updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Las liebres de mar convierten los alimentos en armas químicas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

liebre de mar (aplysia californica)

Como no tienen caparazón para esconderse, basan su defensa en un spray para mantener a raya a los depredadores.

Con variaciones de tinta en el spray y dependiendo cómo reaccionan los depredadores, las liebres de mar ajustan sus defensas químicas.

liebre de mar expulsando tinta Es la primera descripción de que un animal aprovecha un pigmento fotosintético de su alimentación y la convierte en una molécula que puede usar frente a los posibles atacantes, informan investigadores en un próximo número de Animal Behaviour. El pigmento producido es un potente veneno.

Algunos animales crean productos químicos nocivos a partir de trozos de proteínas, que llevan toxinas, como las orugas monarca que se comen venenosas plantas de algodoncillo, llegando a ser tóxicas para las aves rapaces en el proceso. Pero realizar pequeñas modificaciones de un pigmento de algas benignas en un compuesto tóxico es un nuevo nivel de ingeniería química, química marina dice el ecologista James McClintock de la Universidad de Alabama en Birmingham.

"Es estupendo", dice McClintock, que no partipó en el trabajo.
Al igual que sus primos los caracoles, las liebres de mar son suaves, regordetas y lentas. Estas criaturas, llamada así porque sus tentáculos se asemejan a las orejas de un conejo, pastan en algas y plantas marinas en aguas costeras. Pero al igual que las babosas, las liebres de mar no tienen concha para ocultarse cuando se enfrentan a un depredador como un cangrejo o langosta. Algunas liebres de mar disparan al atacante con un aerosol de defensa, una combinación de tinta de color púrpura oscuro y una reluciente sustancia blanquecina llamada opalina.


Para aclarar cuál de los compuestos de la tinta confiere su toxicidad, Michiya Kamio de la Universidad de Tokio de Ciencias Marinas y Tecnología hizo un análisis químico de la tinta de la liebre de mar de California (Aplysia californica), y llevó a cabo varios experimentos exponiendo a cangrejos azules a los ingredientes por separado de la tinta secreta.

Un compuesto que se encuentra en parte de la tinta de la liebre marina se destacó como especialmente ofensiva para los cangrejos: el aplysioviolin (APV). Los cangrejos rechazaban comida de camarón (generalmente apetecible), cuando fue acompañada de un chorro de APV, informó el equipo.

liebre de mar (aplysia californica) El equipo también mostró cómo las liebres de mar hacen el APV. El precursor químico del APV es un apacible pigmento de fotosíntesis llamado phycoerythrobilin que se encuentra en las algas rojas y algunos otros organismos. Las liebres de mar se alimentan de las algas, y se cargan de phycoerythrobilin. Sólo dos pequeños ajustes químicos por la liebre de mar, cortar una proteína y añadirla una decoración química conocida como un grupo metilo, produce la ofensiva APV, dice Kamio. Las glándulas de la liebre de mar hacen de laboratorio de química para servirle la tinta, informó el equipo de Kamio en el número de mayo de Chemistry & Biodiversity.

A diferencia de la tinta que el calamar libera para defenderse, la tinta de la liebre de mar no ciega o distrae la vista. Interfiere con los otros sentidos, dice Kamio, que hizo el trabajo en la Georgia State University en Atlanta. Cuando los investigadores pusieron anteojeras temporales a los cangrejos, los animales tenían la misma respuesta a la ofensiva tinta como cuando podían ver.


Que la tinta es más que un cegador está en línea con trabajos anteriores. Cuando se las rocía con una mezcla de tinta de la liebre de mar, las langostas caen en una especie de trampa sensorial que les lleva a iniciar el aseo y conductas alimentarias. Sin embargo, los compuestos que estimulan tales conductas en las langostas están en la parte opalina del spray de la liebre de mar, no el componente de la tinta púrpura.

Con variaciones de tinta en el spray y dependiendo cómo reaccionan los depredadores, las liebres de mar ajustan sus defensas químicas, dice McClintock. "Si eres particularmente vulnerable", dice, "tienes que tener un arsenal".