updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Pareja de pingüinos gay adoptan un huevo y lo crían como propio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pareja gay de pingüinos de Humbolt (Spheniscus humboldti)

Dos machos alojados en el Zoológico Faunia, de Madrid, esperan ser papa y papa en unas semanas

Por todas las cuentas, Inca y Rayas son como cualquier otra pareja Pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti) - leales, afectuosos y amantes de la familia - pero hasta hace poco el nido de la amorosa pareja del mismo sexo parecía destinado a quedar vacío.

El invierno pasado, los dos machos alojados en el Zoológico Faunia, de Madrid, fueron noticia en España por entablar una rara, pero no imposible, relación "gay" de pingüinos. Así que, cuando se acercó la temporada de cría y se extendió el espíritu del amor entre sus compañeros, Inca y Rayas trabajaron juntos para prepararse para la llegada de un hijo, aparentemente sin darse cuenta de las "tuercas y tornillos" necesarios para la reproducción.

Pero a medida que los otras parejas de pingüinos alrededor de ellos se acicalaban y comenzaron a poner sus huevos participando en las tareas de incubación, los cuidadores dicen que Inca y Rayas parecían un poco tristes y confundidos por su nido vacío:

"Ellos se aman como si fueran macho y hembra, cortejándose lo mismo que las demás parejas", dijo una empleada del zoológico a un medio de comunicación español. "Pero lo que quieren es lo que les falta: criar a un pollito".

pingüinos  de Humbolt (Spheniscus humboldti)Frente a esta escena que les rompía el corazón, el mes pasado los cuidadores del zoológico urdieron un plan para ayudar a Inca y Rayas a tener una cría por su cuenta. Como resultado de que una de las hembras reproductoras del zoológico había puesto dos huevos esta temporada - uno de los cuales probablemente habría sido abandonado - los cuidadores decidieron ofrecérselo a la desafortunada pareja de pingüinos.

Los cuidadores dicen que al principio Inca y Rayas parecían un poco nerviosos al encontrarse de repente con el "niño", pero no pasó mucho tiempo para dar la bienvenida a la nueva llegada con las alas abiertas, y se volcaron sobre el huevo adoptado como cualquier pareja de buenos padres se espera que harían.

"Inca (que ha asumido el papel más maternal) aún no ha abandonado el nido. Este es su primer huevo y él no quiere perderlo", dice su cuidador. "No se mueve, incluso mientras le ofrecemos el mejor pescado del mundo".

El personal del zoo espera que el huevo, tan felizmente adoptado por Inca y Rayas, eclosione en unas semanas, trayendo consigo nuevas esperanzas de supervivencia de las especies amenazadas y un recordatorio de que los frutos del amor son a menudo más dulces cuando se les da la oportunidad de crecer.