updated 3:08 PM CEST, Oct 22, 2017

Nueva Zelanda ha construido un túnel subterráneo especial para pingüinos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

túnel para pinguinos en Nueva Zelanda

Ha sido hecho bajo una carretera muy transitada que las aves debían cruzar todas las noches

Ha sido creado en Nueva Zelanda un túnel subterráneo para ayudar a los pingüinos a evitar cruzar una carretera muy transitada, y las inteligentes aves lo están usando.

Una colonia de pingüinos azules (Eudyptula minor), también llamados "pingüino del hada" o "pingüinos pequeños" porque es la especie de pingüino más pequeña de mundo, lleva anidando desde la década de 1990 en una cantera abandonada en Oamaru Harbor, Nueva Zelanda.

Pero entre la cantera y las aguas del océano existe una concurrida calle que las diminutas aves no voladoras tenían que atravesar para llegar a sus sitios de anidación después de pescar. Esto hizo a las aves vulnerables al tráfico y - debido a que sus desplazamientos por la carretera transversal se realizan durante la noche - con frecuencia eran desorientados por los faros de coche.

En lugar de dejar a los pingüinos vulnerables a la traicionera ruta, la ciudad se asoció con la gente para crear un pasadizo subterráneo que hiciese más fácil a los pingüinos ir y venir sin riesgo.

Se necesitaron tres semanas para terminar el túnel y, de acuerdo con la Smithsonian, la ruta que hizo la ciudad estaba perfectamente situada en el punto de cruce preferido de los pingüinos, a pesar de que para hacerlo significó que tuvieron que mover las líneas de energía y de agua.

Una vez terminado, sin embargo, los pequeños pingüinos azules comenzaron a utilizar el túnel, y los resultados han sido "casi universalmente positivos". Alrededor de 20 aves usan el paso todas las noches, y puesto que los pingüinos son animales de costumbres, lo más probable es que sigan utilizando en el futuro el paso más seguro.

El túnel también es bueno para la ciudad. Se estima que 75.000 personas visitan cada año Oamaru para ver las aves, y la protección de los pequeños pingüinos es una buena inversión para la industria del turismo de la ciudad. Lo más importante, sin embargo, es una decisión inteligente para proteger a la población de pingüinos en declive y demuestra cómo seres humanos y animales pueden vivir en armonía.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar