Casi como una ballena: primera evidencia de alimentación por succión en un ave marina

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Casi como una ballena: primera evidencia de alimentación por succión en un ave marina - 5.0 out of 5 based on 1 vote

mérgulo en el agua

Vídeo en cámara lenta revela el secreto de las habilidades de sorber de los mérgulos

El mérgulo, una diminuta ave marina de color blanco y negro que se reproduce en el Ártico, bucea hasta 27 metros para comer algo. Su comida favorita, especialmente en el verano cuando está criando jóvenes, es un crustáceo diminuto y de rápida natación conocido como copépodo. Y necesita capturar alrededor de 60.000 todos los días solo para saciar su apetito y el de su pollito en desarrollo.

Los científicos que inicialmente estimaron la impresionante tasa de captura diaria de las aves - alrededor de seis copépodos por segundo - supusieron que debían atraparlos mediante alimentación por filtración, separando a la vez a varias presas del agua.

Ahora, los científicos han observado de cerca mérgulos que se alimentan debajo del agua y no han encontrado en las diminutas aves marinas signos de alimentación por filtración. En cambio, los mérgulos usan una técnica diferente para atrapar presas: las chupan del agua. La técnica es la misma utilizada por muchos peces, y el descubrimiento hace que el mérgulo sea la primera ave conocida por cazar de esta manera.

Para llevar a cabo el estudio, Manfred Enstipp, ahora un investigador postdoctoral en el Instituto Multidisciplinario Hubert Curien en Francia, atrapó 17 mérgulos del Atlántico (de nombre científico Alle alle, también conocidas como pequeñas alcas - little auks en inglés) de las laderas cubiertas de musgo y resbaladizas de Svalbard, Noruega. Enstipp llevó a los pájaros a una estación de investigación cercana, donde tenía una piscina artificial de agua de mar enriquecida con la comida preferida de los mérgulos. Luego lanzó las aves a la piscina, con la esperanza de estudiar y filmar su comportamiento de alimentación.

bandada de Alle Alle volando

Pero las primeras aves no cumplieron. "No bucearon; no buscaron nada", dice Enstipp. "[Pensé], esto no va a funcionar".

Entonces Enstipp se dio cuenta de que las aves probablemente estaban saciadas. Entonces, para su siguiente prueba, solo atrapó pájaros cuya bolsa de comida, una pequeña cavidad debajo de la lengua, no estaba abultada. (Increíblemente, la bolsa extensible puede contener hasta 4.300 presas). Las hambrientas aves estaban obligadas.

"Estas aves fueron increíblemente rápidas bajo el agua", dice Enstipp. Si miras el vídeo a su velocidad original, agrega, parece como si estuvieran rebotando. Disminuida la velocidad, sin embargo, el vídeo revela cómo cazan los mérgulos.

Al detectar un copépodo, el pájaro se dirige hacia él. Luego, estira su cuello, abre su pico y expande su bolsa de comida para succionar el copépodo (Calanus finmarchicus). Al extender su bolsa de comida, el ave crea una cavidad de baja presión que atrae al copépodo, junto con el agua. Una vez que cierra su pico, el pájaro usa su carnosa lengua para expulsar el exceso de agua de sus fosas nasales o pico. Cada evento de captura lleva menos de medio segundo.

Las aves de Enstipp capturaron un promedio de 1,35 copépodos por segundo, una caída de la estimación anterior de seis. Pero en el mar, donde los copépodos a menudo están disponibles en altas densidades, Enstipp sospecha que pueden absorber múltiples copépodos en lugar de elegir uno a la vez.

En el experimento, las aves a menudo sorbían dos o tres copépodos individualmente antes de expulsar el agua y completar la captura, haciendo que la alimentación sea ligeramente más eficiente.

Sin embargo, con el calentamiento de las aguas del Ártico, incluso una dieta diaria de 60.000 copépodos puede no ser suficiente. Las especies de copépodos que prosperan en el frío Ártico son grandes y ricas en energía. Pero están siendo reemplazadas por especies más pequeñas a medida que el mar se calienta, dice Ruedi Nager, ecologista de aves marinas de la Universidad de Glasgow en Escocia.

Parece que, en un futuro océano, las pequeñas alcas tendrán que aumentar su velocidad de comer mientras persiguen presas más pequeñas y menos nutritivas, absorbiéndolas para sobrevivir.

Artículo científico: Almost like a whale – First evidence of suction-feeding in a seabird

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar