Enormes grupos de rorcuales son una señal de esperanza para los gigantes del océano

Rorcual común
Un rorcual común en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. (Foto: Instituto Alfred-Wegener)

Los gigantes del océano solo son superados en longitud por las ballenas azules

Por primera vez desde que se prohibió la caza de ballenas, se filmó a decenas de rorcuales comunes alimentándose juntos en un "emocionante" espectáculo antártico, aclamado el jueves por científicos como una señal de esperanza para el segundo animal más grande del mundo.

Los gigantes del océano solo son superados en longitud por las ballenas azules, con cuerpos delgados que les ayudan a deslizarse por el agua a gran velocidad.

Sin embargo, no pudieron evadir la caza industrial de ballenas y fueron sacrificados hasta casi la extinción durante el siglo XX cuando los cazadores destruyeron sistemáticamente las poblaciones de ballenas en todo el planeta.

"Se redujeron a uno o dos por ciento de su tamaño de población original", dijo Helena Herr, de la Universidad de Hamburgo, autora principal de una investigación publicada en la revista Scientific Reports. "Estamos hablando de un par de miles de animales que quedaron para toda el área del hemisferio sur".

Si bien los científicos dicen que el número de rorcuales comunes (Balaenoptera physalus quoyi) se ha recuperado lentamente desde la prohibición de la caza de ballenas en 1976, ha habido pocos avistamientos de estos misteriosos animales en grandes grupos en sus zonas históricas de alimentación.

Pero en escenas que Herr describió como "uno de los mayores eventos de la naturaleza", los investigadores y cineastas pudieron tomar imágenes de hasta 150 rorcuales comunes en la Antártida.

Las imágenes de drones, filmadas por cineastas de vida silvestre de la BBC, muestran a las ballenas de aleta o rorcuales comunes descendiendo en picado y arremetiendo contra el agua, lanzando grandes ráfagas de aire a medida que salen a la superficie, mientras las aves vuelan en el cielo sobre ellos.

grupo de rorcuales alimentándosegrupo de rorcuales alimentándoseImagen: Alimentación de los rorcuales comunes (Fotos: Alfred-Wegener-Institut)

"El agua a nuestro alrededor estaba hirviendo porque los animales subían todo el tiempo y provocaban salpicaduras", dijo Herr a la AFP. "Fue emocionante, simplemente estar allí de pie y verlo".

Extraoficialmente, el equipo lo denominó el "festín de los rorcuales", ya que las enormes criaturas se dieron un festín con arremolinadas masas de krill.

En dos expediciones en 2018 y 2019, los investigadores registraron cien grupos de rorcuales comunes, desde pequeñas reuniones de unos pocos individuos hasta ocho grandes congregaciones de hasta 150 animales.

Anteriormente, los grupos de alimentación registrados tenían un máximo de alrededor de una docena de ballenas.

Utilizando datos de sus estudios, los autores estiman que podría haber casi 8.000 rorcuales comunes en la zona antártica.

grupo de rorcuales comunes

Imagen: Agregación de rorcuales comunes en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. (Foto: Sacha Viquerat)

'Ingenieros de ecosistemas'

Los rorcuales comunes pueden vivir hasta los 70 u 80 años cuando se los deja solos y solo tienen una cría a la vez, por lo que Herr dijo que la recuperación de las poblaciones es un proceso lento.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica ahora a los rorcuales comunes como "vulnerables" y estima que la población mundial es de 100.000, la mayoría de ellos en el hemisferio norte.

Más ballenas también podrían ser una buena señal para la salud del océano en general, e incluso para los esfuerzos para abordar el cambio climático.

Las ballenas se alimentan de krill rico en hierro, pero también defecan en las aguas superficiales, devolviendo nutrientes al océano que ayudan a estimular el crecimiento del diminuto fitoplancton, la base de la red alimentaria marina.

Al igual que las plantas terrestres, el fitoplancton realiza la fotosíntesis utilizando los rayos del sol para convertir el dióxido de carbono en energía y oxígeno.

Son "ingenieros del ecosistema", dijo Herr, quien vio por primera vez un gran grupo de ballenas por casualidad en 2013 durante una misión de investigación sobre las ballenas minke antárticas. Ahora planea más misiones para investigar el misterio perdurable de estos gigantes del océano, donde se reproducen. "No sabemos a dónde van", dijo Herr, y agregó que se sabe mucho más sobre los rorcuales del hemisferio norte.

El equipo de Herr pudo colocar el año pasado etiquetas satelitales en cuatro animales, pero la pandemia retrasó hasta el próximo año una misión para regresar a la Antártida con más equipos de rastreo.

rorcuales alimentándose

Imagen: Ballenas de aleta alimentándose en el Mar de Weddell cerca de la Isla Elefante al norte de la Península Antártica Occidental. (Foto: Instituto Alfred-Wegener)

Explotación

Esta elusividad es aún más sorprendente dado el tamaño de los rorcuales.

Los animales pueden crecer hasta alrededor de 27 metros (88 pies), aunque Herr dijo que ahora tienden a tener un promedio de 22 metros, particularmente después de la caza de ballenas que apuntó a las criaturas más grandes.

En total, unas 700.000 ballenas de aleta individuales fueron muertas durante el siglo XX por el aceite en su grasa corporal.

Todas las poblaciones de ballenas de la región fueron devastadas, desde las ballenas azules más grandes hasta las ballenas minke más pequeñas hasta que se detuvo la caza comercial en una serie de acuerdos en las décadas de 1970 y 1980.

"Es un ejemplo de cómo la humanidad trata los recursos", dijo Herr.

"Simplemente los explotan todo el tiempo que pueden y solo se detienen cuando ya no es comercialmente valioso. Mientras pueda obtener ganancias, será explotado".

La investigación ha sido publicada en la revista Scientific Reports: Return of large fin whale feeding aggregations to historical whaling grounds in the Southern Ocean

Etiquetas: Rorcual comúnPoblación

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: