Junto a un volcán submarino activo está prosperando una población de osos marinos árticos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

osos marinos del ártico en la isla Bogoslof

Se estima que este año hay en la isla Bogoslof 36.000 individuos, en comparación con alrededor de 28.000 en 2015

Como indica su nombre, los osos marinos árticos cuentan con densas y gruesas pieles [PDF], e históricamente eso los convirtió en un objetivo principal para los cazadores. Su explotación por los cazadores en Rusia y América del Norte agotó drásticamente las poblaciones de osos marinos árticos (Callorhinus ursinus), que se pueden encontrar en el Océano Pacífico, desde California hasta Japón.

Los animales están protegidos ahora por el Fur Seal Treaty y la Marine Mammal Protection Act, pero continúan luchando por la supervivencia. Por ejemplo, en la isla St. Paul, la más grande de las islas Pribilof de Alaska y uno de los principales lugares de cría de osos marinos, la producción de crías disminuyó a partir de 2016.

Pero hay una población de lobos marinos del norte que, para sorpresa de los científicos, está prosperando en un lugar inusual. Como informa Dan Joling para Associated Press, en la isla Bogoslof está en auge un criadero de estas focas, que comprende la punta de un volcán submarino activo.

Bogoslof se encuentra en el este del mar de Bering, a unos 48 kilómetros al norte de las islas Aleutianas de Alaska. El volcán hizo erupción tan recientemente como 2016 y 2017, enviando al cielo columnas de cenizas y arrojando rocas al paisaje de la isla. Incluso en días más tranquilos, las fumarolas, o respiraderos en la superficie de la Tierra, liberan gases volcánicos y lanzan géiseres de lodo que brotan hacia el cielo.

"Con los pequeños géiseres y las ollas de barro hirviendo, hay bastante vapor", dice a Sabrina Imbler de Atlas Obscura, Chris Waythomas, geofísico de investigación de la Sociedad de Geología de EE. UU. en el Observatorio de Volcanes de Alaska, que estudió la actividad de Bogoslof en 2018. Imbler señala que cada fumarola alcanza alrededor de 212 grados Fahrenheit de temperatura, ciertamente lo suficientemente caliente como para dañar a los mamíferos transeúntes.

fumarolas volcánicas en la isla Bogoslof

Y, sin embargo, los osos marinos árticos que vienen a la remota isla para tener a sus bebés parecen estar bien. Los animales fueron vistos por primera vez en Bogoslof en 1980, marcando la primera vez que se observaron osos marinos árticos en cualquier lugar que no fuera las Islas Pribilof en el este de Bering, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Joling informa que en 2015, “los biólogos estimaron una tasa de crecimiento anual de poco más del 10 por ciento con aproximadamente 28.000 individuos en la isla. La estimación para 2019 probablemente será de más de 36.000".

crías de osos marinos del ártico en la isla BogoslofEl abundante suministro de alimentos podría explicar por qué los osos marinos árticos han optado por reproducirse en Bogoslof, a pesar de los peligros. En las profundas aguas circundantes, cazan calamares y lengua lisa del sur (Leuroglossus stilbius), un tipo de pez. Tom Gelatt, líder de un grupo de pesca de la NOAA que estudia los osos marinos árticos, dice a Joling que las hembras en Bogoslof regresan a sus cachorros después de alimentarse más rápido que las madres en Pribilofs, lo que puede significar que los bebés Bogoslof están obteniendo más comida y creciendo a un mayor tamaño. La isla también está más cerca de los lugares de alimentación de invierno de las focas, lo que quizás hace que sea más fácil para los cachorros llegar a la seguridad.

No está claro por qué los osos marinos árticos en las Islas Pribilof no se han recuperado de los días en que fueron cazados severamente (los animales todavía se clasifican como "agotados" según la Ley de Protección de Mamíferos Marinos), pero podrían estar en juego una serie de factores [PDF], entre ellos el cambio climático, la competencia con la pesca comercial y la depredación de las orcas. Y si bien la población de Bogoslof está bien, su futuro no es del todo seguro. Como Waythomas dice a Imbler, Bogoslof es vulnerable a la erosión de las olas, y "un par de grandes tormentas podrían eliminar gran parte de la isla".

Pero por ahora, al menos, las focas parecen haberse adaptado a la precaria naturaleza de su hogar volcánico. "Tengo la sensación de que están muy sintonizados con su entorno", dice Waythomas. "Cuando las cosas comienzan a ponerse en marcha, se dirigen al agua".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar