Las cicatrices de las orcas cuentan sus historias

cicatrices en las orcas

Al contar las cicatrices y cuándo las obtuvieron, aportan nuevos conocimientos sobre su dinámica social

Cuando las orcas residentes del sur (Orcinus orca) de la costa de la Columbia Británica y el estado de Washington salen a la superficie para respirar, muestran aletas dorsales puntiagudas y su icónica coloración doble en blanco y negro. Pero una inspección más cercana puede revelar cicatrices blancas grabadas en sus lomos, que de otro modo serían agraciados. Estas cicatrices son de marcas de mordeduras, "rastrillos de dientes" infligidos durante las escaramuzas con otras orcas.

En un nuevo estudio, los científicos han demostrado que al analizar estas cicatrices pueden comprender mejor el agresivo comportamiento que se desarrolla bajo la superficie. Y al examinar cómo ha cambiado la prevalencia de las cicatrices durante varias décadas, pueden ver cómo han cambiado las interacciones agresivas de las orcas a lo largo de sus vidas, e incluso comenzar a entender por qué.

Charli Grimes, investigadora de ballenas de la Universidad de Exeter en Inglaterra y autora principal del nuevo artículo, dice que las orcas residentes del sur son "bastante plácidas y bastante juguetonas" en comparación con otros grupos de orcas. Los científicos solo han visto directamente un caso de una orca residente del sur atacando a otra orca, aunque como lo demuestran las cicatrices, saben que estas interacciones agresivas deben ocurrir fácilmente bajo el agua. Dado que son tan raros los avistamientos de comportamiento agresivo, Grimes y sus colegas utilizaron fotografías de rastrillos de dientes como método indirecto para estudiar la agresión.

Los rastrillos de dientes se han observado en otras especies de cetáceos, especialmente en los delfines nariz de botella, durante décadas. El nuevo estudio, sin embargo, es uno de los pocos que aplica el enfoque a las orcas, y el primero que lo usa para estudiar a las residentes del sur. Debido a que las marcas de mordeduras se curan con el tiempo, los científicos rastrean cuándo las orcas acumulan nuevas cicatrices.

Desde 1976, los científicos del Centro para la Investigación de Ballenas en Washington han estado fotografiando las orcas residentes del sur de la región. Usando un software de análisis de fotografías, Grimes y su equipo cuantificaron la cantidad de tejido cicatricial que tenían 167 orcas diferentes durante un período de estudio de 38 años.

Descubrieron que las orcas macho jóvenes tienen la mayor cantidad de cicatrices frescas, un hallazgo que parecía predecible para el equipo dadas las estructuras sociales de las orcas. Las residentes del sur tienen una estructura social matriarcal, dice Grimes, y las ballenas jóvenes se enfrentan para establecer su lugar en la jerarquía y obtener las primeras presas. Los machos jóvenes también buscan la atención de las hembras, añade.

Pero debido a que tenían un registro fotográfico tan largo para analizar, los científicos pudieron llevar el estudio un paso más allá. Al correlacionar sus datos de cicatrices con los registros de abundancia de salmón a lo largo del tiempo, descubrieron que los cambios en la disponibilidad de salmón afectan la cantidad de agresión y cicatrización.

Aunque Grimes y sus colegas originalmente supusieron que la prevalencia de los rastrillos dentales aumentaría cuando el salmón escaseara, ya que los cetáceos compiten por su comida favorita, en realidad descubrieron lo contrario: más salmón significaba más cicatrices.

cicatrices en las orcas

Imagen: El análisis de las tasas de cicatrización muestra que las orcas residentes del sur son más agresivas cuando el salmón, su alimento favorito, es más abundante. Foto del Centro para la Investigación de Ballenas

Grimes tiene una potencial explicación para este inesperado hallazgo. "En momentos de alta disponibilidad de salmón", dice, "la red social de las orcas residentes del sur está más interconectada". Más salmón podría conducir a mayores agregaciones de orcas y a más interacciones sociales. Además, con energía de sobra, las ballenas más jóvenes pueden participar en juegos bruscos, lo que resulta en más cicatrices.

Todd Robeck, investigador de conservación en SeaWorld Parks & Entertainment, estudió previamente el comportamiento agresivo y los rastrillos de dientes en las orcas, pero no participó en el estudio actual. La investigación anterior de Robeck mostró que las orcas transeuntes (Bigg) y las residentes del norte en el Pacífico nororiental tienen un patrón diferente de adquisición de cicatrices: en esas poblaciones, las orcas macho más viejas tienen más cicatrices recientes. Esto confirma, dice, que los diferentes grupos tienen estructuras sociales y comportamientos muy diferentes.

"Lo más interesante fue que las marcas de rastrillo aumentaban con la comida", dice Robeck. Aunque sorprendente, dice que el patrón no es del todo desconocido, ya que muchos primates también son menos agresivos cuando la comida escasea.

Para futuros estudios, el método de análisis de fotografías de rastrillos de dientes también podría aplicarse a otras poblaciones de orcas y descubrir los factores que influyen en la agresión. Robeck y Grimes están de acuerdo en que los estudios de comportamiento como este se verían reforzados por drones o imágenes submarinas. Al seguir el comportamiento de las orcas más allá de lo que se puede observar en las fotografías sobre el agua, los científicos pueden revelar pronto cómo se ve realmente el comportamiento agresivo debajo de las olas.

La investigación se puede leer en Marine Mammal Science: The effect of age, sex, and resource abundance on patterns of rake markings in resident killer whales (Orcinus orca)

Etiquetas: CicatrizOrca

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: