Extraodinario vídeo de dron muestra a ballenas en peligro de extinción que parecen abrazarse

abrazo entre ballenas

En el océano quedan menos de 400 ballenas francas del Atlántico Norte

Dos ballenas francas machos del Atlántico norte nadaban juntas como una sola, cada una con una aleta sobre el cuerpo de la otra.

Parecía como si estuvieran abrazándose.

"¿Están mostrando afecto? ¿Están mostrando amor?", se preguntó Michael Moore, un experto en ballenas francas de la Institución Oceanográfica Woods Hole, en Massachusetts. Estaba en un pequeño barco en Cape Cod Bay con una colega, Amy Knowlton, y el fotógrafo Brian Skerry y su asistente. "Estuvimos de acuerdo en que 'afecto' era una palabra que podríamos hacer como hipótesis".

Los científicos se habían lanzado al agua el 28 de febrero para contar ballenas francas y evaluar visualmente su tamaño y salud en general. En primavera, las ballenas migran hacia el norte desde las cálidas aguas del Caribe, donde dan a luz a las frías aguas del noreste de Estados Unidos y Canadá, donde es más abundante el zooplancton que comen.

Moore dice que esta fue la primera vez que observó a las ballenas francas nadar así, una postura a la que los científicos se refieren como comportamiento de vientre a vientre. Dice que las imágenes de vídeo de los dos machos, grabadas por un dron que Skerry, un explorador de National Geographic, había lanzado, ofrecen la vista más clara del fenómeno jamás vista.

El vídeo del dron muestra a dos ballenas francas machos del Atlántico norte llamadas Fiddle y Hyphen nadando juntas de una manera íntima que los científicos llaman comportamiento de vientre a vientre. Se ve durante el apareamiento, el juego y entre madres y crías. Los dos machos fueron vistos antes con una hembra.

Las imágenes muestran lo que los científicos denominan un "grupo de actividad superficial" de ballenas y presenta una instantánea de uno de dos grupos diferentes, vistos con cuatro horas de diferencia, nadando por la bahía y posiblemente apareándose.

"Gran parte de lo que queríamos hacer con mi cobertura fotográfica era tratar de crear empatía por estos animales", dice Skerry. "La ciencia por sí sola no ha sido suficiente para involucrar a la opinión pública. Esta es una especie que podría extinguirse durante nuestra vida". (Deja que Skerry te lleve al interior del mundo oculto de la cultura de las ballenas).

Menos de 400 ballenas francas del Atlántico norte permanecen en el océano, lo que las convierte en una de las especies más amenazadas del planeta. Un siglo de caza comercial condujo a las ballenas a un fuerte declive en el siglo XX, y su número sigue disminuyendo. Solo durante los últimos cuatro años, han sido encontradas muertas 34 ballenas francas del Atlántico norte en playas después de enredarse en artes de pesca o ser golpeadas por barcos. Se realizan autopsias en cada ballena que llega a la costa para determinar la causa de la muerte.

Los estudios sugieren que las ballenas forman grupos para jugar, mantener vínculos sociales, aparearse o prepararse para aparearse. "Las ballenas francas del Atlántico norte participan en estas interacciones sociales con mucha frecuencia", dice Susan Parks, ecóloga del comportamiento de la Universidad de Syracuse, en el norte del estado de Nueva York. "El comportamiento se ha observado en todos los hábitats conocidos, en todas las épocas del año".

Para Moore, lo que parecía un abrazo entre ballenas era más que un curioso comportamiento animal. "Una de las razones por las que fue tan abrumador para mí fue que ha habido un montón de malas noticias para las ballenas francas en los últimos 20 años", dice. "He hecho muchas necropsias, diseccionándolas en la playa".

Lo que más le sorprendió fue "la dulzura de todo el asunto. Fue como un vals lento", dice. "Tener un asiento junto al ring en un momento privado en ese grupo de alguna manera tenía un latido de esperanza".

Encuentros sociales entre ballenas francas

"Estos animales simplemente están interactuando", dice Knowlton, del Acuario de Nueva Inglaterra, en Boston, refiriéndose al aparente abrazo. "Lo que significa, no podemos estar realmente seguros".

Moore dice que el vídeo muestra las formas pacíficas de las ballenas francas. Si los machos se están preparando para aparearse, son "amables, relajados y lentos", dice.

"Las ballenas se tocan. Los peces se tocan. Pájaros, insectos, ratones, se tocan. Esto no es necesariamente novedoso o relevante, es simplemente encantador de ver", dice Michelle Fournet, científica de mamíferos marinos de la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York. Llamar abrazos a lo que están haciendo, dice, es un ejemplo de nuestro impulso de interpretar el comportamiento animal en términos humanos, antropomórficamente, lo que puede distorsionar una comprensión precisa de su comportamiento.

Pero Skerry apunta a comportamientos antropomórficos respaldados por la ciencia: orcas que muestran dolor o ballenas beluga chillando de alegría, por ejemplo.

Cuando trabajaba en la serie documental Secrets of the Whales para Disney +, Skerry dice, "[los científicos] decían que las ballenas tienen cultura y personalidad y alegría y dolor. Hace unas décadas, ese no era el caso. Muchos científicos tradicionales están diciendo esas cosas hoy en día".

Un 'atisbo de esperanza'

Las colisiones con barcos y el enredo en artes de pesca son los mayores desafíos [PDF] para la recuperación de las ballenas francas del Atlántico Norte, pero sus tasas de natalidad también están disminuyendo, posiblemente debido a la escasez de alimentos en sus zonas de alimentación del norte [PDF], como resultado del cambio climático.

Solo alrededor de un centenar de las ballenas restantes son hembras en edad reproductiva, capaces de producir una cría una vez cada tres años. Esta baja tasa de natalidad destaca la importancia de cada individuo.

"Estoy muy interesado en lo que se necesita para que una ballena franca esté lo suficientemente en forma como para quedar embarazada", dice Moore.

Deberían nacer cada año aproximadamente 30 crías para mantener a la especie, según Moore. Entre diciembre de 2020 y marzo de este año, se vio a 17 recién nacidos nadando entre Florida y Carolina del Norte. Ese es un buen recuento, dice, dado que durante los últimos cuatro años combinados, solo se contaron 22.

El Servicio Nacional de Pesca Marina de EE. UU. está en proceso de establecer nuevas regulaciones para evitar que las ballenas queden atrapadas en las líneas de langosta y cangrejo, y la agencia ha impuesto límites de velocidad a los barcos que viajan a lo largo de las rutas de migración de las ballenas.

"Hay muy pocas buenas noticias", dice Moore. "Y este pequeño clip de vídeo tiene esa especie de núcleo de esperanza", dice Moore. Esas ballenas que nadan a través de la bahía de Cape Cod, si no se aparean activamente, "al menos estaban procreando prospectivamente", dice.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.