La dieta del kilómetro 100 del cóndor de los Andes

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La dieta del kilómetro 100 del cóndor de los Andes - 5.0 out of 5 based on 1 vote

cóndor de los Andes

Mamíferos marinos escasos y una costa cada vez más desarrollada significa que estos carroñeros tienen que volar lejos para encontrar comida

Los cóndores gigantes andinos (Vultur gryphus) son algunas de las mejores criaturas para la eliminación de basura de la naturaleza. Estas gigantescas aves - tan pesadas como 15 kilogramos y una envergadura de tres metros - se elevan a través del cielo patagónico, explorando el suelo debajo de ellas en busca de carroña.

Se dedican a limpiar el paisaje y se dan un festín con los cadáveres que puedan encontrar. Históricamente, se ha sabido que los carroñeros comen de todo, desde llamas y ñandúes hasta leones marinos y ballenas varadas.

Pero el declive global de los mamíferos marinos durante el siglo pasado - un resultado de la caza industrial de ballenas y otras causas - significa que es mucho menos probable que las aves encuentren alimentos cerca del mar.

La mayoría de los cóndores pasan sus noches en el lado occidental de la Cordillera de los Andes, a lo largo de la costa sur de Chile. El agotamiento aquí de los mamíferos marinos significa que las aves se ven obligadas ahora a realizar vuelos de 150 kilómetros hacia el interior para encontrar alimento en el lado oriental de la cordillera.

"Se reproducen en ambos lados de los Andes, pero curiosamente ahora están alimentándose del lado argentino, donde existen grandes cantidades de herbívoros", dice Sergio Lambertucci, un biólogo conservacionista de la Universidad Nacional del Comahue en Argentina, quien dirigió un reciente estudio que analiza la dieta cambiante de los cóndores.

Para ver cómo ha afectado a los cóndores la disminución de los mamíferos marinos, Lambertucci y sus colegas rastrearon 24 especímenes de cóndores andinos en museos de todo el mundo. Compararon las proporciones de isótopos clave en las plumas de las aves con las tomadas de 53 cóndores vivos. Todos los especímenes del museo fueron recolectados en la Patagonia entre 1841 y 1939, mientras que las aves modernas fueron capturadas entre 2010 y 2013.

cóndor de los Andes (Vultur gryphus)"Los isótopos estables actúan como un identificador del tipo de alimento que consumen estos carroñeros", dice el ecólogo Joan Navarro, del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, España, que también participó en el proyecto. Los isótopos dan a los investigadores una forma de estimar las contribuciones de diferentes fuentes de alimentos a la dieta de las aves.

Los científicos descubrieron que en el pasado los mamíferos marinos componían un tercio de la dieta del cóndor andino. Hoy, esa proporción ha bajado a solo un ocho por ciento.

Lambertucci dice que el cambio en la dieta puede explicarse por las reducciones masivas en las poblaciones de mamíferos marinos durante el siglo pasado y por un uso humano cada vez mayor de la línea costera, lo que hace más difícil que los cóndores lleguen a los cadáveres cerca del mar.

Agrega que las aves no pueden encontrar alimento en las laderas occidentales de los Andes, ya sea porque están cubiertas de espesa selva tropical, que las aves no pueden ver a través. Por el contrario, las laderas orientales conducen a praderas abiertas y al desierto de la estepa patagónica.

La dieta más restringida es mala para los cóndores, que están en peligro crítico en los Andes del norte, porque tienen que trabajar más para encontrar comida. "Hace un siglo tenían una fuente de alimentos a pocos kilómetros de sus nidos, pero ahora necesitan volar decenas de kilómetros diarios", dice Lambertucci.

Douglas McCauley, un ecologista de la Universidad de California en Santa Bárbara, que no participó en la investigación, dice que el estudio muestra cómo los cambios poblacionales en una especie pueden repercutir en toda la red trófica.

"Con mucho, lo más aterrador de la extinción o la pérdida de animales son los impactos que estos cambios pueden tener en la red de interacciones que vinculan la vida en la naturaleza", dice McCauley.

Sabemos que hay menos ballenas en el Océano Austral, y eso en sí mismo no es bueno, dice McCauley. "Pero recién estamos comenzando a comprender y detectar las repercusiones que provienen de estas pérdidas".

Artículo científico: Tracking data and retrospective analyses of diet reveal the consequences of loss of marine subsidies for an obligate scavenger, the Andean condor

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar