La pardela balear tiene una sorprendente respuesta al cambio climático

pardela balear

Está desplazando su área de distribución hacia el norte a un promedio de 25 kilómetros por año

La forma en que los animales responden individualmente al cambio climático es clave para determinar si las poblaciones persistirán o se extinguirán. Muchas especies están cambiando sus áreas de distribución a medida que el ambiente se calienta, pero hasta ahora no han estado claros los mecanismos subyacentes.

Para el ave marina más amenazada de Europa, la pardela balear (Puffinus mauretanicus), una nueva investigación dirigida por biólogos de la Universidad de Oxford ha revelado que la flexibilidad del comportamiento individual y no la selección evolutiva es lo que impulsa el rápido cambio de rango migratorio de esta especie.

Los hallazgos podrían ayudar a informar las estrategias de conservación para especies de aves migratorias vulnerables. Los resultados también sugieren que los animales individuales pueden tener una mayor flexibilidad de comportamiento para responder a los impactos del cambio climático de lo que se pensaba anteriormente, aunque esta adaptación de comportamiento puede tener costos ocultos, lo que hace que no esté claro el impacto a largo plazo en esta especie.

Las pardelas baleares son longevas pero están en peligro crítico, principalmente debido a la disminución provocada por la captura incidental en las pesquerías, ya que pueden quedar atrapadas en anzuelos de palangre con cebo y redes de enmalle. Se reproducen en rincones remotos de las Islas Baleares del Mediterráneo y luego migran para pasar el verano frente a las costas atlánticas de España, Francia y, cada vez más, el Reino Unido.

Desde 2010 investigadores del Departamento de Biología de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Liverpool, junto con colaboradores que trabajan en Ibiza, rastrean colonias en Mallorca utilizando dispositivos de geolocalización embarcados en miniatura. Esto reveló que las aves han estado migrando cada vez más al norte una vez que abandonan el Mediterráneo.

Sin embargo, se desconocía si este cambio estaba siendo impulsado por aves individuales que alteraban su comportamiento o por selección natural que favorecía a las aves que viajaban más lejos.

Para responder a esto, los investigadores compararon las trayectorias migratorias de los mismos individuos marcados durante varios años. Esto reveló que las aves individuales estaban desplazando su área de distribución hacia el norte a un promedio de 25 kilómetros por año.

"Descubrimos que el mejor predictor de este cambio en el comportamiento migratorio era la temperatura promedio de la superficie del mar en las zonas de verano, lo que sugiere que las aves bien podrían estar siguiendo los cambios en los recursos marinos subyacentes. Es alentador el hecho de que los individuos puedan ser tan flexibles ante el rápido cambio climático", dice el coautor principal Joe Wynn (Departamento de Biología, Universidad de Oxford e Instituto de Investigación Aviar "Vogelwarte Helgoland").

migración posnupcial de la pardela balear

Imagen: La migración posnupcial de la pardela balear. Los mapas muestran todas las estimaciones de ubicación de todas las aves de cada año que fueron identificadas como parte de una migración. El panel final muestra la mediana y el rango intercuartil de latitud y longitud durante cada migración por separado. Los lugares de reproducción se muestran con triángulos rojos; las colonias ibicencas de Sa Conillera y Es Bosc están al oeste, las colonias mallorquinas de Sa Cella y Sa Dragonera están al este.

Pero a pesar de esta flexibilidad en su destino de verano, las pardelas baleares están mucho más limitadas en cuanto a dónde se reproducen, por lo que migrar más al norte significa que tienen más distancia para volar de regreso en otoño.

"Descubrimos que los individuos aceleran su migración de regreso cuanto más al norte han ido, pero esto sólo compensa parcialmente la distancia adicional y aún así regresan tarde al Mediterráneo. Todavía no sabemos cómo esos retrasos pueden afectar su éxito reproductivo o su supervivencia", añadió el coautor, Profesor Tim Guilford (Departamento de Biología, Universidad de Oxford).

Esto plantea la intrigante pregunta de cómo saben las aves qué tan lejos de casa están cuando regresan a la colonia. Para investigar esto, los investigadores compararon las estimaciones de distancia de los diferentes tipos de mapas que las pardelas podrían usar para guiar sus decisiones migratorias.

"Descubrimos que la ruta que tomaron las aves individuales en viajes migratorios anteriores era un predictor mucho mejor de la velocidad de regreso que una estimación de la distancia en línea recta de regreso a la colonia. Esto sugiere que las aves no dependen de un mapa de navegación a gran escala para la migración, sino que tienen cierta memoria de la ruta que han seguido en el pasado", dijo el coautor principal Patrick Lewin (Departamento de Biología, Universidad de Oxford)

"Es posible que la memoria de ruta individual desempeñe un papel importante en la migración de muchas otras aves marinas longevas, pero se necesita más investigación para aclarar esto", añadió.

Las pardelas baleares pertenecen a uno de los grupos de aves más amenazados del planeta y se enfrentan a una posible extinción como especie. Esto incluye tanto amenazas terrestres, como la depredación por especies invasoras y la degradación del hábitat, como amenazas en el mar, como la captura incidental en la pesca, la sobrepesca, la contaminación y el desarrollo de parques eólicos.

"Además de las amenazas directas tanto en tierra como en el mar, la creciente amenaza del cambio climático plantea un desafío para una especie que se reproduce en un hábitat tan restringido. Los resultados de este estudio sugieren que la flexibilidad individual podría ayudar con los cambios de distribución impulsados por el cambio climático fuera de la temporada de reproducción, pero la pregunta aún está abierta sobre cuáles podrían ser las consecuencias del cambio climático para las aves durante la reproducción, cuando sus movimientos están limitados por la ubicación de la colonia", dice el colaborador Pep Arcos de SEO/Birdlife.

El estudio se publica en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences: Climate change drives migratory range shift via individual plasticity in shearwaters

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo