gaviota de pico anillado

Pueden resolver los mismos tipos de rompecabezas que loros y córvidos

Las gaviotas no tienen exactamente la mejor reputación entre los humanos. Junto con las palomas, los científicos históricamente han colocado a estas aves acuáticas de pequeño cerebro en un nivel relativamente bajo de complejidad cognitiva.

Sin embargo, algunas de estas especies podrían ser más inteligentes de lo que suponemos. Un nuevo estudio entre gaviotas de pico anillado o de Delaware (Larus delawarensis) ha encontrado la primera evidencia de que estas aves acuáticas pueden resolver los mismos tipos de rompecabezas que las aves que hemos coronado en el pináculo de la inteligencia aviar: loros y córvidos.

Entre cuatro colonias reproductoras diferentes de estas gaviotas salvajes, ubicadas en Terranova, Canadá, los investigadores encontraron numerosos individuos capaces de resolver lo que se conoce como prueba de tirón de cuerda.

Esta prueba es uno de los rompecabezas más estudiados entre los animales. Si un mamífero o un pájaro pueden descubrir cómo tirar de una cuerda para recibir una recompensa alimenticia adjunta, algunos investigadores lo consideran una señal de resolución de problemas.

Al menos 90 especies de aves han sido sometidas a la prueba de tirón de cuerda, pero la mayoría han sido aves o loros posados. Las aves acuáticas se pasan por alto comparativamente.

De hecho, los autores de la investigación actual solo pudieron encontrar un puñado de estudios anteriores que pusieron a prueba la cognición de las aves acuáticas, a pesar del hecho de que las aves playeras, las gaviotas y los alcatraces son muy buenos para adaptarse a entornos novedosos. Algunas incluso usan herramientas para acicalarse o dependen del cebo para pescar.

Para llenar este vacío en nuestro conocimiento, los investigadores decidieron someter a las gaviotas de pico anillado a una prueba de tirón de cuerda "horizontal". En esta configuración, una cuerda en el suelo está conectada a una placa de Petri que sostiene un trozo de salchicha, encerrada dentro de una caja de plástico transparente. Con solo una estrecha ranura como entrada a la caja, los pájaros deben tirar de la cuerda para sacar la salchicha.

prueba de tirón de cuerda en gaviotas

Pero primero, las gaviotas salvajes tenían que habituarse a la presencia de la caja. Para hacer esto, los investigadores acordonaron nidos de gaviotas específicos en la naturaleza y colocaron una caja vacía junto a ellos. La caja estaba vacía, pero un trozo de salchicha se colocó afuera cerca de la rendija abierta.

Una vez que se hizo esto cuatro veces, los investigadores colocaron una salchicha en una cuerda dentro de la caja. Se volvió a colocar una salchicha en el exterior, justo cerca de donde sobresalía la cuerda, para ver si el pájaro investigaba el nuevo material.

Luego, comenzaron tres pruebas del experimento real de tirar de la cuerda. En 93 nidos, los investigadores contaron un total de 138 gaviotas parentales, que regresaron a sus nidos para investigar la caja.

De estas gaviotas, 104 intentaron resolver la prueba del tirón de la cuerda en al menos una de las pruebas.

El siguiente vídeo muestra un intento exitoso.

prueba de tirón de cuerda en una gaviota

"Si investigaban la caja durante una prueba, por lo general comenzaban consumiendo la salchicha colocada en la ranura al lado de la cuerda", explicaron los autores.

"Luego ignoraron la caja (es decir, no intentaron alcanzar la recompensa de comida) o interactuaron más con ella poniendo su pico dentro de la hendidura e intentando agarrar la placa de Petri directamente, picoteando suavemente la caja o tirando del cuerda".

En las cuatro colonias, hubo gaviotas salvajes que pudieron resolver con éxito la prueba del tirón de cuerda. De los 104 intentos, el 25 por ciento tuvo éxito, sacando la salchicha de la caja para comer, y el 21 por ciento logró esto en su primer intento.

De las siete gaviotas que probaron el experimento varias veces, tres pudieron repetir su éxito. En comparación, alrededor del 26 por ciento de los cuervos comunes pueden resolver la prueba de tirón de cuerdas de manera espontánea.

En un estudio de 2016 entre camachuelos de Barbados capturados en la naturaleza, alrededor del 43 por ciento de las aves pudieron completar con éxito el rompecabezas, pero solo dos individuos pudieron hacerlo en su primer intento.

"Dado que nuestro estudio limitó el número de ensayos por sujeto a tres, argumentamos que una tasa de éxito del 21 por ciento en el primer intento y del 25 por ciento en general es una fuerte evidencia de que las gaviotas de pico anillado son competentes para resolver esta prueba de configuración del tirón de la cuerda", escriben los autores.

"Consideramos nuestras conclusiones robustas y representativas de la especie porque se basan en una gran muestra de 104 gaviotas (las que intentaron resolver la prueba al menos una vez) distribuidas entre 84 nidos y cuatro colonias que abarcan las diversas oportunidades de alimentación urbanas y rurales que las gaviotas de pico anillado explotan naturalmente".

Sin embargo, lo que esto significa en última instancia para la cognición de la gaviota es menos claro. La prueba del tirón de cuerda ha sido criticada en el pasado por no medir la resolución de problemas.

Un estudio entre los cuervos de Nueva Caledonia, por ejemplo, encontró evidencia de que estas aves continuaban tirando de la cuerda solo porque la comida seguía acercándose. Si la cuerda estaba enrollada y la comida no se acercaba, se detenían. Como tal, los investigadores argumentaron que estas aves no están imaginando un plan de acción futuro, sino que están tirando de la cuerda simplemente porque pueden ver que funciona.

Se necesita más investigación para aclarar lo que las aves realmente intentan lograr cuando tiran de una cuerda en esta tarea. El uso de condiciones más complejas podría ayudar a separar varias motivaciones.

Por ejemplo, los investigadores podrían introducir en el experimento dos hilos que se cruzan. Si solo uno está conectado a una salchicha, el ave deberá elegir la cuerda correcta para tirar.

Estos experimentos no existen simplemente para saciar la curiosidad científica. Pueden brindarnos importante información sobre cómo las aves se adaptan, aprenden e innovan.

A medida que la actividad humana continúa cambiando drásticamente los hábitats costeros, el cambio climático podría hacer que sea mucho más difícil para las aves marinas encontrar alimento.

La forma en que las aves manejen esta adversidad podría muy bien dictar su futura supervivencia. Es mejor que sepamos ahora si están a la altura.

El estudio fue publicado en la Royal Society Open Science: Waterbird solves the string-pull test

Etiquetas: GaviotaInteligencia
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta