updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Un manto de invisibilidad en un mundo submarino

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

camuflaje de la sepia

La sepia, un maestro del camuflaje que puede sintonizar sus propios colores de manera tan precisa, es totalmente daltónica

Para muchos animales que se les vea puede significar ser comido o ahuyentar a una posible comida. De las rayas del tigre a las blancas y suaves plumas del búho nevado, el camuflaje permite que los animales se escondan a plena vista y evitar estos peligros. Pero el camuflaje es a menudo algo más que el color. Algunos animales tienen una textura de la piel que coincide con la textura de su medio ambiente. Otros animales tienen formas que hacen que sean difíciles de detectar los contornos de sus cuerpos.

El camuflaje que coincide con un entorno puede destacar en otro entorno. Esto puede ser un gran problema para los animales que necesitan seguir moviéndose. La sepia, un familiar de calamares y pulpos, maneja esto de una manera extraordinaria. Tiene un camuflaje cambiante que se adapta a su nuevo entorno en una fracción de segundo.

La sepia cambia el color de su piel cubriéndola o exponiéndola con muchas manchas diminutas de colores, llamadas cromatóforos. Estos puntos se expanden cuando los pequeños músculos que los rodean se contraen. Juntos, los cromatóforos expuestos pueden crear colores sólidos o patrones complejos a través de toda la superficie del animal. A veces, estos patrones están manchados, y se asemejan a la variación en los colores de fondo. En otras ocasiones los patrones no coinciden con el medio ambiente, sino que tienen un alto contraste con bordes definidos. Podría parecer que se destacan estos patrones discordantes, pero en vez de eso los falsos bordes perturban el contorno del cuerpo y enmascaran la forma global de la sepia. Esta es la misma estrategia que llevó al camuflaje de deslumbrar: esos llamativos diseños pintados en las naves para ocultarlas en el mar.

Pero el exquisito camuflaje de la sepia no se limita a sus cambios de color. También pueden alterar la textura de su piel. Esto lo hace con pequeños órganos llamados papilas. Hay muchas papilas dispersas por la piel. En su estado de relajación son planas. Las papilas tienen varios grupos musculares. Cuando se contraen los músculos circulares que rodean la base de una papila, la piel se arruga y toda la estructura se extiende hacia fuera. Otros músculos controlan la forma de las papilas extruidas, afinando su textura. Esos cambios de textura se producen al mismo tiempo que los cambios en el color provocados por los cromatóforos, pero se sabe poco acerca de cómo se controlan estos procesos.

Sin embargo, lo que es aún más sorprendente de este maestro del camuflaje, que puede sintonizar sus propios colores de manera tan precisa, es que es totalmente daltónico.