las joyas del mundo natural, a diferencia de los sapos que, con sus colores más mundanos y su "piel verrugosa", no suelen inspirar la misma sensación de encanto.

Su belleza nos conecta con las riquezas más amplias de una vibrante naturaleza oculta a la vista de la mayoría de las personas en las densas selvas de las regiones tropicales.

Y también nos conectan con la naturaleza en nuestros propios jardines. En determinadas épocas del año aparecen de forma espontánea en nuestros jardines y estanques. Pueden sentirse visitantes especiales del mundo natural.

Diseccionando los sentimientos humanos por las ranas

Sin embargo, las relaciones entre las personas y las ranas no siempre han sido tan positivas. De hecho, las ranas ocupan lugares complicados en las culturas de todo el mundo.

En la tradición occidental, el legado de las fuentes bíblicas y clásicas fue negativo y duradero. Las referencias a las ranas en la Biblia las convirtieron en el instrumento de la ira divina como una plaga enjambre.

plaga de ranas

Imagen: Un grabado de finales del siglo XVIII muestra una plaga de ranas. Colección de bienvenida

Las ranas desafiaron las tempranas taxonomías zoológicas modernas, moviéndose entre clasificaciones como serpientes, insectos o reptiles.

Quizás su resistencia a una fácil colocación por parte de los humanos explique el fuerte lenguaje emocional utilizado sobre ellas por el naturalista sueco (y "padre de la taxonomía moderna") Carl Linneo.

Cuando consideró los anfibios en su Systema Naturae de 1758, señaló:

Estos asquerosos y repugnantes animales son aborrecibles por su cuerpo frío, color pálido, esqueleto cartilaginoso, piel sucia, aspecto feroz, ojo calculador, olor ofensivo, voz áspera, habitación sórdida y terrible veneno.

En la ciencia moderna, pertenecen a una rama de la zoología, la herpetología, que reúne a las ranas como "animales rastreros" con serpientes y lagartos.

Las ranas también han sufrido (o quizás en consecuencia) al servicio de la ciencia desde al menos el siglo XVIII porque parecía posible replicar fácilmente experimentos con múltiples especímenes de rana.

Las ranas fueron particularmente cruciales para el estudio de músculos y nervios. Esto llevó a encuentros cada vez más violentos entre los experimentadores y los cuerpos de las ranas. El científico italiano Luigi Galvani, por ejemplo, realizó experimentos a finales del siglo XVIII con patas de rana para investigar lo que él llamaba "electricidad animal".

experimentos con ranas

Imagen: Diagramas del siglo XVIII del científico Luigi Galvani de ancas de rana disecadas y varios aparatos metálicos que utilizó para medir lo que se pensaba que era electricidad que fluía en los animales. Biblioteca del Congreso

En este sentido, las ranas eran valoradas como importantes objetos científicos, cuyo valor residía en su carne, su sistema nervioso, más que en su condición de seres vivos y sensibles en el mundo.

Con el tiempo, los experimentos con ranas pasaron del laboratorio al aula. En la década de 1930, se esperaba que los escolares encontraran ranas y las llevaran a la escuela para diseccionarlas en las clases de biología.

Sin embargo, esta práctica fue algo controvertida, y sus oponentes expresaron un apego sentimental a las ranas y la preocupación de que tal crueldad hacia los animales condujera a la barbarie.

Reconociendo la fragilidad de las ranas

Entonces, nuestra relación con las ranas es complicada. Desde las ranas de las Fábulas de Esopo hasta el meme la Rana Pepe, hemos proyectado nuestros propios sentimientos y frustraciones en las ranas y las hemos explotado para la ciencia y la educación.

Las ranas también han sido las más afectadas por nuestros fracasos como guardianes del medio ambiente.

En 1990, el mundo estaba presenciando un patrón global de disminución de las poblaciones de ranas debido a la destrucción y degradación del hábitat para la agricultura y la tala, así como a una pandemia global de anfibios causada por el hongo quitridio.

El cambio climático también está dificultando la vida de muchas especies. En 2022, más del 40% de las especies de anfibios (de las cuales las ranas y los sapos son, con diferencia, el grupo más numeroso) estaban en peligro de extinción [PDF]. Su vulnerabilidad ha hecho que la rana –especialmente la rana arbórea de ojos rojos– se convierta en un símbolo para el medio ambiente en general.

Así que mientras podamos debemos deleitarnos con las ranas y maravillarnos de lo hermosas y especiales que son, y considerar cómo podemos ayudar a salvarlas.

Algo en lo que reflexionar la próxima vez que tengas la suerte de ver una rana.

La investigación se ha publicado en Environment and History: Frogs and Feeling Communities: A Study in History of Emotions and Environmental History

Etiquetas: RelaciónRanaHumano

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo