Estas aves nunca jamás volverán a estar juntas

gaviotas de patas negras
Para las gaviotas de patas negras, las rupturas pueden deberse a diferencias de personalidad. Y cuando las aves siguen adelante, tienden a encontrar parejas más parecidas a ellas.

Las personalidades influyen en el "divorcio" de las aves marinas, pero a veces también lo hace el cambio climático

Los científicos que estudian animales advierten severamente a sus alumnos sobre los peligros de describir a los sujetos de investigación en términos humanos. A veces, sin embargo, los paralelos son imposibles de ignorar.

"Los seres humanos y las aves marinas son muy diferentes, pero hay algunas cosas que definitivamente compartimos", dice Fionnuala McCully, candidata a doctorado que estudia aves marinas en la Universidad de Liverpool en Inglaterra.

"Ambos somos longevos, ambos somos relativamente lentos en reproducirnos y ambos prosperamos gracias a la cooperación y la compatibilidad". Y muchas especies de aves marinas eligen aparearse de por vida, como suelen hacer los humanos.

Al igual que las personas, estas aves, en su mayoría monógamas, a veces terminan con sus parejas. Cuando científicos como McCully estudian estas rupturas de aves, la palabra que usan para describirlas es divorcio. Varios estudios recientes revelan las razones sorprendentemente humanas de algunas separaciones de aves marinas.

Las aves también tienen personalidades individuales, y quizás no debería sorprender que estas personalidades desempeñen un papel en sus relaciones. Los machos tímidos de albatros errante, por ejemplo, se divorcian con más frecuencia que los machos atrevidos. Los investigadores sospechan que los machos tímidos tienen menos suerte en el amor porque no defienden a sus parejas con suficiente agresividad cuando los machos intrusos hacen insinuaciones.

La investigación de McCully sobre las gaviotas de patas negras lleva esta idea un paso más allá y descubre que es más probable que las parejas se rompan si tienen personalidades opuestas: un macho atrevido emparejado con una hembra tímida, por ejemplo.

Descubrió que el motivo de la división es que las aves con personalidades incompatibles pierden más polluelos, una tragedia que también provocó que las gaviotas se divorciaran en un estudio anterior. (Si te preguntas cómo determinan McCully y sus colegas la audacia de un pájaro, la respuesta implica probar cómo reacciona ante un objeto novedoso; en este caso, un pingüino de plástico azul llamado Butch).

Cuando las gaviotas divorciadas siguen adelante, tienden a elegir nuevas parejas más parecidas a ellas. "Las aves marinas generalmente no pueden ser padres solteros porque las condiciones son demasiado duras. Deben tener un socio con el que puedan trabajar", dice McCully. Tener una personalidad similar podría ayudar a un ave a comprender y predecir mejor el comportamiento de su pareja, haciendo que sea más sencillo el trabajo de pescar y alimentar a los polluelos.

Pero poder leer la mente de una pareja no es el remedio perfecto. Los factores estresantes externos aún pueden afectar las relaciones, con consecuencias nefastas para las poblaciones de aves marinas vulnerables.

Cuando Francesco Ventura, entonces estudiante de posgrado en la Universidad de Lisboa en Portugal, comenzó a estudiar los albatros de ceja negra en las Islas Malvinas, notó que el número de parejas que se divorciaban cambiaba de año en año. Ventura decidió descubrir por qué.

albatros de ceja negra

Imagen: Thalassarche melanophris (albatros de ceja negra) es una especie de ave de la familia de los albatros. Se encuentran en Australasia, el Neotrópico, la Antártida y el Afrotrópico. Dependen del vuelo para moverse.

Al igual que con las gaviotas de patas negras, los divorcios de los albatros tienden a seguir a la muerte de un polluelo. Un reciente estudio de araos de pico grueso también muestra este patrón, que los científicos creen que ocurre en la mayoría de las separaciones de aves marinas. Sin embargo, algunos de los divorcios que presenció Ventura no pueden explicarse por tal pérdida. Su análisis encuentra que más aves se separan después de años en los que la superficie del mar es inusualmente cálida, ya sea que sus polluelos vivan o mueran.

Las temperaturas más cálidas del océano generalmente significan menos alimento para los albatros y más desafíos para criar crías sanas. Al año siguiente, los padres, todavía agotados por buscar peces para alimentar a sus polluelos, pueden llegar tarde a las zonas de reproducción y no lograr volver a conectarse con su pareja. O bien, las aves decaídas podrían culpar injustamente a su compañero por su mal estado y echarlo a patadas.

Las aves marinas suelen tener dificultades para criar a sus polluelos en los primeros años con una nueva pareja. Para las aves que acaban de salir de malas asociaciones, esa caída inicial es un pequeño precio a pagar. Los científicos esperan que encontrar una nueva pareja más compatible permita a los divorciados producir una mayor cantidad de descendencia a lo largo de sus largas vidas; la nueva pareja sólo necesita acelerar.

Pero si los albatros del estudio de Ventura se están separando de socios perfectamente buenos debido a la alteración ambiental, algo que se volverá más común a medida que aumente el cambio climático, las aves pueden tener dificultades para encontrar una mejor pareja y, como resultado, es posible que nunca compensen el costo a corto plazo de cambiar de compañía.

Aunque Ventura estudió una de las pocas colonias de albatros que está creciendo, las aves marinas son uno de los grupos de aves más amenazados del mundo. En poblaciones más pequeñas, las alteraciones más frecuentes de los vínculos de pareja, además de amenazas como depredadores invasores y destrucción del hábitat, podrían acelerar el declive, dice Ventura.

Entonces, si alguna vez te encuentras buscando pelea con tu pareja porque estás estresado por los acontecimientos actuales, al menos no estás solo. Nos puede pasar a cualquiera de nosotros, ya seas humano o ave.

Referencias:

Links between personality, reproductive success and re-pairing patterns in a long-lived seabird. Journal of Animal Ecology
Go your own way? Reasons for divorce in a monogamous seabird. Animal Behaviour
Environmental variability directly affects the prevalence of divorce in monogamous albatrosses. Proceedings of the Royal Society B. Biological Sciences

Etiquetas: DivorcioAve marina

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo