A los pingüinos les encantan las salpas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pingüino pequeño (Eudyptula minor)

Las salpas son una familia de tunicados gelatinosos que se desplazan por contracción

El ADN de las formas de vida gelatinosa que se encuentran en las heces de los pingüinos podría ayudar a rastrear los efectos del cambio climático en los ecosistemas de los océanos del sur.

Un reciente estudio muestra que a algunos pingüinos les gusta la comida con contenido gelatinoso. Al observar el ADN en la caca de las aves, los investigadores descubrieron que comían una sorprendente cantidad de presas gelatinosas, incluidos pequeños animales en forma de tubo llamados salpas.

Saber qué hay en el menú para los pingüinos es importante para comprender la salud no solo de estas aves marinas, sino de todo su ecosistema.

Catherine Cavallo, candidata a un doctorado en ecología en la Universidad de Monash en Australia, está tratando de convertir a las aves marinas en herramientas para aprender sobre los entornos oceánicos. En particular, ella estudia a los pingüinos pequeños, conocidos también como pingüinos azules o pingüino del hada (Eudyptula minor), que reciben su nombre por ser el más pequeño de todos los pingüinos con solo 30 centímetros de altura.

Estos pingüinos permanecen cerca de casa cuando cazan, dice Cavallo. Eso significa que observar lo que comen podría ayudar a los investigadores a realizar un seguimiento de los cambios en el entorno local.

La forma tradicional de estudiar la dieta de un animal es examinar el contenido del estómago o las heces. "Por lo general, es bastante difícil identificar un surtido de partes del cuerpo y de papilla", dice Travis Gerwing, un ecólogo de la Universidad de Victoria en la Columbia Británica que no participó en el nuevo estudio. Incluso si puedes decir lo que estás viendo, este método representa en exceso a las especies con partes duras como conchas, huesos o picos. La presa blanda y tierna es más probable que desaparezca por completo en el proceso digestivo, dice Gerwing.

Entonces, en lugar de eso, Cavallo y sus coautores utilizaron una tecnología más nueva llamada metabarcoding del ADN (código de barras de ADN)http://metabarcoding.org/. Recolectaron cientos de muestras dispersas de pequeños nidos de pingüinos en dos sitios de reproducción en el sureste de Australia. Luego se enfocaron y secuenciaron ciertos segmentos cortos de ADN dentro de las heces. Estas instantáneas genéticas les dijeron qué tipos de formas de vida habían pasado por las entrañas de los pingüinos.

salpa Thalia democratica

La mayor parte de la dieta de los pingüinos parecía ser pescado, pero los investigadores también encontraron animales gelatinosos en el 75 por ciento de las muestras. El ADN de estos animales representó en el estudio casi una cuarta parte del total de ADN de las presas. Algunas de ellas no eran conocidas como comida de pingüinos. "Esperábamos encontrar presas gelatinosas en la dieta, pero la prevalencia de salpas fue una sorpresa", dice Cavallo.

Sin embargo, el metabarcoding del ADN es una herramienta imperfecta, señala Gerwing. "Es una técnica increíblemente poderosa. Ese es realmente uno de sus problemas", dice. Por ejemplo, puede recoger la firma genética no solo de la presa del pingüino azul, sino también de la presa de la presa, sea lo que sea que haya en el vientre de un pez que tragó el pingüino, siempre que ese ADN sobreviva al ser digerido dos veces. Sin embargo, Cavallo dice que es poco probable que cambie sus resultados dramáticamente, y saber qué comían las presas de los pingüinos también es una valiosa información.

Cavallo cree que las dietas de los pingüinos pequeños pueden ayudar a los investigadores a estudiar el cambio climático. Por ejemplo, se espera que las salpas y las medusas se desempeñen mejor que otros en un océano cálido y acidificante, y su abundancia podría reflejarse en la caca de los pingüinos.

En un estudio anterior, Jean-Baptiste Thiebot del Instituto Nacional de Investigación Polar en Japón y sus colegas conectaron cámaras de vídeo a pingüinos pequeños y otras tres especies de pingüinos y los vieron a todos comer medusas. Pero la evidencia de que los pingüinos comen herbívoros gelatinosos como las salpas ha sido más limitada, dice Thiebot.

Thiebot se pregunta si las salpas son un alimento favorito para los pingüinos pequeños durante todo el año o solo en el verano cuando las salpas son más abundantes. También cree que sería interesante saber si sus dietas cambian con el tiempo. "¿Los individuos más jóvenes tienden a comer más? ¿O menos?”. Quizás la edad y la experiencia de caza afectarán el gusto de los pingüinos por las criaturas gelatinosas.

Artículo científico: Molecular Analysis of Predator Scats Reveals Role of Salps in Temperate Inshore Food Webs

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar