En Baleares las gaviotas son ingenieras ecológicas al alimentarse de aceitunas españolas

gaviota patiamarilla
Las gaviotas patiamarillas no sólo merodean por los vertederos de basura y acosan a los pescadores: también se alimentan en los olivares en una cadena de islas del Mediterráneo. Foto de Jaime Franch Vida silvestre

Transportan los huesos de aceitunas a lo largo y ancho del archipiélago mediterráneo

Las Islas Baleares, un archipiélago mediterráneo frente a la costa de España, son un famoso destino turístico. Los amantes de las discotecas y la vida nocturna acuden en masa a Ibiza, mientras que Mallorca es más popular entre familias y recién casados que buscan sol, arena, mar e historia.

Para los turistas y bañistas, las gaviotas que gritan y roban patatas fritas son una plaga. Pero estas omnipresentes aves desempeñan un papel ecológico sorprendentemente importante en el pintoresco archipiélago.

Hace dos décadas, el ecologista Alejandro Martínez Abraín estaba estudiando colonias de aves marinas a lo largo de la costa española cerca de las Islas Baleares cuando notó algo extraño. En afloramientos rocosos y en calas aisladas, encontró por todas partes huesos de aceituna de color marrón verdoso, esparcidos bajo las patas palmeadas de hordas de gaviotas patiamarillas (Larus michahellis).

En la mayoría de los lugares, los huesos se habían acumulado en grietas de piedra caliza sin germinar. Pero en una colonia en el delta del Ebro, a unos 175 kilómetros al sur de Barcelona, retoños de olivo brotaban de las dunas de arena.

Los olivos silvestres son comunes en España, donde los fenicios introdujeron la planta hace más de 3.000 años desde el Mediterráneo oriental. Los árboles también son culturalmente importantes. La gente ha estado cultivando olivos domésticos y cuidando arboledas en la región desde al menos la Edad Media.

En el Delta del Ebro, los huesos desechados estaban cambiando el ecosistema de pastos y coníferas arbustivas típicos de los sistemas dunares a un bosque de olivos, dice Martínez Abraín, quien ahora es ecólogo en la Universidad de A Coruña en España. Al conectar los puntos, se dio cuenta de que las gaviotas comían aceitunas en otros lugares y regurgitaban los huesos en pequeños montones alrededor de sus lugares de reproducción.

"Era realmente ingeniería ecológica y nadie le prestaba atención", afirma.

Martínez Abraín comenzó a recolectar los huesos de aceituna, pero el hallazgo adquirió un nuevo significado después de que Haruko Ando, ecologista y experta en dispersión de semillas del Instituto Nacional de Estudios Ambientales de Japón, se enterara en una reciente visita a España de las gaviotas que se alimentan de aceitunas.

aceitunasImagen derecha: Aceitunas en el árbol

Trabajando con Martínez Abraín y otros colaboradores, Ando reveló en una nueva investigación que las gaviotas patiamarillas comen aceitunas tanto silvestres como domésticas y esparcen esas semillas a largas distancias entre las Islas Baleares. El archipiélago proporcionó a los científicos las condiciones ideales para estudiar la dispersión de semillas por las gaviotas.

Algunas islas, como Dragonera, situada aproximadamente a un kilómetro de la costa oeste de Mallorca, tienen olivares silvestres y domésticos (Olea europaea y O. europaea var. sylvestris), pero en las islas más pequeñas y sin árboles, las aves son los únicos distribuidores de huesos.

Los hallazgos "demuestran claramente el potencial de las gaviotas para trasladar semillas de una isla a otra", dice Debra Wotton, ecologista de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda y fundadora de la consultora científica Moa's Ark Research, que no participó en el nuevo estudio. "La dispersión es un proceso fundamental en la configuración de las comunidades vegetales, que son la base de un ecosistema", añade. "Así que estas gaviotas son una parte integral de su entorno".

Para descubrir hasta qué punto las gaviotas podrían esparcir las semillas de aceituna, Ando y sus coautores necesitaban saber cuánto tiempo les toma a las gaviotas regurgitar los huesos de aceituna. En ensayos con aves cautivas, los científicos alimentaron a cuatro gaviotas patiamarillas con aceitunas escondidas dentro de sabrosas sardinas. En promedio, las gaviotas tardaron más de 30 horas en escupir las semillas, despojadas de frutos carnosos.

Durante ese período sorprendentemente largo, las gaviotas pueden transportar huesos de aceituna a largas distancias. Basándose en los movimientos de 20 aves silvestres equipadas con transmisores GPS, los científicos estiman que, de media, las gaviotas mueven huesos de aceitunas silvestres más de 7,5 kilómetros y los huesos de aceitunas domesticadas más de 12,5 kilómetros. Calculan que la distancia a la que se encuentran las gaviotas transportando huesos de aceituna en el archipiélago está en 100 kilómetros.

El hecho de que las gaviotas muevan las aceitunas domésticas a distancias mayores que las silvestres sugiere que las aves prefieren las aceitunas cultivadas más grandes y carnosas, al igual que las personas, y vuelan más lejos para llegar a las arboledas donde crecen, dice Ando.

Las gaviotas patiamarillas han sido vistas durante mucho tiempo como una molestia que es necesario controlar y no como parte del ecosistema, dice Martínez Abraín. Pero ahora espera que la gente reconozca su valioso papel como esparcidoras de semillas. Las gaviotas no sólo merodean por los vertederos de basura y acosan a los pescadores, sino que también ayudan a dar forma a los paisajes de todo el archipiélago.

Ninguna especie es buena o mala, añade Martínez Abraín; todas son simplemente parte del tejido de la vida. Tira de un hilo suelto y es posible que descubras que conecta a un ave marina con un inesperado aperitivo.

La investigación se ha publicado en el Journal of Biogeography: Gulls contribute to olive seed dispersal within and among islands in a Mediterranean coastal area

Etiquetas: GaviotaDispersiónOlivoAceitunaMallorca

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo