Las aves marinas también hacen "fast food" de lunes a viernes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

aves marinas pescando

Las pardelas se concentran en las zonas pesqueras de lunes a viernes, cuando los barcos salen a faenar

Los fines de semana siguen su estrategia natural y se desplazan centenares de kilómetros en busca de sus presas normales

Alimentarse entre semana de comida rápida y dedicar el fin de semana más tiempo y dedicación a lo que se ingiere parece que no es una costumbre sólo de los seres humanos.

Las aves marinas adecuan su alimentación a la ruta de los barcos pesqueros, con lo que adaptan sus desplazamientos para beneficiarse de los descartes de las capturas y hacer más eficiente su búsqueda de comida, según un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) del que se hacen eco las publicaciones científicas 'Current Biology' -el año pasado- y 'Science'.

aves marinas pescando descartes

Los descartes son fáciles de obtener para los animales más jóvenes, inexpertos o con alguna tara, que de otro modo morirían por el efecto de la competencia por los recursos.

El estudio es el resultado del seguimiento realizado entre 1999 y 2005 a ejemplares de pardela balear y pardela cenicienta, mediante la instalación de 28 transmisores vía satélite, liderado por Frederic Bartumeus, del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del Csic (Girona), informó un comunicado del CSIC.

De este modo, los científicos constataron que las pardelas se concentran en las zonas pesqueras de lunes a viernes, cuando los barcos salen a faenar, para conseguir alimento con mayor celeridad, mientras que los fines de semana siguen su estrategia natural y se desplazan centenares de kilómetros en busca de sus presas normales, como sardinas y calamares.

aves marinas pescan junto a una línea

Los inicios del estudio se remontan a una década atrás, en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, centro mixto del Csic y la Universidad de las Islas Baleares, gracias a los primeros seguimientos realizados por un grupo liderado por el investigador Daniel Oro.

La pardela balear (Puffinus mauretanicus) es una especie en peligro "crítico" de extinción y endémica de las Islas Baleares, mientras que la pardela cenicienta (Calonectris diomedea) se encuentra en situación vulnerable.

Para Bartumeus, “los resultados obtenidos sugieren una conexión elemental entre la explotación local pesquera y los patrones regionales del movimiento de estas aves marinas”. Cuando los barcos arrastreros faenan, las aves, que aprenden la localización de sus caladeros, permanecen cerca de sus colonias donde las barcas les proporcionan ese alimento fácil, lo que propicia que puedan ir y volver más a menudo de las zonas de pesca a los nidos. “Sin embargo, este beneficio natural de la pesca de arrastre queda neutralizado por su gran impacto sobre los fondos marinos, que afecta al equilibrio del ecosistema”, señala Bartumeus.

“Aunque estas aves no dependen de los descartes para sobrevivir, hay que tener en cuenta que los organismos buscan disminuir la incertidumbre que los rodea con el fin de aumentar su supervivencia. Esto es lo que hacen las pardelas comiendo peces sin valor comercial que los pescadores echan por la borda”, subraya Oro. Y añade: “Es además un recurso fácil para los animales más jóvenes, inexpertos o con alguna tara, que de otro modo morirían por el efecto de la competencia por los recursos”.

aves marinas pescan descartes

De acuerdo con los investigadores, entender el comportamiento de forrajeo de las pardelas es fundamental para intentar frenar el declive que sufren sus poblaciones. En el caso de la pardela balear, endémica de las islas Baleares, es tan acusado que se encuentra en peligro crítico de extinción.

El consumo de descartes de la pesca de arrastre supone, por otra parte, que las aves ingieren organismos que acumulan grandes cantidades de contaminantes, como metales pesados, que las aves almacenan a su vez. Conocer los patrones de movimiento de las pardelas y los lugares donde obtienen su alimento permite que estas aves puedan servir como biomarcadores para determinar dónde y cuándo los niveles de contaminantes en el mar son mayores.

La dieta natural de estas aves, las sardinas y los calamares, contiene mucha menor concentración de contaminantes porque son peces pelágicos, es decir que viven en la columna de agua y no en el fondo junto al sedimento. “La dieta ‘extra’ de los barcos es realmente ‘fast food’, comida rápida y de baja calidad. Aún así, y no obstante, contribuye al éxito reproductor de las dos especies”, concluye Bartomeus.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar