updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

El caracol cono asesino

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

caracol cono con la trompa fuera

Utilizan un  arpón venenoso para capturar a sus presas

El veneno de algunos caracoles cono promete mucho en el ámbito farmacológico

Uno pensaría que un caracol marino no es una gran amenaza, pero el caracol cono resulta mortal para los peces desprevenidos como vemos en este espectacular vídeo de National Geographic:

Conus es un gran género de pequeños a grandes caracoles de mar depredadores, moluscos gasterópodos marinos, con nombres comunes de caracoles cono, conchas cono o conos. Este género se encuentra en la subfamilia Coninae dentro de la familia Conidae. Geológicamente hablando, el género es conocido desde los períodos Eoceno al Reciente (Holoceno). Las especies Conus tienen las conchas en forma de más o menos conos geométricos. Muchas especies tienen patrones de colores en la superficie de la concha. Los caracoles Conus son en su mayoría de distribución tropical.

caracol cono comiendo un pez

Los caracoles Conus son todos venenosos. Los vivos deben ser manejados con cuidado o no manejarlos en absoluto, porque todos son capaces de picar a los seres humanos, con resultados desagradables. Las especies que son más peligrosas para los humanos son los más grandes que se alimentan de pequeños peces de profundidad. Cazan otras especies de caracoles y comen también gusanos marinos o moluscos. Los caracoles cono utilizan una rádula de diente hipodérmica y una glándula de veneno para atacar y paralizar a sus presas antes de tragarlas. El diente es a veces comparado con un dardo o un arpón. Se trata de una púa y la pueden lanzar a cierta distancia de la boca del caracol, en el extremo de la trompa.

Los venenos de caracoles cono son principalmente péptidos. Contienen muchas toxinas diferentes que varían en sus efectos y algunas son extremadamente tóxicas. La picadura de los pequeños conos no es peor que una picadura de abeja, pero la picadura de algunas de las especies más grandes de caracoles tropicales pueden ser graves, en ocasiones incluso mortales para los seres humanos. En los últimos años, los caracoles cono venenosos son una gran promesa como una fuente de nuevas sustancias médicamente importantes.

caracol cono con la trompa fuera

Los caracoles cono son carnívoros y depredadores. Ellos cazan y comen presas tales como gusanos marinaos, pequeños peces, moluscos, caracoles y hasta otros caracoles cono. Debido a que los caracoles cono son de movimiento lento, utilizan un  arpón venenoso (llamada rádula toxoglossan) para capturar a presas de mayor velocidad como los peces. El veneno de algunas especies más grandes, especialmente los piscívoros, es lo suficientemente potente como para matar a un ser humano.

El osphradium (un órgano quimioreceptor) está en la familia Conidae mucho más especializado que el mismo órgano en cualquier otra familia de gasterópodos. A través de esta modalidad sensorial es como los caracoles cono toman conciencia de la presencia de un animal de presa, no a través de la visión. Los caracoles cono inmovilizan a sus presas utilizando una versión modificada,  como un dardo, de diente de púa radular, hecho de quitina, junto con una glándula de veneno que contiene neurotoxinas. Todas las especies de estos caracoles cono cazan presas pequeñas, como los gusanos marinos, mientras que los grandes caracoles cazan peces vivos.

caracol Conux textil

Los caracoles cono utilizan una rádula diente con una estructura de arpón para la depredación. Cada uno de estos arpones es un diente modificado, principalmente hecho de quitina y formado dentro de la boca del caracol, en una estructura conocida como la rádula. (La rádula en la mayoría de los gasterópodos tiene filas de muchos dientes pequeños y la utilizan para agarrar los alimentos y romperlos en la boca). Cada diente especializado del caracol cono se encuentra en el saco rádula (una bolsa de evaginado en la pared posterior de la cavidad bucal), con la excepción del diente que está listo para ser utilizado.

El diente es hueco y de púas, y se une a la punta de la rádula en el saco radular, dentro de la garganta del caracol. Cuando el caracol detecta una presa cercana, extiende un largo tubo flexible llamado trompa hacia la presa. El diente rádula está cargado de veneno del saco y, todavía unido a la rádula, es despedido de la trompa a la presa por una potente contracción muscular. El veneno paraliza peces pequeños casi al instante. El caracol retrae después la rádula y se introduce la presa a la boca. Después que ha digerido la presa, el caracol cono regurgita cualquier material indigerible como espinas y escamas, junto con el arpón entonces desechable. Siempre hay un dardo almacenado en el saco de la rádula. Puede utilizar un dardo en defensa propia cuando el caracol se siente amenazado.

El caracol cono tropical Conus purpurascens utiliza sus dientes especiales modificados de la rádula para disparar un dardo hueco y cazar a los peces pequeños inyectándoles una toxina. La toxina paraliza rápidamente a los peces, que el caracol cono luego se traga.

caracol cono situación de la rádula y púa

Todas las especies de caracol cono están equipadas con una batería de arpones tóxicas que pueden disparar en cualquier dirección, incluso hacia atrás. Algunas de estas toxinas puede ser mortales para los seres humanos.

El veneno de los caracoles cono contiene cientos de compuestos diferentes y su composición exacta varía mucho de una especie de caracol cono a otra. Las toxinas de estos diferentes venenos se llaman conotoxinas. Son varios péptidos, cada uno apuntando a un canal del nervio específico o receptor. Algunos venenos de caracol cono también contienen una toxina para reducir el dolor, que el caracol utiliza para tranquilizar a la víctima antes de la inmovilización y luego matarla.

conchas de caracol conoEl riesgo de ser picado

Los brillantes colores y diseños de los caracoles cono son atractivos a la vista y por lo tanto la gente a veces recoge los animales vivos y los mantiene en sus manos por un tiempo. Esto es arriesgado, porque el caracol a menudo dispara su arpón en estas situaciones. En el caso de la especie más grande de caracoles cono, el arpón a veces es capaz de penetrar la piel, incluso a través de guantes o trajes de neopreno.

El aguijón de muchas de las especies más pequeñas de cono puede no ser peor que el de una picadura de abeja o avispa, pero en el caso de algunos de los más grandes que se alimentan de peces tropicales, especialmente las especies Conus geographus, Conus tulipa y Conus striatus, a veces la picadura puede tener consecuencias fatales. Otras especies peligrosas son el Conus pennaceus, Conus textile, Conus aulicus, Conus magus y Conus marmoreus. De acuerdo con Goldfrank Emergencias Toxicológicas, sólo alrededor de 15 muertes se pueden atribuir con seguridad a envenenamiento de caracoles.

Una de las especies que se alimenta de peces, el Conus geographus, también es conocida coloquialmente como el "caracol del cigarrillo" una exageración humorística que implica que, cuando se es picado por esta criatura, la víctima tendrá tiempo suficiente sólo para fumar un cigarrillo antes de la muerte.

Los síntomas más graves de una picadura de caracoles cono incluyen intenso y localizado dolor, hinchazón, entumecimiento, hormigueo y vómitos. Los síntomas pueden comenzar inmediatamente o la aparición se puede retrasar varios días. Los casos más graves producen parálisis muscular, cambios en la visión e insuficiencia respiratoria que puede conducir a la muerte. No hay antídoto y el tratamiento consiste en proporcionar apoyo a la vida hasta que el veneno es metabolizado por la víctima.

Este otro vídeo de la BBC también no da una idea de la capacidad depredadora del caracol cono:

El uso médico del veneno

El atractivo del veneno del caracol cono para la creación de fármacos es la precisión y la velocidad con la que actúan los distintos componentes, muchos de los compuestos de interés de una clase particular de receptor, con exclusión de cualquier otro. Esto significa que de forma aislada, pueden rápida y fiablemente producir un efecto particular en los sistemas del cuerpo sin efectos secundarios, por ejemplo, reducción casi al instante de la frecuencia cardiaca o apagar la señalización de una sola clase de nervios, como los receptores del dolor.

El veneno de algunos caracoles cono, como el del Conus magus, promete mucho para ofrecer un analgésico no adictivo 1.000 veces más potente, y posiblemente un sustituto, de la morfina.

Muchos péptidos producidos por los caracoles cono muestran perspectivas de ser potentes productos farmacéuticos, tales como el AVC1, aislado de una especie de Australia, el cono de la Reina Victoria, Conus victoriae, que ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento del dolor postquirúrgico y neuropático, incluso acelerando la recuperación tras una lesión nerviosa.

El primer analgésico derivado de las toxinas de caracoles cono, la ziconotida, fue aprobado por la Food and Drug Administration de los EE.UU. en diciembre de 2004 bajo el nombre de "Prialt". Otras drogas se encuentran en ensayos clínicos y preclínicos, como compuestos de la toxina que pueden ser utilizados en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la epilepsia.