Después de miles de años, una icónica ballena se enfrenta a un nuevo enemigo

narvales

Para los narvales el ruido es perturbador y desencadena estrés, incluso a muchos kilómetros de distancia

Durante milenios, las vastas extensiones del Océano Ártico no han sido tocadas por los humanos, un océano donde vivían tranquilos los narvales y otros mamíferos marinos.

Ahora que el cambio climático está provocando el derretimiento del hielo marino, ha habido un repunte de la actividad humana en el Ártico. Esto ha resultado en un ruido significativamente mayor de una variedad de fuentes humanas, incluidos estudios sísmicos, explosiones de minas, proyectos portuarios y cruceros.

Aunque el ruido no es violentamente fuerte cuando proviene de una distancia considerable, para los narvales el ruido es perturbador y desencadena estrés, incluso a muchos kilómetros de distancia. Estos son los resultados de experimentos únicos llevados a cabo con la icónica ballena. La Universidad de Copenhague ha ayudado al Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia (Pinngortitaleriffik) a analizar los datos recopilados durante una nueva investigación.

Los narvales son muy difíciles de estudiar porque solo viven en el Alto Ártico, de difícil acceso, que a menudo está cubierto de hielo. Pero el equipo de investigación logró marcar una manada de narvales en el sistema de fiordos Scoresby Sound en el este de Groenlandia utilizando una variedad de equipos de medición. Luego colocaron un barco en el fiordo, que expuso a los animales al ruido, tanto del motor del barco como de un cañón sísmico de aire utilizado para la exploración petrolera.

barco disparando un cañón sónico

Imagen: El barco disparando el cañón de aire (crédito: Eva Garde)

"Las reacciones de los narvales indican que están asustados y estresados. Dejan de emitir los sonidos de clic que necesitan para alimentarse, dejan de bucear profundamente y nadan cerca de la orilla, un comportamiento que generalmente solo muestran cuando se sienten amenazados por las orcas. Este comportamiento significa que no tienen posibilidad de encontrar comida mientras persista el ruido", explica el biólogo marino Outi Tervo del Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia, quien es uno de los investigadores detrás del estudio.

Los investigadores también pueden ver que las ballenas realizan un número poco común de golpes con la cola cuando huyen de un barco. Esto puede representar un peligro para ellos porque agota enormemente sus reservas de energía. La conservación constante de energía es importante para los narvales, ya que necesitan una gran cantidad de oxígeno para sumergirse varios cientos de metros por debajo de la superficie en busca de alimento y regresar a la superficie en busca de aire.

En la vida de un narval todo es sonido

Los narvales pasan gran parte de su tiempo en la oscuridad, en parte porque el Ártico está oscuro la mitad del año y en parte porque estos unicornios del mar cazan a profundidades de hasta 1.800 metros, donde no hay luz. Por lo tanto, todo en la vida de un narval se basa en el sonido. Y, al igual que los murciélagos, se orientan mediante la ecolocalización, que incluye emitir sonidos de clic mientras cazan.

"Nuestros datos muestran que los narvales reaccionan al ruido a 20-30 kilómetros de distancia de una fuente de ruido deteniendo por completo sus sonidos de clic. Y en un caso, pudimos medir esto desde una fuente a 40 kilómetros de distancia. Es bastante sorprendente que podamos medir cómo algo tan lejano puede influir en el comportamiento de las ballenas", dice la profesora Susanne Ditlevsen del Departamento de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Copenhague.

narval etiquetado

Imagen: Narval con etiqueta de satélite (crédito: Carsten Egevang)

La profesora Ditlevsen fue responsable de los análisis estadísticos de los enormes y extremadamente complicados conjuntos de datos que surgieron de los experimentos, donde los datos se recopilaron a través de un micrófono subacuático, GPS, acelerómetro (un aparato que mide el movimiento en tres direcciones) y monitores de frecuencia cardíaca. Ella continúa:

"Incluso cuando el ruido de un barco es más bajo que el ruido de fondo en el océano y ya no podemos escucharlo con nuestro avanzado equipo, las ballenas pueden escucharlo y distinguirlo de otros sonidos en su medio. Y así, hasta cierto punto, su comportamiento se ve claramente afectado. Esto demuestra lo increíblemente sensibles que son los narvales".

Después de una semana de pruebas sónicas, los investigadores observaron que el comportamiento de las ballenas volvía a la normalidad.

"Pero si están expuestas al ruido durante un prolongado período de tiempo, por ejemplo, si se construye un puerto cercano que conduce a un tráfico marítimo regular, el éxito de la caza de las ballenas podría verse afectado por un período de tiempo más largo, lo que podría volverse bastante serio para ellas. En este caso, tememos que pueda tener consecuencias fisiológicas para ellas y perjudicar su forma física", dice Outi Tervo.

Llamada a las autoridades

La esperanza de los investigadores es que las autoridades y otros tomadores de decisiones garanticen una mejor gestión de las actividades que generan contaminación acústica en los hábitats de los narvales.

"En su mayor parte, los narvales viven en Groenlandia, Canadá y Svalbard en Noruega. Como tal, estos países tienen la responsabilidad principal de cuidarlos. Debido a que los narvales están tan bien adaptados al entorno ártico, no pueden simplemente elegir ir al Caribe. Están siendo presionados tanto por las temperaturas del agua más cálidas como, en algunos lugares, por la captura de peces. Ahora, el ruido entra en la ecuación", dice Susanne Ditlevsen.

Outi Tervo agrega que "los cambios están sucediendo tan rápidamente en el Ártico, que tememos que los narvales no puedan adaptarse a menos que se haga un mayor esfuerzo para protegerlos". Algunas áreas son tan importantes para los narvales que se podría argumentar que los disturbios humanos no deberían permitirse allí en absoluto. En otros lugares, puede ser posible establecer reglas sobre, por ejemplo, qué tan rápido se puede navegar, o que solo se pueda navegar con motores eléctricos mucho más silenciosos. La tecnología ofrece excelentes oportunidades para reducir el ruido".

La investigación fue publicada en Biology Letters: Narwhals react to ship noise and airgun pulses embedded in background noise

Etiquetas: NarvalSonidoPerturbar

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: