Clicky

Análisis de orina: los delfines prueban la orina de sus amigos para saber que están cerca

(0 Votes)

los delfines prueban la orina de sus amigos

El mismo gen que permite a los delfines identificar los lípidos en la orina está presente en los humanos

Piensa en las personas que conoces y cómo podrías saber que estarían cerca aunque no pudieras verlas: tal vez su voz o un perfume favorito.

Para los delfines nariz de botella, es el sabor de la orina y los silbidos característicos lo que les permite reconocer a sus amigos a distancia.

"Los delfines mantienen la boca abierta y toman muestras de orina por más tiempo de individuos familiares que de desconocidos", dijo el primer autor Jason Bruck, de la Universidad Estatal Stephen F. Austin en Texas.

"Esto es importante porque los delfines son los primeros vertebrados que han demostrado tener reconocimiento social solo a través del gusto".

El equipo, que incluía a Sam Walmsley y Vincent Janik de la Universidad de St Andrews, escribió que el uso del sabor podría ser muy beneficioso en mar abierto porque las columnas de orina persisten durante un tiempo después de que se ha ido el animal.

Esto alerta a los delfines sobre la presencia reciente de ese individuo incluso si no ha señalado su presencia verbalmente.

La pregunta de si los animales pueden colocar en sus mentes "etiquetas" a sus amigos ha sido difícil de responder.

Los delfines nariz de botella, que usan silbidos característicos para dirigirse selectivamente a individuos específicos y pueden recordarlos durante más de 20 años, fueron, por lo tanto, un interesante caso de prueba.

Para investigar, el equipo presentó a ocho delfines muestras de orina de individuos familiares y desconocidos, y descubrió que pasaron alrededor de tres veces más tiempo tomando muestras de orina de aquellos que conocían.

experimento de delfines y orina

Imagen: Cronología del experimento intermodal.

La inspección genital, en la que un delfín usa su mandíbula para tocar los genitales de otro individuo, es común en sus interacciones sociales, brindando una buena oportunidad para aprender el sabor de la orina de los demás.

Para los propósitos de este estudio, los delfines fueron entrenados para proporcionar muestras de orina a pedido a cambio de comida.

Los delfines no tienen bulbos olfativos, lo que deja al equipo seguro de que era el gusto y no el olfato lo que estaba en juego.

Para la segunda parte del experimento, el equipo emparejó muestras de orina con grabaciones de silbidos característicos reproducidos a través de altavoces subacuáticos, correspondientes al mismo delfín que proporcionó la muestra de orina o a una muestra que no coincidía.

Jason BruckLos delfines permanecieron por más tiempo cerca del emisor cuando las vocalizaciones coincidían con las muestras de orina, lo que podría indicar que las dos líneas de evidencia congruentes juntas evocaron más interés.

"No todos los días los científicos encuentran evidencia del uso de señales similares a 'gustativas' en un sistema vocal no humano. Eso es bastante emocionante", dijo Bruck.

Los delfines tienen ricos mundos sociales, agregó, y puede ser "tan ventajoso para un delfín reconocer a los miembros de la alianza como reconocer a los posibles antagonistas".

¿Conexión con la obesidad?

El equipo sugirió que los lípidos eran probablemente los responsables de las firmas químicas individuales.

"Dadas las habilidades de reconocimiento reveladas en nuestro estudio, creemos que es probable que los delfines también puedan extraer otra información de la orina, como el estado reproductivo, o usar feromonas para influir en el comportamiento de los demás", escribieron.

En un giro sorprendente, la investigación podría tener implicaciones para la obesidad humana: el mismo gen que permite a los delfines identificar los lípidos en la orina está presente en los humanos, donde ayuda a las personas a saber cuándo han comido lo suficiente.

Por lo tanto, estudiar el gen en los delfines podría mejorar la comprensión de cómo funciona en las personas.

El trabajo también podría tener otras implicaciones: la contaminación causada por el hombre, como los derrames de petróleo u otros escurrimientos químicos, puede impedir la capacidad de los delfines para comunicarse entre sí, lo que podría causar incluso más daño de lo que se pensaba anteriormente, dijo Bruck.

El estudio ha sido publicado ayer miércoles en Science Advances: Cross-modal perception of identity by sound and taste in bottlenose dolphins

Etiquetas: DelfínProbarOrinaAmigo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: