Descubierto en China el vómito más antiguo de ave marina

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Descubierto en China el vómito más antiguo de ave marina - 5.0 out of 5 based on 1 vote

ave enantiornithine vomitando egagrópila

Los biólogos modernos estudian las egagrópilas de los pájaros para aprender sobre su dieta

China es conocida por ser un tesoro de fósiles increíblemente bien conservados. Haciendo algo de investigación en el sitio correcto pueden encontrarse dinosaurios (incluyendo aves) con plumas fosilizadas o la piel y escamas preservadas. Ahora, un equipo de investigadores del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados ha hecho un descubrimiento que es particularmente sorprendente... y un poco guarro: vómito de pájaro fosilizado!

Muchos de nosotros podemos recordar estar sentados en clase de ciencias cuando el profesor nos enseñaba un trozo poco apetecible de pieles y huesos compactados: un pellet de búho (o egagrópila, conocido también en cetrería como plumada, pelota o egregófito). Las aves carnívoras tienen el hábito de tragar la presa entera, pero no pueden digerirla toda. La piel, los huesos, las garras, los dientes y otros materiales estomacales se acumulan en un pellet y se echan hacia fuera de la manera en que entran:

buho vomitando una egagrópila

Durante el Período Cretáceo vivió un arcaico grupo de aves llamadas enantiornithes. No eran como los pájaros modernos - la mayoría tenía dientes, por ejemplo - pero, gracias a este fósil recién descubierto, ahora tenemos pruebas de que también producían egagrópilas. De hecho, con 120 millones de años de antigüedad, este hallazgo puede ser la bola gástrica más antigua en el registro fósil.

De la misma manera que los biólogos modernos estudian las egagrópilas de los pájaros para aprender sobre su dieta, el paleontólogo Min Wang explicó cómo esta pelota prehistórica - que estaba llena de huesos de pescado - arroja luz sobre los hábitos digestivos de las antiguas aves. "Soy muy afortunado de haber encontrado un pellet preservado junto con el pájaro", dijo Wang.

fósil de egagrópila

El pellet expulsado del antiguo pájaro, lleno de huesos de pescado, se puede ver situado debajo de uno de sus huesos del brazo. Min Wang

El descubrimiento revela que las antiguas aves enantiornithes, aunque todavía tenían dientes, ya habían desarrollado hábitos alimenticios similares a las aves modernas. No sólo se comían el pez de un trago, sino que su molleja también estaba equipada para crear un pellet. Además de eso, sus gargantas eran eficaces en antiperistalsis, que es un término científico de lujo para el vómito.

"En las aves, las dos secciones del estómago están claramente separadas una de otra, y se puede ver que la molleja es muy muscular", dijo Wang. El trabajo de la molleja es recolectar y compactar el material indigestible en una pelota. "A nosotros [los humanos] nos gusta desgarrar la carne del hueso", dijo mientras hacía pantomima usando un cuchillo y un tenedor. Pero los pájaros no hacen eso. En su lugar, dependen de su sistema digestivo para separar las cosas duras.

fósil de enantiornithes

El resto del cuerpo del pájaro no permaneció junto tan bien como su vómito final. Min Wang

Al presentar el descubrimiento en la reunión de este año de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados, Wang señaló que puede ser una tarea difícil distinguir los pellets de la caca. "Para ser honesto, es muy difícil distinguir la diferencia a menos que tengas una buena evidencia", dijo. En este caso, el gránulo contenía un número de trozos de hueso bastante grandes, piezas que seguramente habrían sido demasiado voluminosas para pasar a través de los estrechos canales al final del sistema digestivo del ave.

El descubrimiento de que esta antigua enantiornithean producía egagrópilas hace que Wang y sus colegas se pregunten si la función se desarrolló aún más temprano, en los ancestros de dinosaurios carnívoros de las aves. La evidencia fósil indica que los dinosaurios tenían una molleja que llenaban de rocas para ayudarse a triturar los alimentos, al igual que hacen hoy los cocodrilos. Wang espera que las investigaciones futuras demuestren que, incluso antes de que las aves evolucionaran, los dinosaurios pequeños habrían desarrollado una fuerte molleja productora de pellets. ¿Velocirraptores vomitando? Tendremos que estar atentos para averiguarlo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar