updated 9:06 AM CEST, Jun 19, 2018

La 'mancha' mató a miles de pequeñas aves marinas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alcita de Cassin

Para las alcitas de Cassin el número de muertos superó los 9.000

Para las alcitas de Cassin, aves marinas del tamaño del petirrojo del Pacífico nororiental, el invierno de 2014 fue un desastre. En el transcurso de unos pocos meses, más de 9.000 individuos llegaron a playas desde la Columbia Británica hasta California.

Casi de inmediato, los científicos formularon la hipótesis de que las muertes estaban relacionadas de alguna manera con una enorme ola de calor marina, conocida como "la mancha" (the blob, en inglés), que devastó el ecosistema costero entre 2013 y 2015.

Pero fue solo recientemente que un grupo de investigadores confirmó que la mancha era la culpable. En un nuevo estudio, el ecologista de la Escuela de Ciencias Acuáticas y Pesqueras de la Universidad de Washington Timothy Jones y sus colegas relatan cómo estas aves pasaron del festín al hambre.

La mancha apareció en el noreste del Pacífico en el otoño de 2013, cuando se estacionó sobre la región una cresta de presión atmosférica anormalmente alta. La cresta disminuyó la velocidad del viento que impulsa la surgencia en aguas profundas, que normalmente trae a la superficie agua fría y rica en nutrientes.

Las alcitas de Cassin o mérgulos sombríos (Ptychoramphus aleuticus) no se vieron afectadas al principio porque persistía un oasis de afloramiento frío cerca de sus colonias de reproducción. Pero en el otoño las alcitas migraron hacia el sur. Se congregaron en las pocas zonas frías que quedaban cerca de la costa. Pero en septiembre las corrientes ascendentes también se detuvieron, y fue entonces cuando comenzaron los problemas. Los copépodos del norte, unos diminutos crustáceos ricos en grasas que son los alimentos básicos de las alcitas, desaparecieron con el agua más fría, solo para ser reemplazados por sus escasos contrapartes sureños.

"Básicamente, esas aves pasaron de comer grandes M&M de maní a arroz inflado", dice la coautora del estudio Julia Parrish, una bióloga marina en la Universidad de Washington y fundadora de un proyecto de observación de aves marinas de ciencia ciudadana de larga data llamado COASST.

la mancha

La mancha también constreñió los terrenos de caza de las aves. Típicamente, las alcitas de Cassin volarán hasta 300 kilómetros mar adentro en busca de aguas frías y ricas en copépodos. Pero en 2014, los únicos lugares aptos para la alimentación fueron aproximadamente 70 kilómetros fuera de la costa.

Pero cuando ese refugio desapareció en septiembre, los pájaros se quedaron. "Simplemente no había otra área a la que ir", dice Jones.

Para las aves que comen casi constantemente solo para sobrevivir, este fue el comienzo del fin: necesitaban más energía para atrapar a los copépodos pobres en calorías de los que obtenían al comerlos. Los pájaros debilitados se marchitaron.

En diciembre de 2014, dos meses después de que llegaron los copépodos del sur, los encuestadores de COASST y otros programas encontraron hasta 20 aves muertas en un solo kilómetro de playa.

En la primavera de 2015 el número de aves que anidaban en Triangle Island, Columbia Británica, había disminuido en un 15 por ciento con respecto al año anterior. La isla es la colonia reproductora de alcitas de Cassin más grande del mundo y es típicamente el hogar de más de un millón de aves. A pesar de estas pérdidas observables, Jones dice que aún no está claro el efecto en general de esta masa muerta en la población de alcitas de Cassin.

Tony Gaston, un biólogo de aves marinas del Centro Nacional de Investigación de Vida Salvaje de Canadá que no participó en el estudio, dice que las muertes masivas no tienen a menudo ningún efecto en la población general de las aves.

Por ejemplo, el derrame de petróleo del Exxon Valdez mató a cientos de miles de araos comunes (Uria aalge). Para el año siguiente, la población se veía prácticamente igual, dice Gaston.

Aunque la ciencia aún está investigando, las posibles consecuencias a largo plazo para la población de alcitas podrían ser sombrías. Según Parrish, el número de aves marinas de todas las especies que murieron durante The Blob fue el más grande visto "nunca en cualquier parte del mundo". Incluso pequeños cambios en la temperatura del océano, uno o dos grados Celsius en un área extensa, pueden tener efectos devastadores.

Si continúan sucediendo las olas de calor marinas con mayor frecuencia y duran más, como lo han hecho durante el siglo pasado, la población global de alcitas de Cassin puede estar en problemas.

Artículo científico: Massive Mortality of a Planktivorous Seabird in Response to a Marine Heatwave

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar