Encuentran un método científico para mantener a las gaviotas lejos de tu comida

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

gaviota con una patata frita

Parece que solo mirar a las gaviotas reduce la posibilidad de que te arrebaten la comida

Si hay algo por lo que las gaviotas son famosas, es su robo profesional. Roban tus refrigerios, te cortan la nariz, roban tu budín y destrozan tu almuerzo. Ningún bocado está a salvo en el rango del ávido y goloso ojo de una gaviota.

Pero, como descubrieron los científicos en el Reino Unido, hay una manera de evitarlo: mantén tus propios ojos en ellas.

Sí. Solo míralas directamente. Mantén a ese malvado emplumado en tu mirada. Haz que parezca amenazante.

No solo es bueno para preservar tu comida. Al hacerlo, es posible que puedas ayudar a salvar especies en peligro de extinción al reducir el conflicto entre humanos y gaviotas.

"Las interacciones entre los humanos y la vida silvestre tienen a menudo un impacto negativo en una amplia variedad de taxones, y el conflicto humano-vida silvestre es una de las principales causas de la disminución de las especies y el éxito limitado de los esfuerzos de conservación", escribieron los investigadores en su artículo.

"La intervención tiende a enfocarse en reducir los efectos negativos en los humanos mediante el manejo de las poblaciones de vida silvestre. Sin embargo, el manejo de la vida silvestre a menudo es ineficaz [..] Cada vez se reconoce más que, en lugar de imponer únicamente controles sobre la vida silvestre, los cambios en el comportamiento humano podrían aliviar estos conflictos y al mismo tiempo beneficiar los esfuerzos de conservación".

Entonces, un equipo de investigadores dirigido por Madeleine Goumas de la Universidad de Exeter se propuso descubrir si el robo de las gaviotas podría verse afectado por el comportamiento de los humanos a los que intentaban robar.

Realizaron su investigación sobre las gaviotas argénteas europeas (Larus argentatus), una de las gaviotas cleptoparásitas más famosas de Gran Bretaña.

gaviota con unas patatas fritasAunque las poblaciones de estas aves están aumentando en las ciudades costeras, su número general ha disminuido drásticamente en las últimas décadas: entre 1969 y 2015 la población británica de gaviotas argénteas disminuyó en un 60 por ciento como resultado directo de las influencias antropogénicas.

Para investigar el conflicto humano-gaviota, los investigadores buscaron gaviotas argénteas europeas en ciudades costeras alrededor de Cornwall en el Reino Unido, y atrajeron a las aves con patatas fritas.

Los atractivos bocadillos de patata se colocaron en bolsas de congelador transparentes selladas para que la gaviota pudiera ser consciente y tentada por la comida, pero en realidad no podía coger ninguna. Esto fue para evitar una recompensa temprana que influyese en el posterior comportamiento.

La bolsa se colocó en el suelo, cerca de uno de los investigadores. Se usó un cronómetro para cronometrar el comportamiento de la gaviota cuando el investigador estaba mirando a la gaviota, o mirando hacia otro lado.

Cuando el investigador estaba mirando hacia otro lado, las 19 gaviotas que completaron la prueba tocaron la bolsa de patatas fritas.
Pero cuando el investigador miraba a la gaviota, o demoraron más en tocar la bolsa, 21 segundos más, en promedio, o no la tocaron en absoluto.

"Esto demuestra que las gaviotas usan señales de comportamiento de los humanos cuando toman decisiones de alimentación en entornos urbanos, y que encuentran a la mirada humana aversiva", escribieron los investigadores.

"Si la aversión a la mirada humana es una respuesta aprendida, los individuos que han sido expulsados de los alimentos por los humanos pueden aprender a asociar el contacto visual humano con el peligro potencial. Alternativamente, la aversión a la mirada puede estar presente al nacer, y las gaviotas pueden generalizar las características sobresalientes de un ojo de vertebrado".

Aunque no está claro por qué a las gaviotas no les gusta ser observadas, la investigación muestra que el conflicto entre humanos y gaviotas podría evitarse con solo un pequeño cambio de comportamiento de nuestra parte. Solo mantén a los pájaros ladrones bajo estricta vigilancia.

Este enfoque también podría ser bueno para las gaviotas. Su dieta natural es pescado, huevos robados de otras aves e invertebrados como cangrejos y erizos de mar. Se desconoce cómo afecta su salud comer alimentos fritos empapados en aceite: ese es el enfoque del siguiente paso del equipo en la investigación.

Mientras tanto, instan a las personas a permanecer vigilantes.

"Especialmente ahora, durante las vacaciones de verano y las barbacoas en la playa, estamos viendo más gaviotas en busca de una comida fácil. Por lo tanto, aconsejamos a las personas que miren a su alrededor y estén atentos a las gaviotas que se acercan, ya que a menudo parecen tomar comida por detrás y sorprender a las personas", dijo el ecologista conductual Neeltje Boogert de la Universidad de Exeter.

"Parece que solo mirar a las gaviotas reducirá la posibilidad de que te arrebaten la comida".

La investigación aparece en Biology Letters: Herring gulls respond to human gaze direction

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar