Las aves marinas pueden ayudar a predecir el tamaño de las poblaciones de peces

frailecillo
Las aves marinas, como los frailecillos, tienen una bien ganada reputación como centinelas del cambio en los entornos marinos. Foto de Siddharth Sachar/Alamy Stock Photo

Los datos sobre la dieta de las aves marinas serían de gran ayuda para la pesquerías

En 2015 los administradores pesqueros que monitoreaban el arenque del Atlántico en aguas frente a Estados Unidos y Canadá cometieron un grave error de cálculo. Las cosas pintaban bien para la multimillonaria pesquería: los arenques adultos en el golfo de Maine y la bahía de Fundy eran más abundantes de lo que habían sido en una década, y los modelos matemáticos estimaron que los arenques de un año también eran abundantes, una prometedora señal para futuras capturas. Los gestores fijaron elevadas cuotas de pesca para los próximos tres años. Luego, la población de arenques entró en caída libre.

Una persona que no se sorprendió por la crisis fue Lauren Scopel, entonces estudiante de posgrado en la Universidad de New Brunswick que estudiaba charranes en Machias Seal Island, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Cada verano, en islas a lo largo del Golfo de Maine, los ornitólogos se refugian dentro de desgastadas estructuras de madera contrachapada y observan cómo miles de charranes y frailecillos vuelan desde el océano con picos llenos de peces: provisiones de comida para sus hambrientos polluelos. Los investigadores han estado siguiendo durante décadas las dietas de las aves marinas en las islas.

"Éramos muy conscientes de que entre 2012 y 2014 no había mucho arenque", afirma Scopel. Esto debería haber sido una señal de alerta para los encargados del arenque.

Los charranes y los frailecillos son expertos en tomar muestras de arenque juvenil, el pequeño pez de un año que crecerá lo suficiente como para ser capturado por los pescadores en un par de años. Sin embargo, los administradores pesqueros no tienen una forma confiable de contar los arenques juveniles y, en cambio, se basan en estimaciones inciertas generadas por modelos matemáticos.

Las aves marinas son muy sensibles a las condiciones cambiantes del océano y a la disponibilidad de presas, lo que les valió la reputación de centinelas del mar. Pero los ornitólogos de todo el mundo luchan por lograr que los administradores pesqueros presten atención.

Enriqueta Velarde, ecóloga de aves marinas de la Universidad de Veracruz en México, ha estado intentando desde la década de 1990 convencer a los biólogos pesqueros del Golfo de California de que presten atención a las señales de advertencia de las aves marinas, que predicen colapsos locales de sardinas y anchoas. "Les estaba diciendo lo que no querían escuchar", dice Velarde. "Así que ahora no me permiten ir a las reuniones".

En 2015, en el Golfo de Maine, los biólogos de aves marinas se sentían igualmente ignorados. "¿Cómo podemos estar tan alejados en términos de lo que estamos viendo?", Scopel recuerda haberse preguntado durante una reunión de gestión pesquera de ese año. ¿Cómo puedo ver a todos estos polluelos morir lentamente de hambre mientras hablamos de que hay más arenque que nunca?

A raíz de la crisis del arenque, en lugar de decir: "Te lo dije", Scopel publicó un artículo que esperaba convencería a los administradores pesqueros de adoptar datos de aves marinas. Su estudio de 2018 demostró que la cantidad de arenque en la dieta de los polluelos de charrán puede ayudar a predecir el futuro tamaño de la población de arenque en el Golfo de Maine y la Bahía de Fundy.

interacción entre arenques y aves marinas

Imagen: Etapas del ciclo de vida del arenque del Atlántico y momento del pico de mortalidad por aves marinas y pesquerías. Los arenques eclosionan en el otoño (edad 0, no se muestra) y cumplen 1 año de edad el 1 de enero; el arenque desovado en otoño no se superpone con la temporada de reproducción de las aves marinas a la edad 0. Las aves marinas se dirigen al arenque de 1 año de edad en verano y, en menor medida, al arenque de 2 años el verano siguiente. La pesquería con artes fijas captura principalmente arenque de 2 años, y la pesquería con artes móviles captura una variedad de cohortes de peces, especialmente de 3 a 5 años.

Pero fue necesaria la pandemia de COVID-19 para que la investigación de Scopel diera su gran oportunidad. En 2020, con la interrupción de los estudios de peces, "pasamos de tener muy pocos datos sobre esos peces juveniles a no tener ninguno durante un par de años", dice Jon Deroba, biólogo pesquero de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA), responsable de evaluar la población de arenque de Nueva Inglaterra. El modelo del arenque de la NOAA "me falló debido a la falta de datos", dice. "Así que comencé a buscar algo que llenara ese vacío de datos".

Aprovechando el estudio de Scopel, Deroba recopiló información sobre la cantidad de arenque de un año en la dieta de aves marinas en 12 islas diferentes desde 1988. Luego comenzó a testar los datos del modelo que predice el tamaño de la población de arenque del Golfo de Maine. Si el trabajo supera el desafío de los revisores pares y llega a la versión final del modelo, los datos de aves marinas, por primera vez, comenzarán a influir directamente en las cuotas de arenque.

arenques y dietas de aves marinas

Imagen: Modelos mejor clasificados que muestran las relaciones entre los datos de la dieta de las aves marinas y los estudios acústicos estadounidenses (azul) y canadienses (naranja) en la región del Golfo de Maine y la Bahía de Fundy. Los datos sobre la dieta del charrán común y ártico en la isla Machias Seal (MSI) predijeron estudios acústicos en Georges Bank 4 años después, mientras que los charranes comunes en Pond Island (PINWR) predijeron estudios acústicos en la bahía de Fundy 3 años después. Las líneas discontinuas sugieren movimientos larvarios propuestos desde las zonas de desove hacia las colonias de aves marinas, donde las aves marinas consumen arenque juvenil. Las líneas continuas indican conectividad con los terrenos natales.

"Ese es el estado de la técnica", dice Bill Sydeman, científico marino y presidente del Instituto Farallon, una organización sin fines de lucro con sede en California centrada en la investigación oceánica.

Los biólogos pesqueros de la costa del Pacífico de América del Norte tienen una historia de colaboración más fuerte con los científicos de aves marinas que sus homólogos de las regiones del Atlántico y del Golfo de California. Sin embargo, incluso en la costa oeste, el uso de datos sobre aves marinas generalmente se limita a evaluaciones de ecosistemas. Incorporar datos sobre la dieta de las aves marinas a un modelo utilizado para determinar las cuotas de pesca "sería un gran paso", afirma Sydeman.

Una de las razones por las que los administradores pesqueros son tan reacios a aprovechar los datos de aves marinas es la inercia, dice Deroba. Por lo general, los modelos se centran en una única especie de pez objetivo y no consideran información de otras especies o del medio ambiente.

"Es difícil hacer algo nuevo hasta que algo se rompe y realmente lo hace necesario", dice Deroba.

Y algunas instituciones de gestión pesquera simplemente se resisten a colaborar con investigadores de aves marinas. Tony Diamond, un ecólogo de aves ahora retirado de la Universidad de New Brunswick, comenzó a estudiar aves marinas en la isla Machias Seal en 1995 y fue coautor del estudio de Scopel. "Scopel se esforzó especialmente, y yo también, en conseguir cierto interés de Pesca y Océanos de Canadá, y fracasamos", dice Diamond.

Durante una reciente revisión del modelo para el arenque de la Bahía de Fundy, un equipo de Pesca y Océanos de Canadá (DFO), dirigido por el científico investigador Timothy Barrett, rechazó los datos de aves marinas como fuente. El grupo citó preocupaciones de que los programas de monitoreo de aves marinas queden fuera del control de la DFO y sus socios de la industria.

Pero, según Michael Power, ex biólogo de arenque de la DFO, los datos sobre la dieta de las aves marinas serían de gran ayuda para la pesquería de Canadá. La población de arenque ha estado por debajo del nivel crítico durante años, pero la gestión a menudo prioriza las demandas de la industria pesquera por encima de la ciencia, explica. Con cantidades tan bajas de arenque, dice Power, los modelos existentes no pueden estimar con precisión cuántos juveniles hay, lo que hace casi imposible predecir la futura población adulta.

Los datos de monitoreo de aves marinas brindan una oportunidad obvia para ver lo que le espera al arenque, dice Power, y los científicos de la DFO deberían usarlos ahora mismo. "Deberían tomar la información directamente del papel, conectarla a sus modelos y ver cómo funciona".

Etiquetas: DietaAve marinaPoblaciónArenque

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo