Isla Rasa: Un santuario de aves marinas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

charrán elegante

gaviota ploma

Allí vive el 95% de la población mundial de gaviota ploma

En el siglo XX el saqueo de huevos redujo drásticamente la población de aves marinas

gaviota ploma

Isla Rasa es una pequeña isla en el Golfo de California, México. Es el sitio de cría del 95% de la población mundial de la Gaviota ploma (Larus heermanni), y el charrán elegante (Sterna elegans), destacan también por su presencia la gaviota de patas amarillas (L. livens) y el águila pescadora (Pandion haliaetus), tiene así mismo una gran población de charranes reales (Sterna maxima).

Isla Rasa es de alta prioridad internacional de conservación, ya que representa una parte importante de la reserva natural del Golfo de California por ser el lugar en donde las aves realizan su reproducción. Es necesario destacar que esta isla, entre el conjunto del territorio insular comprendido en el Golfo de California, tiene un significado especial por ser el hábitat predilecto de estas aves marinas mencionadas.

Estas aves marinas migratorias provienen de miles de kilómetros de distancia. La migración de las gaviotas de la costa del Pacífico desde el sur de Canadá hasta el sur de Mexico y la migración de las golondrinas de mar del Pacífico de América del Sur. Durante el verano, después de que las aves se han asentado en las áreas de anidación, la isla está literalmente cubierta de aves que participan en los ritos de reproducción.

Durante el siglo XX el exceso de recolección de huevos redujo drásticamente la población de aves marinas. Afortunadamente varios conservacionistas de México y EE.UU. ayudaron a clasificar la isla como un área protegida en 1964. El 30 de mayo de 1964 fue decretada por el presidente Adolfo López Mateos como zona de reserva natural y refugio de aves. El decreto se logró por la intervención del doctor Bernardo Villa del Instituto de Biología de la Unam, apoyado por los científicos norteamericanos Louis Wayne Walker y George Lindsay.

La isla se localiza en la mitad septentrional del Mar de Cortés, a 20.3 km de la costa oriental de Baja California, entre las islas Partida al noroeste y Salsipuedes, al sureste.

La isla se originó durante el Mioceno, y presenta un relieve plano; de ahí deriva su nombre. Las costas de la isla están formadas por playas rocosas y acantiladas de alturas menores a los 30 m. Las costas más altas de este tipo se ubican en la parte austral y oriental de la isla.

La Isla Rasa forma parte de un arco insular, cuyo origen está vinculado con un sistema producido por la actividad volcánica y otros procesos, como la erosión, que le han dado su forma actual (Bourillón et al., 1988). El sistema de fallas de San Andrés y la separación de las placas (Pacífico Norte y Norteamericana) han influido de manera decisiva en la forma actual de la isla, ya que ha sufrido levantamientos, hundimientos y procesos erosivos vinculados con la acción del agua.

La fauna no es muy diversa; sin embargo como digo, es un sitio importante para las aves. Las rocas cubiertas de guano constituyen el sitio de anidación de más del 90% de la población mundial de dos especies de aves marinas, la gaviota ploma (Larus heermanni) y la golondrina marina elegante (Sterna elegans). Su importancia como área natural protegida deriva de la presencia en ella de importantes poblaciones de aves marinas protegidas por el Gobierno mexicano como el águila pescadora (Pandion haliaetus), y el halcón peregrino (Falco peregrinus), considerado como especie amenazada .

Isla Rasa, México Santuario aves marinas

Isla Rasa también es un sitio de anidación de la golondrina marina grande (Sterna maxima), la gaviota (Larus livens) y el águila pescadora (Pandion haliaetus), y es zona de invernación del halcón peregrino (Falco peregrinus)

En el pasado, el saqueo de huevos y otras actividades humanas han sido perjudiciales para las colonias de anidación de las aves. Por ejemplo, la alcita bajacaliforniana (Synthliboramphus craveri), que únicamente anida en islas del Golfo de Cortés y del Pacífico, ha dejado de anidar en Isla Rasa.

Dada la pequeña superficie, existe una constante amenaza a las poblaciones de aves que están expuestas a cualquier influencia. En especial preocupa la falta de control de los visitantes que perturban el ambiente. El andar imprudente de los visitantes ocasiona pánico entre las aves, obligándolas a abandonar temporalmente sus nidos con huevos o polluelos. Los polluelos pueden alejarse del nido y si no encuentran el camino de regreso ello significa la muerte segura.

gaviota ploma y su pollos

La golondrina marina es particularmente muy sensible a esta perturbación; si el visitante se acerca a menos de l00 m de ellas, levantan el vuelo. Por su color, los huevos son fácilmente confundidos con el terreno y llegan a ser pisados. Según Villa y colaboradores (1980): "Existen razones fundamentales para impedir la dispersión de los visitantes en toda la isla, pues si se considera que una sola persona, al recorrer los 400 m (de una vereda provisional establecida por esos investigadores para evitar la dispersión de los visitantes) propicia o destruye 140 vidas en potencia; tomando como base que en cada metro cuadrado –la anchura de la vereda– se encuentran 3.5 huevos en promedio, la cifra arroja 1.400 huevos inhabitados". Esta cifra había que multiplicarla por el número de personas.

Otro problema particularmente severo para las aves de la isla son las ratas y ratones domésticos introducidos tal vez por la actividad humana. Es necesario adoptar medidas para erradicar o controlar las poblaciones de roedores.

La extracción de huevos de ave para consumo humano fue una actividad frecuente en años pasados. De la isla se extraían decenas de miles de huevos, con un efecto profundo sobre las poblaciones de aves. Esta actividad la realizaban con relativa frecuencia los pescadores de la zona, de los cuales llegaron a extraer 50,000 en una temporada. Según datos de l940, éstos eran vendidos en los mercados de Hermosillo, Guaymas, San Felipe, Bahía Kino, La Paz, Mulegé y Santa Rosalía (Bourillón et al., 1988).

Isla Rasa, monticulos de piedra

Actualmente se desconoce si esta actividad continúa realizándose, aunque a juzgar por la recuperación numérica de las poblaciones de aves parece al menos haber disminuido. El incremento de la vigilancia ayudaría a erradicar este factor perturbador de efectos inmediatos.

Isla Rasa está deshabitada. La única ocupación conocida ocurrió de 1850 a 1950, cuando la extracción de guano prosperaba y era habitada esporádicamente por trabajadores. Es posible que en el pasado la isla haya sido visitada por grupos de seris de Isla Tiburón y cochimíes de Bahía de los ángeles en busca de alimento. Se sabe que en los alrededores de la isla se llevan a cabo actividades pesqueras.

Se observan montículos de piedra con forma cónica de medio a un metro de altura dispersos en toda la isla, construidos para limpiar el terreno y facilitar la extracción del guano. La extracción de guano se inició en l850 y en los dos primeros años se extrajeron 10,000 toneladas que se embarcaron hacia puertos europeos.

En 1880 la empresa norteamericana-mexicana Guano Company de San Francisco operaba la explotación del guano y embarcaba a San Francisco y Europa. Esta explotación concluyó casi por completo al inicio de este siglo, aunque se reportan explotaciones esporádicas hasta los años cincuenta (Bourillón et al., 1988).

Después de emitido el decreto de 1964 y gracias al esfuerzo de investigadores mexicanos, las poblaciones de aves de Isla Rasa han tenido incrementos notables. De acuerdo con Villa y colaboradores (1980), hacia 1977 se había "registrado un incremento de las poblaciones hasta llegar casi a los límites de la capacidad de mantenimiento". Hacia finales de los años ochenta se informa que las poblaciones de gaviota ploma (Larus heermanni) y de la golondrina marina elegante (Sterna elegans) estaban constituidas por 300,000 y 42,000 individuos, respectivamente (Bourillón et al., 1988). La clave de ese éxito estriba claramente en la conjunción entre investigación y vigilancia lograda por los biólogos que han venido laborando en la isla desde mediados de los años sesenta, a lo cual se ha sumado la cooperación de pescadores y habitantes del área.

Encuentro conservación islas, México

Una muy apasionada científica mexicana, la Dra. Enriqueta Velarde, se encuentra ahora al frente de la conservación en Isla Rasa. Ha trabajado continuamente en la realización de investigaciones en la isla, que no sólo han contribuido a la protección de las aves marinas,  proporcionando valiosos datos a la ciencia, si no que también ha constituido un terreno de entrenamiento para los estudiantes interesados en la conservación.

Durante los días 26 al 29 de Junio de 2009 se celebrará en el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y CEARTE Ensenada, B.C. de México un "Encuentro nacional para la conservación y el desarrollo sustentable de las islas de México", que busca promover y orientar la conservación y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales de los ecosistemas insulares mexicanos, así como la continuidad de sus procesos ecológicos y evolutivos.

Enlaces: Instituto Nacional de Ecología de México

Créditos: Imagen de cabecera Kevin Schafer

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar