updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Los pingüinos fueron ganadores del cambio climático

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

pingüinos adelia en un témpano de hielo

Hace unos 15.000 años tres especies de pingüinos toleraron bastante bien el calentamiento del clima, pero ahora la historia es muy diferente para dos de ellas

A pesar de su perfil barrigón y marcha de pato, los pingüinos de la Antártida han resistido durante milenios los retos de uno de los climas más duros de la Tierra. Tres de las especies - adelia, barbijo y papúa- fueron capaces de tolerar, si no florecer, bajo un evento de calentamiento que vino cuando comenzaron a encogerse las capas de hielo, dice un nuevo estudio.

Fueron "ganadores" del cambio climático, escriben los autores. Hace aproximadamente 15.000 a 20.000 años, el hielo en retroceso expuso  extensiones de suelo desnudo donde los pingüinos podrían construir nidos, lo que les permitió ampliar sus poblaciones.

Esta perspectiva histórica está ayudando a los investigadores a comprender la situación actual de los pingüinos en la Antártida occidental.

El calentamiento que los investigadores están midiendo ahora en la Península Antártica se está acercando a los límites de lo que estas especies de pingüinos experimentaron en el pasado, dice Gemma Clucas, estudiante de doctorado en la Universidad de Southampton en el Reino Unido, y autora principal del nuevo estudio. "Estamos viendo una respuesta muy diferente [ahora]".

El análisis genético de 249 pingüinos papúa, 166 barbijo y 122 adelia mostró que las tres poblaciones se ampliaron después del último glacial-máximo cuando las capas de hielo estaban en su mayor medida, informaron los investigadores en la revista Scientific Reports. Pero ahora sólo los pingüinos papúa parecen estar sosteniendo sus poblaciones contra las tendencias actuales de calentamiento en la Antártida occidental. Las otras dos especies están en declive.

Demasiado y no suficiente

pingüinos papúa saltan al agua"Usted puede tener muy poco hielo y mucho hielo, y las dos cosas son malas", dice Jefferson Hinke, un ecologista con la National Oceanic and Southwest Fisheries Science Center de la NOAA en La Jolla, California EE.UU..

En el pasado, el problema era la falta de suelo. Durante el último máximo glacial, hubo un 100 por ciento más hielo marino que rodeaba la Antártida, lo que restringía severamente el acceso al mar, del que dependen de los pingüinos para alimentarse. Los glaciares también cubrieron el suelo desnudo, donde depositan sus huevos y crian a sus pequeños. No fue hasta que comenzó la fusión del hielo que las poblaciones de pingüinos comenzaron a hacerlo mejor.

"Ahora tenemos muy poco de hielo", dice Hinke, que no participó en el estudio, "y las consecuencias ecológicas en las que estamos es que especies como Adelia y barbijo no lo están haciendo muy bien". Sin embargo, a diferencia del pasado, el problema para los pingüinos es ahora un suministro de alimentos cada vez menor.

Adelia y de barbijo se basan principalmente en el krill, que ha ido disminuyendo debido a la retirada del hielo marino, que los animales parecidos a camarones necesitan para crecer. La pesca comercial de krill, junto con un resurgimiento de las ballenas que se alimentan de los pequeños animales, han reducido aún más las poblaciones de krill. Los pingüinos papúa probablemente van mejor porque tienen una dieta más flexible, que incluye peces y algunos calamares, además de kril.

Nada dura para siempre

"Estas especies son mucho más robustas de lo que a veces les damos crédito", dice Heather Lynch, una ecóloga de población en la Universidad de Stony Brook en Nueva York, quien aportó datos para el estudio. Los investigadores se preocupan cuando las especies se ven obligadas a cambiar sus rangos, dice ella, pero este trabajo muestra que estas especies de pingüinos pueden seguir a través de esos cambios.

Sin embargo, "ha habido reveses de fortuna en el pasado", dice Lynch. Los pingüinos adelia y de barbijo son evidencia de eso. A pesar de que los pingüinos papúa parecen estar haciéndolo bien ahora, "no hay ninguna garantía de que eso vaya a durar para siempre".

Artículo científico: A reversal of fortunes: climate change ‘winners’ and ‘losers’ in Antarctic Peninsula penguins

Ver un estudio contradictorio sobre los pingüinos Adelia: Ganadores del cambio climático: Pingüinos Adelia