Isla Elefante: un oasis para las ballenas de aleta en un mar helado

ballena de aleta (Balaenoptera physalus)

Un hidrófono revela en la Antártida un vital sitio de apareamiento y alimentación para la segunda ballena más grande del mundo

En 2012 Elke Burkhardt estaba a bordo del RV Polarstern en aguas entre la Antártida y el sur de Chile. La bióloga marina del Instituto Alfred Wegener en Alemania estaba probando una cámara infrarroja y, en el transcurso de unas pocas semanas, miraba desde la cubierta del barco y buscaba ballenas, a veces detectando alguna que otra ballena de aleta, también conocida como rorcual común (Balaenoptera physalus).

Pero a medida que el barco avanzaba hacia la isla Elefante, empezaron a hervir las aguas anaranjadas y teñidas de krill. Aproximadamente 100 ballenas de aleta se lanzaban fuera del agua y lanzaban penachos de humeante aliento. "Fue realmente fantástico", dice Burkhardt.

Es extraordinario incluso ver a la vez media docena de ballenas de aleta; la especie es rápida y tímida, rasgos que, al principio, las salvaron de lo peor de la caza industrial de ballenas. Pero con la invención del barco de vapor, los balleneros se pusieron al día y pronto capturaron el 95 por ciento de la población mundial de ballenas de aleta, matando a aproximadamente 750.000. Desde entonces, la población se ha recuperado a alrededor de 100.000.

Esto significa que, a la escala de su abundancia, ver en el mismo lugar 100 ballenas de aleta batiendo el agua es como encontrar en la jungla una remota aldea con la población de Hong Kong.

Las poblaciones de krill de la Antártida son las más ricas del mundo, y las ballenas de distantes regiones se congregan allí para alimentarse de la abundancia. Burkhardt se preguntó si eso era lo que estaba viendo.

Si bien las ballenas de aleta pueden ser difíciles de detectar, son fáciles de escuchar gracias a sus profundos y progresivos sonidos. Para obtener información sobre lo que había atraído a un solo lugar a tantas ballenas de aleta, Burkhardt y su equipo instalaron en enero de 2013 micrófonos submarinos y los dejaron grabar durante tres años.

mapa de hidrófonos

Imagen: Mapa de puntos de amarre de los hidrófonos. Los puntos blancos indican la posición del amarre AWI 251-1 (EI-AWI) en la plataforma de la Isla Elefante, que alberga los registradores acústicos pasivos analizados en este estudio.

Las ballenas vocalizan durante muchas actividades, incluso cuando se alimentan. Pero las llamadas que escuchaba Burkhardt sonaban como llamadas de apareamiento. Fundamentalmente, las ballenas vocalizaban más en mayo, durante la temporada de reproducción, con los sonidos en capas tan densas que se mezclaban en un coro. La isla Elefante no es solo el lugar de un buffet, descubrieron Burkhardt y sus colegas, sino un ajetreado lugar de apareamiento.

Muchos cetáceos, incluidos los delfines y las ballenas, vocalizan con acentos regionales, distinciones que se forman cuando se separan las subpoblaciones. Estos acentos pueden ser utilizados tanto por investigadores humanos como por ballenas para ayudar a distinguir a los grupos. No se comprende bien hasta qué punto las ballenas de aleta tienen acentos distintivos para diferentes subpoblaciones. Pero profundizando en el coro, los científicos encontraron algo más intrigante.

Si bien investigaciones anteriores han demostrado que otras ballenas de aleta alrededor de la Antártida cantan alrededor de 100 hercios, y las ballenas de aleta en el hemisferio norte cantan más alto, alrededor de 130 hercios, las ballenas de la Isla Elefante son más barítonas, alrededor de 80 a 90 hercios. Curiosamente, esta frecuencia resulta ser la misma que la de las ballenas de aleta que los científicos han visto anteriormente parir en el noroeste, frente a la costa del Pacífico de Chile.

Si estos acentos significan que los grupos de ballenas son subpoblaciones diferentes, como sospechan los científicos, este descubrimiento muestra que las ballenas que llegan a Isla Elefante para reproducirse y parir cerca de Chile pueden ser una subpoblación diferente a las otras ballenas de aleta frente a la Antártida.

Si lo es, también cambia el juego de la conservación. Las poblaciones mixtas pueden manejarse juntas, pero las distintas subpoblaciones requieren un manejo individual.

Mientras las dejemos en paz, las ballenas de aleta parecen prosperar, explica Eric Archer, genetista de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. La gran población de la especie antes de la caza de ballenas les ha dejado una gran diversidad genética con la que recuperarse, dice. "En el Pacífico Norte", dice Archer, "es probable que se hayan recuperado bastante bien". Es probable que las regiones equivalentes a los criaderos recién descubiertos hayan sido importantes para eso, agrega.

ballena de aleta (Balaenoptera physalus)

Imagen: Rorcual común en el Océano Austral (Foto: AWI Ocean Acoustics Group)

Hay razones para creer que la Isla Elefante ya ha contribuido a la recuperación de la población de ballenas de aleta. Una investigación realizada hace una década por otros científicos en la región encontró que las ballenas de aleta cantaban en el rango de 80 hercios, pero la energía de esa señal era 10 veces más débil que la que se encontró en el estudio de Burkhardt. "Así que, a partir de la diferencia de energía de 10 años, se puede suponer que hay más ballenas", dice Burkhardt.

Es importante el descubrimiento de las probables zonas de reproducción y parto de estas ballenas, ya que las convierte en objetivos clave para los esfuerzos de conservación. La protección de estos sitios protegerá a una gran cantidad de ballenas.

Pero incluso un lugar tan remoto como la Isla Elefante no está fuera del alcance de los humanos. El área en alta mar es objeto de una intensa pesca de krill, y la Antártida es un destino para los cruceros. Las ballenas de aleta notoriamente tímidas son especialmente vulnerables a la alteración ecológica, por lo que la actividad humana en el área podría arruinar un lugar de alimentación y reproducción en el que aparentemente muchas ballenas han llegado a depender.

El estudio científico se publicó en Royal Society Open Science: Seasonal and diel cycles of fin whale acoustic occurrence near Elephant Island, Antarctica

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: