updated 4:51 PM CEST, Sep 30, 2016

Las matemáticas revelan cómo los pingüinos acurrucados comparten bastante calor

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pingüinos acurrucados en la Antártida

La codicia es buena para los pingüinos que se agrupan para evitar el helado clima de la Antártida

Según un nuevo estudio, los grupos de pingüinos pueden maximizar el calor de todos cuando cada ave actúa egoístamente, acurrucándose en formas que los mantiene calientes.

"Incluso si los pingüinos son egoístas, sólo tratando de encontrar el mejor lugar para sí mismos y no pensar en su comunidad, todavía hay igualdad en la cantidad de tiempo que cada pingüino pasa expuesto al viento", dijo en un comunicado el investigador del estudio Francois Blanchette, un matemático en la Universidad de California, Merced, que normalmente estudia la dinámica de fluidos.

Blanchette se interesó en cómo se acurrucan los pingüino tras ver el exitoso documental "La Marcha de los Pingüinos". Él y sus colegas hicieron modelos matemáticos de pingüino acurrucados, variando la fuerza del viento y la turbulencia para ver qué tipo de formas se presentaban. El modelo se calculó a lo largo del borde del corrillo de pingüinos donde hace más frío y observaron cómo se mueven los pingüinos hacia el centro del corrillo en una especie de rotación constante.

temperatura en un corrillo de pingüinosEstos modelos produjeron acurrucamientos largos y delgados que poco a poco se alejaron de la dirección del viento. En la vida real, los acurrucamientos de los pingüinos son más rechonchos, así que los investigadores optaron por la fabricación de modelos más realistas. Se añadieron elementos de incertidumbre, como los remolinos de viento y las diferencias en el tamaño de los pingüinos amontonados. El resultado fue que los acurrucamientos se parecían mucho a los verdaderos que se observan en el hielo antártico.

"Un corrillo de pingüinos es un sistema auto-suficiente en el que los animales dependen unos de otros para el abrigo, y creo que eso es lo que hace que sea justo", dijo Blanchette. Un obstáculo en la forma ideal, tal como una pared, probablemente haría que el acurrucamiento fuera menos justo, añadió.

Blanchette y sus colegas informaron de su trabajo matemático ayer (16 de noviembre) en la revista PLoS ONE, y presentarán los resultados la semana que viene en la conferencia de fluido dinámico de la Sociedad Americana de Física, en San Diego. Tienen la esperanza de obtener retroalimentación de los biólogos sobre sus conclusiones. El modelo también puede ayudar a los biólogos a refinar sus observaciones de pingüinos en el campo, haciéndoles saber qué conductas hay que buscar en los corrillos.

Blanchette dice que su grupo también puede investigar cómo adaptar el modelo para describir otros organismos biológicos, tales como ciertas bacterias, que se mueven como un grupo en respuesta a un estímulo exterior como la comida o la presencia de una toxina. Con el tiempo, los conceptos del modelo pueden orientar el diseño de robots enjambre que se unan entre sí en condiciones muy duras. Pero por ahora Blanchette está disfrutando de un beneficio colateral más inmediato de la investigación:

Blanchette también espera que el estudio sobre los pingüinos ayudará a difundir la bondad de las matemáticas.

"Parece que a casi todo el mundo le encantan los pingüinos, y no hay suficiente gente que le encante las matemáticas", dijo. "Si usamos las matemáticas para estudiar los pingüinos, ¡también podríamos enseñar a más gente a amar las matemáticas!"

Artículo científico: Modeling Huddling Penguins

Ver también: Pingüinos emperador hacen la "ola mexicana" para calentarse