5 de los peces más rápidos del océano

pez vela

El pez vela ha registrado a velocidades de 109 km/h

Los océanos de la Tierra están llenos de peces rápidos, pero coronar al pez más rápido no es tan simple como podría parecer. Es un desafío determinar la velocidad máxima de los peces en la naturaleza, ya que tanto los peces como el agua se mueven, a veces juntos y a veces en direcciones opuestas.

También hay diferentes métricas para comparar: la velocidad de natación versus los saltos en el aire, por ejemplo, o la velocidad absoluta (que favorece a los peces más grandes) versus la longitud del cuerpo por segundo.

Aunque no todos los expertos están de acuerdo en qué pez es el más rápido, algunas especies veloces parecen estar en una liga propia. Aquí ofrecemos un vistazo más de cerca a esos peces, todos los cuales merecen reconocimiento por las increíbles hazañas que realizan de forma regular - especialmente considerando las limitaciones de su hábitat acuático, que es unas 700 veces más denso que el aire al nivel del mar.

1. Pez vela

pez vela

Ampliamente citado como el pez más rápido del océano, el pez vela pertenece a un grupo de grandes y veloces depredadores conocidos como picudos (billfish en inglés). Los peces picudos usan sus largas narices no para lancear a sus presas, sino para cortar y herir.

El pez vela ha registrado a velocidades de 68 millas por hora (109 km/h), según el Servicio Nacional Oceánico de EE. UU., pero hay un asterisco. Durante las pruebas de velocidad en Florida's Long Key, un pez vela enganchado desenrolló 100 yardas (91 metros) de hilo de pescar en 3 segundos, según el ReefQuest Center for Shark Research. Eso equivale a 68 mph, pero el pez vela saltaba mientras huía, por lo que puede que no refleje su verdadera velocidad de natación.

Investigaciones recientes también han arrojado dudas sobre la supuesta velocidad del pez vela. Un estudio de 2016 publicado en Biology Open, por ejemplo, midió la rapidez con la que los músculos del pez vela podrían contraerse en respuesta a un estímulo eléctrico y luego lo usó para calcular su velocidad máxima. Los resultados sugieren que el pez vela no puede exceder de 10 a 15 metros por segundo (22 a 34 mph) y, como agregaron los autores, esa es también aproximadamente la velocidad a la que la cavitación debería comenzar a dañar sus aletas.

No obstante, los peces vela todavía se encuentran entre los velocistas más rápidos del océano, sin mencionar sus habilidades saltadoras. Y también alcanzan velocidades impresionantes de otra manera: cuando un pez vela corta su nariz hacia adelante y hacia atrás a través de un banco de sardinas, la punta puede acelerar a 130 metros por segundo al cuadrado, según un estudio de 2014 publicado en Proceedings of the Royal Society B, que señaló que esta es "una de las aceleraciones más altas jamás registradas en un vertebrado acuático". ¿Quién necesita nadar 68 millas por hora si puedes hacer eso?

2. Marlin

marlin

Los marlines son los peces picudos con mayor biodiversidad, con unas 10 especies diferentes repartidas por todo el planeta, incluidos los marlines azul, negro, rayado y blanco. Algunas especies de marlín están amenazadas por la sobrepesca, y a menudo se enredan en artes de pesca destinadas a otras especies.

Al igual que el pez vela, son grandes depredadores, algunos miden 16 pies (5 metros) de largo y pesan más de 1.400 libras (635 kg), con un largo rostrum utilizado para la caza. También son buenos saltadores y rápidos nadadores y, al menos una especie, el marlín negro, a veces se cita como un competidor por el pez más rápido de la Tierra.

La BBC ha informado, por ejemplo, que un marlin negro arrastró la línea de un carrete a 120 pies por segundo, lo que equivale a unas 80 mph (129 km/h), mientras que el ReefQuest Center informa que los marlins pueden saltar a 50 mph (80 km/h). Algunos expertos consideran que esas velocidades son improbables, pero no obstante, los marlines son famosos por ser rápidos y poderosos nadadores, como los inmortalizó el marlín azul en "El viejo y el mar" de Ernest Hemingway.

3. Pez espada

pez espada

El tercer grupo de peces picudos es el pez espada, una sola especie y el único miembro de su familia taxonómica, Xiphiidae. El pez espada, que se encuentra en las cálidas aguas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, son grandes y poderosos nadadores y capaces de dar saltos increíbles.

Los peces espada son famosos por su homónimo "espada", pero también comparten la inclinación por la velocidad de la familia de los peces picudos. Según los informes, pueden nadar a más de 100 km/h (60 mph), aunque eso enfrenta dudas similares a las planteadas por el pez vela y el marlin. Sin embargo, los peces espada son sin duda rápidos nadadores, incluso si han sido sobrevalorados. Y aunque su velocidad se debe en gran parte a la fuerza y la forma del cuerpo, los científicos también han descubierto otro factor que hace que el pez espada sea tan rápido: lubricante.

Según un estudio de 2016 publicado en el Journal of Experimental Biology, las resonancias magnéticas revelaron un órgano complejo en las mandíbulas superiores del pez espada que presenta una glándula productora de aceite conectada a los capilares, que "se comunican con los poros que excretan aceite en la piel de la cabeza". Esto permite que un pez espada segregue aceite cuando el agua pasa por su cabeza, creando lo que los investigadores sospechan es una "capa superhidrofóbica" que reduce la resistencia y ayuda a los peces a nadar de manera más eficiente para alcanzar altas velocidades.

4. Atún

atún

Hay 15 especies diferentes de atún en todo el mundo, incluidos algunos sorprendentemente grandes y poderosos depredadores. Por ejemplo, el atún de aleta amarilla y el patudo pueden alcanzar aproximadamente 2,4 metros (8 pies) de largo y pesar 200 kg (440 libras), mientras que algunos atunes rojos miden casi 15 pies (4,6 metros) de largo y pesan hasta 2.000 libras (900 kg).

Los atunes son fuertes y rápidos nadadores pero, similarmente a los peces picudos, sus velocidades máximas comúnmente se inflan en base a anécdotas o relatos poco confiables. Si bien algunas fuentes afirman que el atún puede nadar hasta 120 km/h (75 mph), la investigación sugiere que eso es poco probable.

Un estudio de 1964 concluyó que el atún de aleta amarilla puede nadar a alrededor de 46 mph (74 km/h), y un estudio de 1989 encontró que el atún rojo gigante del Atlántico probablemente tiene una velocidad máxima de aproximadamente 33 mph (53 km/h). Según el estudio mencionado de 2016 en Biology Open, el atún pequeño (una especie de atún común también conocida como bonito) puede alcanzar un máximo de aproximadamente 25 km/h (16 mph). Al igual que los peces picudos, las velocidades máximas de los atunes pueden verse limitadas por los efectos de la cavitación en sus aletas.

5. Tiburón mako

tiburón mako dientuso

El tiburón marrajo dientuso, o mako, es comúnmente citado como el tiburón más rápido vivo en la actualidad. Su velocidad máxima es tan difícil de precisar como la de muchos otros peces rápidos, pero se ha registrado de manera confiable a 31 mph (50 km/h), según el ReefQuest Center for Shark Research, que también cita una afirmación de velocidades de ráfaga de hasta 46 mph (74 km/h).

Según un relato de Nueva Zelanda, en el que los investigadores atrajeron a un marrajo dientuso para que persiguiera una cámara con cebo tirada por su bote, el tiburón en un punto aceleró desde un punto muerto para cubrir más de 100 pies (30 metros) en solo dos segundos. Eso sugiere que puede haber alcanzado los 109 km/h (68 mph) durante su carrera, aunque el ReefQuest Center aconseja tomar este solitario hallazgo como un grano de sal.

Independientemente de su velocidad máxima exacta, el marrajo dientuso merece su reputación como un torpedo dentudo. Se gana la vida persiguiendo a algunos de los otros peces más rápidos del océano, incluidos atunes, bonitos, caballas y peces espada. También es famoso por sus acrobáticos saltos mientras caza y, en algunos casos, se ha abalanzado o incluso se ha estrellado contra los barcos de los pescadores que intentaban atraparlo.

Los tiburones marrajo dientuso son potencialmente peligrosos para los humanos, aunque los informes de ataques son relativamente raros y, como ocurre con todos los tiburones, nosotros somos mucho más peligrosos para ellos en general. Debido principalmente a las amenazas de la pesca, tanto como captura incidental como especie objetivo, el marrajo dientuso está catalogado como en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.